eldiario.es

Menú

Del rosa al salmón

- PUBLICIDAD -

Los ex presidentes no se conforman con vivir como marajás después de su paso por La Moncloa, cobrando pingües y exagerados sueldos como asesores (relaciones públicas, más bien) en empresas privadas relacionadas con la energía, como Gas Natural o Endesa. Como les parece poco, también se dedican a contar tonterías en libros de memorias que no interesan a nadie más que a ellos mismos, a los pelotas de turno y a los analistas políticos planos más cercanos a la prensa rosa que a la de color salmón.

Felipe González y Aznar estrenan nuevos libros antes de las navidades a ver si pillan a algún incauto despistado a quien atracar en estas fiestas, que antes eran del lujo y el despilfarro y ahora son del ahorro obligado y de la precariedad más absoluta. Además de los sueldos sobrevenidos en la empresa privada, los ex presidentes cobran un suculento retiro durante toda su vida. No son precisamente insolventes.

Viven como reyes, a pesar de que un diputado del PP haya dicho en el Congreso que Juan Carlos I tiene que hacer milagritos para llegar a fin de mes. Es una frase abyecta de muy mal gusto en estos tiempos de miseria, hambre, paro y desesperación de sus súbditos. Como dijo sarcásticamente Julio Anguita, habría que hacer una suscripción popular para que el monarca pueda comer tres veces al día.

No corren buenos tiempos para la monarquía, aunque los discursos cobistas y serviles de algunos políticos hacen más daño al rey que su yerno, su hija y el elefante de Botsuana, que por cierto es una república de África del sur.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha