eldiario.es

Menú

La olita republicana

- PUBLICIDAD -

Y me parece natural que las nuevas generaciones se traguen cada vez menos las convenciones de ese pacto nacional capaz de conseguir, hasta hace poco, que gentes con sentido común e intelectualmente sensatas afirmasen, con total seriedad y sin rubor, que ellos no eran monárquicos, pero sí “juancarlistas”. Lo cual les deja las conciencias ideológicas libres para decir mañana que siguen sin ser monárquicos, pero que se han convertido en “donfelipistas”. La opción republicana es tan respetable –o más respetable, por razones de sensatez pragmática- como la monárquica. Otra cosa es que a uno le parezca que quemar las fotos del rey sea una gamberrada. Como si quemasen la de mi suegra, un suponer. No habría que concederle al suceso mayor importancia, por otra parte. Quien ataca a la Corona incumple la Constitución, cierto. Pero la Constitución la incumplen todos los días nuestros gobernantes al no proporcionar a todos los españoles, verbigracia, una vivienda y un trabajo dignos. Ya es hora de dejar de rasgarse las vestiduras, que cualquier Monarquía puede padecer, aquí, o en Inglaterra, un annus horribilis. Y también es hora, si me apuran, de dejar de desacreditar a los partidarios de un cambio radical ante la opinión pública tradicional equiparando a los republicanos con los independentistas. Es una estrategia propia del pacto que ya he mencionado varias veces, pero es un tremendo e injusto engaño. La mayoría de los republicanos defendemos, eso sí, las ventajas de un Estado federal, que es otra cosa. Y a mucha honra, oigan.

José H. Chela

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha