eldiario.es

Menú

Tribulaciones sorianas

- PUBLICIDAD -

Génova, en fin, no lo comprende. Soria, es fama, no se equivoca nunca y la autocrítica no figura en su acervo cultural por lo que sería contrasentido renovar nada: equivaldría a reconocer que se equivocó al elegir los bueyes de arar. Nuñez Feijoo, hombre de confianza de Rajoy, pidió a los dirigentes autocrítica, trabajo y reflexión y que eviten rodearse de mediocres por miedo a que les hagan sombra. Les recomendó, además, que no sean inflexibles y autistas ante las demandas de la población; que escuchen las críticas porque “no vale dibujar en los despachos soluciones irreales”. No sé si Feijoo pensaba en el macho, pero sí que dibujó su retrato robot. Ni mandado a encargar, oye. No engañó en Génova la estrategia soriana que aquí tragaron los incondicionales. A algunos he oído afirmar que en realidad Soria ganó las elecciones. Y es cierto que fue el candidato más votado al Cabildo; pero su estilo autoritario y prepotente le restó capacidad de maniobra y pacto, de manera que su única posibilidad de gobernar la corporación (directamente o por Larry interpuesto, que esa es otra) era obtener mayoría absoluta. Lo que no ocurrió en el Cabildo y menos en el Ayuntamiento de Las Palmas. Pasó el PP de dos mayorías absolutas a la oposición; ése es el hecho. Soria trató de vestir el muñeco del descalabro con su entrada en el Gobierno. Alguno picó. Pero no Génova, donde, además, tropieza con el poco aprecio de Rajoy por razones que alguna vez he apuntado. Nunca contó el macho con que Rajoy acabaría presidiendo el partido y así pasa lo que pasa. No le queda otra salida, a eso iba, que conseguir en marzo unos resultados espectaculares que obliguen a los de Génova a envainársela. De no ocurrir y continuar Rajoy al frente del PP si no consigue hacerse con La Moncloa, tendría que dedicarse a otra cosa. Por su mala cabeza nos volverá a todos locos de la nuestra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha