eldiario.es

Menú

Planta turística obsoleta e irresponsabilidad del Gobierno canario por Pedro Quevedo (*)

- PUBLICIDAD -

El informe viene a analizar y cuantificar lo que muchos ciudadanos y ciudadanas hemos comprobado en nuestras estancias en establecimientos del sur de la isla. Y, sobre todo, viene a corroborar que nos encontramos ante un Gobierno, el de ATI-CC, que ha perdido lamentablemente una legislatura, y que, eso sí, ha sabido mezclar a grandes dosis ineficacia, falta de voluntad política e incumplimiento absoluto de sus compromisos como Gobierno, de las leyes aprobadas y de las propias promesas con las que concurrió a las elecciones. El turismo constituye el eje central de nuestro sistema económico. Y Nueva Canarias entiende que para que lo siga siendo es imprescindible orientarlo hacia la sostenibilidad, en absoluta consonancia con las orientaciones de la Unión Europea, que apuesta por "un turismo europeo sostenible, de calidad y competitivo, que respete la capacidad de carga de las zonas naturales y culturales". Tenemos la absoluta convicción de que la aprobación de las directrices es una de las decisiones más trascendentales tomadas en Canarias en favor de un modelo de desarrollo sostenible. Es decir, en favor de mantener el equilibrio entre el crecimiento económico, la creación de empleo, el respeto al medio natural y el mantenimiento de las pautas de convivencia. De no haber sido por la denominada moratoria y las directrices hoy habría miles de camas más en la oferta turística canaria duplicando los efectos de la actual crisis, vinculada a la situación económica de alguno de los países emisores, a un cierto agotamiento de nuestra monooferta de sol y playa y la falta de actualización y adaptación a las nuevas demandas del mercado, así como a una promoción insuficiente. Los objetivos esenciales de las directrices son la renovación de la oferta existente y el incremento de la competitividad del destino, mediante el aumento y la diversificación de los servicios turísticos complementarios. Apostando por un nuevo modelo, en el que el turismo se convierta en un aliado del desarrollo sostenible. Por eso, en las mismas se limita el crecimiento de nueva planta (con crecimiento cero y algunas excepcionalidades para propuestas de elevada calidad) y se evita la clasificación de más suelo para uso turístico. Poniendo el acento en la renovación de las plazas alojativas obsoletas, donde el Gobierno canario se compromete a establecer medidas económicas, fiscales, laborales y administrativas destinadas a incentivar y facilitar las actuaciones de renovación. En este sentido, la directriz 31 es contundente. En la misma el Gobierno de Canarias está obligado a realizar un programa específico de declaración de núcleos y zonas a rehabilitar, de acuerdo con la legislación de ordenación del turismo. Y se señala, textualmente, que el Gobierno de Canarias establecerá "un programa de medidas de carácter económico, fiscal, laboral y administrativo destinadas a incentivar y facilitar las actuaciones de renovación edificatoria turística, tanto alojativa como complementaria, concertando las mismas con las restantes administraciones implicadas y con las entidades financieras, en su caso". Por si fuera poco, el mismo texto de la directriz 31, integrante de una ley aprobada por unanimidad de nuestro Parlamento, indica que "los programas señalados en los números anteriores habrán de presentarse en el plazo máximo de un año". Es decir, tenía que haber sido presentado en abril de 2004. Tres años después, en marzo de 2007, podemos afirmar que el Ejecutivo de ATI –con la complicidad del PP que estuvo en el Gobierno y tampoco hizo nada- guardó las directrices en una gaveta e incumplió gravemente su responsabilidad con los ciudadanos y ciudadanas, perjudicando especialmente a los pequeños propietarios, con enormes dificultades para abordar esa necesaria renovación de la planta obsoleta. Estamos, sin duda, ante un caso gravísimo de fraude electoral y de mal gobierno; de perjuicio a la economía canaria en su conjunto, al presente y futuro del sector turístico, y a la viabilidad de las pequeñas explotaciones turísticas. Una razón más para hacer imprescindible el cambio de ciclo político y sacar a ATI-CC del Gobierno tras las elecciones del próximo 27 de mayo. Por eso, en Nueva Canarias estamos comprometidos en la defensa del modelo de turismo sostenible y la aplicación de las directrices desde el convencimiento de que el desarrollo debe ser duradero, compatible con la conservación de los recursos naturales y el aumento de la calidad de vida de residentes y visitantes. Y que por encima de los legítimos intereses privados están los intereses generales y el deber que tenemos con las futuras generaciones de canarios. Sólo en 50 años hemos ocupado lo mejor de nuestro territorio. Y, por tanto, este ritmo no se puede mantener. Nos comprometemos, por tanto, al desarrollo de todas las potencialidades de las directrices, tanto en la definición de una oferta nueva de calidad como en los mecanismos que posibiliten renovar la planta alojativa obsoleta. (*)Pedro Quevedo es diputado y secretario de Comunicación de Nueva Canarias.

Pedro Quevedo (*)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha