eldiario.es

Menú

2014, realidad y retos

- PUBLICIDAD -

El recién finalizado 2013 no supuso el fin del daño económico y social generado por la profunda crisis que venimos padeciendo. Un largo período que ha supuesto el cierre de empresas y el crecimiento del paro, así como el empobrecimiento de una parte significativa de la población: los que se han quedado sin trabajo y llevan años sin conseguir empleo. Pero también mucha gente que trabaja, cuyo salario se ha reducido y no les llega para sacar adelante a sus familias.

Por muchos discursos esperanzados que se hagan sobre 2014, nace con el hándicap de una realidad, la de una parte significativa de la sociedad que seguirá sufriendo los efectos devastadores de la crisis en sus vidas. Modificar esas duras circunstancias no va a ser nada fácil. Ni inmediato. Las cifras de desempleo y afiliados a la Seguridad Social de Canarias en 2013 lo ejemplifican bien: con auténtico récord en la llegada de turistas y crecimiento de su gasto tenemos apenas 10.862 parados menos y 8.251 afiliados más. Cerrando 2013 con 274.053 desempleados registrados, la mitad de ellos sin prestaciones. Las cifras de paro de la Encuesta de Población Activa (EPA), que conoceremos a final de enero, serán mucho más altas.

Es cierto que los análisis apuntan a una mejora de algunos datos macroeconómicos (como el anunciado crecimiento del PIB o el aumento de las exportaciones, esto último gracias a la devaluación interna que se ha producido, fundamentalmente, por la reducción de los costes salariales). Pero romper con las inercias y los abismos socioeconómicos generados por la crisis exige una modificación profunda de las actuales políticas, algo que no parece estar en la agenda de los gobiernos español y canario.

De hecho, este año nace con un continuismo en las políticas de austeridad, lo que supondrá menos recursos para la sanidad y los servicios sociales, así como reducciones aún mayores en inversiones públicas y en I + D + i. En España y en Canarias, fruto de las políticas neoliberales del PP y de la falta de alternativas diferenciadas por parte del Ejecutivo de CC y PSOE.

Financiación

En el ámbito estatal, el 2014 tiene importantes hitos de gran trascendencia política. Entre otros, los que atañen al debate territorial y a una posible reforma constitucional en medio de la convocatoria, para el 9 de noviembre, de una consulta en Cataluña sobre su modelo de relación con España.

Así como la reforma fiscal en el ámbito estatal. Desde Nueva Canarias hemos venido defendiendo que es preciso cambiar el actual sistema, en España y en Canarias, que recauda mucho menos que los países de nuestro entorno y que es poco equitativo y progresivo; realizando propuestas novedosas, como la tasa turística, dirigida a favorecer la renovación de las ciudades turísticas. Una reforma fiscal que debe lograr que pague todo el mundo y que el mayor peso de los ingresos públicos recaiga sobre los impuestos directos, en función de la riqueza, y que se atemperen o disminuyan los indirectos. Así como la persecución del fraude fiscal y de los paraísos fiscales.

Y también adquiere especial importancia la discusión de la financiación autonómica, sustancial para el funcionamiento de las comunidades autónomas, suponiendo casi el 60% del presupuesto global de nuestra comunidad; y en la que Canarias debe superar el fracaso que ha supuesto el actual modelo, responsabilidad de PSOE, CC y PP, que nos coloca con 800 millones de euros anuales por debajo de la media de las comunidades de régimen común.

Junto a la financiación, Canarias tiene una cita clave en la reválida de su Régimen Económico y Fiscal (REF) por la Unión Europea y España. Con la oportunidad, que no podemos desperdiciar, de orientar este instrumento hacia el mantenimiento y la creación de empleo en las Islas.

Por otra parte, las propuestas de reforma estatutaria y de nuestro sistema electoral también integrarán la agenda política del año en las islas. Considero que la primera, cuya tramitación apoyaremos, nace sin la menor posibilidad, ante el nulo interés del PP en ampliar el autogobierno, algo que saben perfectamente los socios que sostienen al Gobierno canario. Y respecto a la electoral, es posible hacerla desde el ámbito competencial de nuestro Parlamento y, por ello, hemos presentado una propuesta parcial para abrir una brecha en el más injusto, restrictivo y antidemocrático sistema electoral de España y Europa. Aunque tampoco confiamos en la voluntad de cambio de las fuerzas mayoritarias en la Cámara canaria.

Financiación, REF y reformas estatutaria y electoral centrarán buena parte de la actividad política del Archipiélago en 2014. A las que, desde Nueva Canarias, añadimos, con especial énfasis, la lucha contra la pobreza, la reducción de las listas de espera, la reforma de la ley turística y la defensa de los servicios públicos, esenciales para que Canarias avance y los ciudadanos y ciudadanas puedan aspirar a mayores niveles de equidad. Nos encontramos ante muchos retos y, en mi opinión, en medio de un infundado optimismo que se empeña en desmentir la realidad económica y social de la mayoría.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha