eldiario.es

Menú

Reforma electoral, exigencia democrática

- PUBLICIDAD -

La presentación por el PSC-PSOE de una proposición en el Parlamento de Canarias que plantea una rebaja en las actuales barreras electorales, situándolas en el 5%, cogió con el pie cambiado a ATI-CC. La argumentación de que se trata de una cortina de humo o de que este no es un tema que preocupe a los ciudadanos y ciudadanas de Canarias, esgrimida por destacados líderes de CC, esconde una falta de ideas y, sobre todo, una ausencia de convicciones democráticas, con actitudes que sólo estimulan el desafecto ciudadano hacia la política y colaboran, por tanto, en el aumento del abstencionismo.

16,55% de sufragios

Es grave despreciar, como hacen, el hecho de que los 52.000 votos de Nueva Canarias no posibilitaran la obtención de un acta de diputado, lo que sí logró CC en Gran Canaria con 19.600; al igual que AHI con 3.000 votos obtuvo dos diputados y el PSOE logró en La Gomera tres escaños con 8.000 papeletas. Además, no se puede minusvalorar que 155.000 votantes en aquellos comicios ?lo que representa más del 16% del total de los sufragios emitidos- vieran como sus votos iban directamente a la papelera. Esto dice bien poco de quienes deberían ser más respetuosos con las opiniones de la gente y de quienes deberían aspirar a que el Parlamento representara lo más fielmente posible la voluntad de los canarios y posibilitara la presencia de las fuerzas políticas más representativas.

Porque actualmente los partidos que componen el Parlamento de Canarias no representan la pluralidad política que existe en el Archipiélago, lo que se evidencia en que organizaciones como NC o el PIL no tienen diputados a pesar de que son la tercera y segunda fuerza en Gran Canaria y Lanzarote, respectivamente.

Dentro del conjunto de declaraciones lamentables por parte de dirigentes de Coalición, en los últimos meses surgieron las voces disonantes de Antonio Castro que señaló, al menos, que consideraba interesante analizar la propuesta del PSC-PSOE, y de Tomás Padrón, que, mucho más contundente, aseguró que ésta coincide con lo que AHI ha venido defendiendo desde su fundación.

Una postura que, sin duda, secundan responsables de CC en distintos territorios insulares, por convicción democrática y por saberse hoy por completo sometidos a los dictados de ATI, entre otros factores por las actuales barreras del 30% insular y el 6% archipielágico, que les impide cualquier posibilidad de concurrencia electoral en solitario.

Barreras

Se trata de unas barreras antidemocráticas e injustas que no existen en ningún otro lado, dentro y fuera del Estado español. Para acceder al Congreso de los Diputados, por ejemplo, está establecida en el 5%, al igual que para formar parte de los ayuntamientos o los cabildos insulares. En el resto de comunidades autónomas los porcentajes son similares e incluso más bajos, como ocurre con el 3% vigente en el País Vasco.

Desde Nueva Canarias vemos como positiva, aunque insuficiente, la iniciativa socialista. Porque entendemos que el sistema electoral canario presenta otra grave distorsión, que es la deficiente representación poblacional: Tenerife y Gran Canaria que suponen el 80% de la población del Archipiélago sólo están representadas por el 50% de los diputados de la Cámara autonómica.

Al respecto hemos defendido, junto con la reducción de los topes, el aumento del número de diputados de las islas más pobladas, de manera que se equilibre la actual y exagerada desproporción que se aleja mucho del valor una persona, un voto.

Pero somos igualmente conscientes de que esta justa petición de reducir los topes electorales, que corregiría un grave déficit democrático que padece el Archipiélago, es casi imposible de lograr por el empecinamiento de ATI-CC y del PP de mantener el actual status, con el único objetivo de perpetuarse en el poder. Su actual mayoría en Teobaldo Power evitaría cualquier intento de modificación de la actual ley electoral, salvo que algunas organizaciones insulares de CC rompieran su silencio y lo transformaran en una postura activa a favor de un cambio más que razonable.

Movilización

Sea fuera o dentro del Estatuto de Autonomía, la reforma del sistema electoral es absolutamente imprescindible. Lo defiendo por convicción democrática y al margen del interés concreto de Nueva Canarias, que no tengo dudas de que obtendrá representación parlamentaria, como señalan diversas encuestas, incluso manteniéndose las actuales barreras.

Por eso, ante la negativa frontal de los grupos que apoyan al Gobierno canario, considero que va a resultar imprescindible llevar a cabo una movilización social a favor de la modificación del sistema electoral y la adopción de uno nuevo, más democrático, que posibilite que el Parlamento recoja la pluralidad de la sociedad canaria y represente mejor a sus ciudadanos y ciudadanas.

(*) Román Rodríguez es presidente de Nueva Canarias.

Román Rodríguez *

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha