eldiario.es

Menú

La Sección Sexta

La Fiscalía se quejó en octubre del retraso, de más de ocho meses, en las dos causas de Unión, a las que sólo falta que Alba ponga fecha para el juicio, en una, y para las cuestiones previas, en la otra

- PUBLICIDAD -
Los magistrados Emilio Moya (c), Carlos Vielba (d) y Salvador Alba (i) en el juicio a Antonio Ojeda

Los magistrados Emilio Moya (c), Carlos Vielba (d) y Salvador Alba (i) en el juicio a Antonio Ojeda EFE/Ángel Medina G.

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial es la que ha tomado la mayor parte de las decisiones relevantes en el caso Unión, tanto las que respaldan la instrucción como las que no. Fue la que condenó a los acusados en la pieza de Batllori y en la pieza de Proselan. De ambas fue ponente Carlos Vielba, a quien una grabación de su propio compañero (y padrino de su hija) Salvador Alba, pone en evidencia porque intenta mediar entre Miguel Ángel Ramírez (quien le facilita el acceso al palco de la UD Las Palmas) y Alba.

La Sección Sexta, que estos días está desatada, también fue la que anuló la entrada y registro a las oficinas de Luis Lleó (la única entrada anulada) dejando fuera de la causa la implicación de dos letrados del Tribunal Constitucional (uno de ellos, Ángel Aguallo, ahora en el Tribunal Supremo. Esa decisión fue de Emilio Moya, que también decidió revocar la prisión provisional del concejal Antonio Machín. Moya fue viceconsejero de Justicia por el PP y  fue suya la ocurrencia de aplazar el juicio del caso Faycán hasta después de las últimas elecciones municipales para no perjudicar la carrera electoral de algunos de los imputados, como la entonces alcaldesa de Telde. Lo hizo “por sentido común”.

También fue Moya el que dijo durante un juicio oral en Arrecife, sobre la instrucción del caso Unión, que “el Juzgado de Instrucción en este procedimiento no es un modelo a seguir”,  a pesar de que casi todo, excepto lo que él mismo ha anulado, ha sido ratificado posteriormente. En la conversación que graba el juez Alba, el presidente de la UD las Palmas dice que Moya “es un amigo mío de puta madre” y queda claro que estaba al tanto de los manejos entre éste y Alba: “Pues para delante”, le dice.

El juez Salvador Alba, que ya no necesita presentación, fue el que decidió, por petición de Luis Lleó, incorporar a una causa paralela a Unión la vida laboral del juez Pamparacuatro, para intentar demostrar  la teoría conspirativa de que todo el caso era nulo porque se realizaban primero las actuaciones y después se firmaban los autos.

Sigue leyendo esta información en Diario de Lanzarote.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha