eldiario.es

Menú

Rupturas

- PUBLICIDAD -

La escenificación de una ruptura ma non troppo entre PSOE y CC -porque los socialistas ya han anunciado que seguirán colaborando con el Gabinete de Adán Martín en lo esencial y por el bien de la sociedad isleña- se ha venido produciendo a lo largo de este fin de semana con la meditada calentura de Paulino Rivero en torno al posible retraso de la aprobación del nuevo Estatuto de la Comunidad, que quedaría para después de las urnas, calificando al Ejecutivo de Zapatero y al “ministro candidato” de desleales, y con la retirada del apoyo al Gobierno regional desvelada por Juan Carlos Alemán hace unos días. Son estos los principios de lo que será paulatinamente una cascada de desencuentros destinados a dejar claro ante la opinión pública y el electorado que cada cual está donde debe de estar y tan suficientemente alejados como para que no se produzcan confusiones entre el personal. Se veía venir porque, ya digo, el fenómeno no es nuevo y responde a una estrategia que, una vez más, era de esperar. Lo de menos –por importantes o fútiles que puedan parecer a cada cual- son los motivos o las excusas para ese distanciamiento. Lo de más, la imagen que se ofrece al votante. Lo del Estatuto nunca me ha parecido tan urgente y el hecho de que se incluya o se omita en su texto eso de que somos un Archipiélago atlántico se me antoja, cuando menos, superfluo. Ahí están los mapas para demostrar qué es Canarias y en dónde se halla ubicada. No sé si a los baleares se les ocurría, aunque lo dudo, reclamar que se certificara política a institucionalmente que viven en un archipiélago mediterráneo. Alemán y los suyos han encontrado el momento ideal para esa ruptura en las concesiones de las licencias de TDT (la tele digital privada, vamos), alegando que estaba previsto dejarlo para después de las elecciones. Seguramente es así y doy por supuesto que CC se haya saltado a la torera el compromiso. Pero, tampoco estoy seguro de que quienes obtengan ahora las dichas licencias vayan a ser distintos a los que las hubieran logrado dentro de algunos meses más y sea cual sea el resultado que arrojen los votos primaverales. Un resultado que, al decir de todas las encuestas que se van conociendo, favorecerán a los socialistas y a la candidatura de López Aguilar, pero no de un modo tan definitivo y numeroso que les permita gobernar en solitario. Hasta ahora, resulta que está teniendo razón don Victoriano Ríos, quien profetizó, hace ya muchos años, que este Archipiélago está condenado a ser gobernado, indefectiblemente, por Ejecutivos bi o multicolores. Algo que debieran tener en consideración, desde ya, en sus planteamientos de futuro y con vistas al triunfo previsto, al menos demoscópicamente, los estrategas insulares del PSC-PSOE.

José H. Chela

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha