eldiario.es

Menú

Los otros muros que no cayeron

- PUBLICIDAD -

Yo también condenaré a aquellos gobiernos grises que mandaban a los disidentes al manicomio o a Siberia. Estoy dispuesto a repudiar aquellos sistemas políticos donde siempre gobernaba el Partido Comunista, frente a la Europa Occidental o los Estados Unidos de América, donde nunca han gobernado los comunistas, y la gente puede elegir entre dos grandes partidos.

Me apunto a la celebración del aniversario de Berlín. Sólo pongo una condición. Sólo pido la respuesta a una pregunta: ¿cuándo comenzaremos a derribar los otros muros? Hagamos un balance: 79 personas murieron durante los 28 años que duró el muro de Berlín. 79 ciudadanos que intentaron pasar a Occidente y 100 personas resultaron heridas por las balas de la policía de la frontera. Entre Estados Unidos y México existe un muro de 3000 kilómetros. Entre enero y septiembre de este año murieron 378 latinos cuando intentaban entrar en Estados Unidos, el año pasado fallecieron 390 espaldas mojadas. La crisis económica ha provocado un descenso del número de persona que emigran al norte rico, sin embargo hoy en día cruzar el muro de la vergüenza de América es 17 veces más peligroso que hace años debido al aumento del control policial en zonas como El Paso en Texas o San Diego en Arizona.

Miremos más cerca, prestemos antención al muro que en los últimos años han levantado aquí al lado. El frontex policial y militar que los gobiernos europeos han levantado en África Occidental también ha convertido en un peligro de muerte segura el intento de entrar en el paraíso a los africanos oprimidos. Desde el primer naufragio ocurrido en aguas canarias a finales de julio de 1999 hasta hoy, organizaciones como CEAR o Media Luna Roja de Mauritania han calculado entre 7000 mil y 10.000 personas muertas en la ruta hacia nuestras islas. La cifra está recogida en el libro "Los invisibles de Kolda" de José Naranjo y Magec Montesdeoca. Un libro que cuenta la historia de 160 jóvenes del pueblo senegalés de Kolda que murieron en un solo día en abril de 2007 al naufragar su cayuco, 160 jóvenes que intentaron saltar el muro entre África y Europa, más muertes en un sólo día que en 28 años del muro de Berlín.

Por no hablar de otros muros: el muro en el Estrecho de Gibraltar, las vallas de Ceuta y Melilla, el muro de Marruecos contra los saharauis, el muro de Israel frente a los palestinos, las barreras arquitectónicas a los discapacitados, los muros laborales a los enfermos de sida, el muro de la violencia machista del sistema patriarcal, el muro de la homofobia en centenares de países, los muros de los fanatismos religiosos que pretenden imponer su doctrina en Oriente y Occidente, el muro del militarismo de la OTAN que inyecta democracia en forma de bombardeos y ocupación?

Los que hoy celebran la fiesta de la caída del muro, recibían a los berlineses que atravesaban el telón de acero como héroes de la libertad. A los africanos que llegan a nuestras costas después de superar el muro del frontex, que quizá buscan lo mismo que aquellos berlineses, a los africanos les aplicamos la ley de extranjería y los encerramos en cárceles antes de devolverlos al otro lado del muro. Por eso esta celebración del capitalismo en la que están convirtiendo la caída del muro de Berlín me suena a hipocresía, a fiesta montada por los apologetas del capitalismo, un sistema económico que se sostiene a base de muros que se levantan entre los privilegiados y los condenados de la tierra.

Blog Somos Nadie

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha