eldiario.es

Menú

La educación, mirando a Paulino

- PUBLICIDAD -

Pasaba apenita una hora del mediodía justiciero de este viernes bajo el sol de Las Palmas de Gran Canaria. Intentaba no perder el hilo -tecleo final mediante- de las primeras palabras de bienvenida de Paulino, por respeto, más bien. Y por aquello de que la wifi e Internet son así de congratulantes, me permití el lujo de acabar el trabajo de la mañana mientras tomaba la palabra ZP. Hubo un momento en que el presidente me apabulló a cifras, capté los 25.000 millones de euros en 10 años y que de estos, 10.000 millones de euros serán invertidos en el próximo cuatrienio. Cuando descendió a repartir cifras inmediatas, por sus 39 objetivos o por esas más de cien medidas concretas, me abandoné de nuevo a lo mío, seguro de que estarán ustedes ya informados por nuestras agencias.

Incluso, terminando el así lo vimos, no se me escapó con la otra oreja el detalle de los cinco ejes del Plan Canarias, pero sólo al Zapatero recalcar cuál era el objetivo de la inversión estatal para sacar adelante estas islas asirocadas, fue cuando, de golpe y porrazo, cerré la tapa del e-book y empecé a tomar notas como un condenado: se lo decía el presidente de España, además, girando su cuerpo y mirando a su perfil, por momentos descompuesto, del presidente del Gobierno de Canarias. "La cuestión central de este Plan no es el turismo, ni las infraestructuras, ni el empleo, que también, la cuestión central es la educación". Para que estuviera por los alrededores Milagros Luis Brito, vamos.

En palabras de ZP, Canarias no reequilibrará su estructura económica, ni mejorará sus cuotas de empleo y prestaciones sociales a la falta del mismo, ni impulsará sus infraestructuras, ni cohesionará su sociedad, ni se convertirá -con repercusión real a "nuestra gente" (Paulino dixit)- en plataforma hacia África y América - ños, 600 años después- si la población que habita las mismas no se forma más allá del arrebato de cogerte por el cuello porque me miras mal.

"La cuestión central es la educación", insistió Zapatero sin entrar en disquisiciones sobre lo que ha dejado de poner el Gobierno de Canarias en algo tan vital como es el Consorcio de Rehabilitación Turística del Sur de Gran Canaria. Eso es lo que se espera del Plan Canarias y, sobre todo, su ejecución contante sobre el día a día de todos nosotros. Dijo el presidente de España que el seguimiento efectivo del cumplimiento de ese Plan quedará a cargo del vicepresidente Manuel Chaves. Pues vale...

Pero a preguntas de este periódico, Paulino Rivero fue incapaz, quizás por ese mal entendido detalle de educación -o no me pises los callos en casa, mi niño-, de aclarar quién llevará las riendas de la comisíón bilateral con Chaves desde el paralelo 28: ¿No sería competencia directa de su vicepresidente económico, el eterno ausente José Manuel Soria? ¿O acaso confía más en su viceconsejero de Presidencia, Javier González Ortiz (ATI-cc), presente este viernes en los pasillos de la Delegación de Gobierno? Para la transparencia democrática, ese poquito de educación no vendría nada mal, aunque sea un asunto, otra vez, "doméstico".

Como el Plan Canarias, mismamente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha