eldiario.es

Menú

Rita, Magdalena Rouco, Luzardo

- PUBLICIDAD -

Soria, ya saben, dijo que no hay perras para acudir en ayuda de tantísimo hipotecado y dice Paulino, recuperando sus viejas manera de Rompetechos y cierra El Sauzal, que esas ayudas llegarán por encima de todo; o sea, si sobra algo de los gastos en entrevistas de Rita Martín. Porque, queridísimos míos, la señora consejera pagó nada menos que 30.000 euros a Teresa Campos por la entrevista que le hiciera en Fíjatetú, la antigua Fitur. Como le coja el gusto a la alcachofa esta mujer lo arruina.

Aunque en materia de gastos raros, nocivos, molestos e insalubres ahí se anda el Cabildo grancanario que ha comprometido un pastón para que Jiménez Losantos, el radiopredicador intolerante, venga a insultar en Gran Canaria para toda España. Dicen que es asunto de promoción turística. Que le pague Paulino se entiende porque está en su línea de pensamiento; que lo haga el Cabildo sólo se justificaría si Losantos aprovechara la oportunidad para entrevistar Magdalena Rouco, la sobrina tinerfeña de su jefe, el cardenal Rouco Varela, que acaba de marcarse un top less en Interviú con el que pretende denunciar la hipocresía de su santo tío, tan defensor él de la familia.

Y acabo con el nuevo forro del PP soriano-luzardino. El rayo que no cesa, oye. Resulta que el PP subastó un solar de Las Torres reservado para pisos sociales en el que se están construyendo ahora viviendas de alto standing. Hace un par de años, Felipe Afonso, concejal luzardino del ladrillo, calificó de "magnífica operación" aquel trasteo sin que el periodista de turno le preguntara para quién. Hubiera respondido, claro, que para la ciudad, pero debió intentar que le definiera el concepto de "ciudad", a ver si coincide.

Entre unos y otros tengo la sensación de vivir al borde del abismo. Y me da que el vértigo del vacío ya ha afectado a Emalsa que se soltó una página en los periódicos poniendo en su sitio a Luzardo, la ex alcaldesa impertinente, con especial hincapié en el extraño concurso de Isolux del que tanto les hemos hablado porque no se puede aguantar. Y ni se sonrojan.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha