eldiario.es

Menú

Contra el cambio climático

- PUBLICIDAD -

Existen ya indicadores naturales que han encendido las alarmas, -pese a que los poderosos, le quiten hierro al asunto-. Recordemos cómo el anterior jefe de estado de la derecha española negó la mayor, calificando la teoría del cambio climático como una religión totalitaria, sin base científica que atentaba contra la libertad de las personas; claro se refería a sus supuestos amigos, como Bush que por cierto lo dejó en la estacada con el tema; pero ya sabemos que su práctica es la de llevar la contraria como forma de hacerse notar.

No hay que llegar a pronosticar una hecatombe, hay que ser sensatos e intentar que nuestros hijos y nietos no hereden un planeta devastado y para ello las diferentes sociedades deben realizar un giro hacia modelos económicos más sostenibles, aunque me gusta más "sustentables".

El calentamiento global, la pérdida del grosor de los hielos en los polos, las enormes tormentas impropias de determinados lugares de La Tierra, la sequía, la desaparición de numerosas especies vegetales y animales, los cambios en el uso del suelo, el nivel de gases y aerosoles vertidos a la atmósfera y larga lista de despropósitos están íntimamente relacionadas con nuestras manos, con nuestra desidia ante el consumismo feroz de energías sucias que emiten, al aire que respiramos y al agua que bebemos la mayor contaminación de la historia de la humanidad; la sobre explotación de acuíferos y bosques siguen la misma línea y sólo los gobiernos a través de políticas serias de conservacionismo podrán mitigar la situación actual.

Durante estos días, se ha celebrado en Barcelona un encuentro internacional para debatir propuestas antes de la conferencia que se celebrará en Copenhague en diciembre, y cuando falta escasamente un mes, ha enraizado el desánimo entre muchos de los participantes, ante la evidencia de que países como EEUU no aceptarán un nuevo recorte de emisiones de dióxido de carbono que supere a las resoluciones de Kioto

Por lo pronto nuestro país, en una evidente política progresista, ha decidido invertir más de cien millones de euros -en tres años- para ayudar a la adaptación de los países menos favorecidos a los cambios en el clima, a su implicación como el resto, en las políticas que respeten el medio ambiente. Estas ayudas son independientes de los apoyos sociales al tercer mundo, como forma de ayudar a paliar el hambre y las enfermedades.

España encabeza la propuesta de la reducción de emisiones al 30% hasta el 2020, y pese a ser el país europeo que abandera la mejor propuesta, los ecologistas y expertos sugieren que sea un 40%, casi inalcanzable

Se pierde mucho tiempo en cuestiones superfluas y no se termina de llegar al fondo del asunto, sobre todo por las reticencias que ponen los dueños del mundo y sus empresas, que se niegan a mirar al futuro con conciencia de protección, que sólo piensan en el presente, en rentabilizar una situación desoladora; máxime cuando en realidad son ellos los causantes de la crisis mundial.

Por todo ello la solución pasa por "los cambios de modelos de conservación mundiales"; difícil pero no imposible.

Carmen Coello

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha