eldiario.es

Menú

Dos itinerarios turísticos enseñan la arquitectura racionalista de Las Palmas de Gran Canaria

Las rutas, de las que se han editado folletos en inglés, alemán y español, enseñan la ciudad a través de 36 edificios del arquitecto Miguel Martín-Fernández de la Torre

- PUBLICIDAD -
Estos itinerarios urbanos han sido presentados por el concejal de Turismo, Pedro Quevedo, la Cónsul General de Alemania en Canarias, Judith Metz, y los diseñadores de la escuela de arquitectura alemana Bauhaus,  Johannes Peter y Lorett Rodríguez Schaefer.

Estos itinerarios urbanos han sido presentados por el concejal de Turismo, Pedro Quevedo, la Cónsul General de Alemania en Canarias, Judith Metz, y los diseñadores de la escuela de arquitectura alemana Bauhaus, Johannes Peter y Lorett Rodríguez Schaefer. Cedida por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha creado dos itinerarios turísticos para dar a conocer la arquitectura racionalista de la ciudad a través de 36 edificios del arquitecto Miguel Martín-Fernández de la Torre, el representante más importante de la vanguardia arquitectónica en Canarias.

Las rutas, de las que se han editado folletos en inglés, alemán y español, muestran dos recorridos peatonales, uno de ellos, por Ciudad Jardín, por su particular modelo urbanístico y por tratarse del barrio más importante en número de obras racionalistas de la capital.

En Ciudad Jardín puede seguirse la evolución del arquitecto desde el edifico de J. J. Mulet, (de inspiración secesionista), hasta la consolidación de un estilo ya claramente racionalista (Colonia Alvarado), y un elaborado estilo propio (Casa Van Hoey), que culmina en un proyecto de enfoque social, deudor del Ideal didáctico de la Bauhaus, como es la Colonia ICOT.

La otra ruta discurre por los barrios de Triana y Vegueta, y en ella pueden descubrirse los primeros edificios modernos construidos en toda Canarias y las obras racionalistas más relevantes del archipiélago, como son el Cabildo Insular de Gran Canaria y el Teatro-Cine Cuyás.

En el barrio de Vegueta se encuentra la primera obra moderna de Miguel Martín-Fernández de la Torre, precursora de todas las demás: la Casa Machín, mientras que en Triana, el Hotel Parque o el Cine Cuyás son signos claros de la apuesta de la sociedad gran canaria de su tiempo por la modernidad.

Con el encargo del Cabildo Insular de Gran Canaria en 1932, el arquitecto construye su edificio más emblemático, una de las obras maestras del racionalismo español.

Los recorridos turísticos están pensados para poder hacerlos a pie en aproximadamente una hora y siguiendo un cierto orden cronológico según el momento de su construcción.

Entre las casas destacan la Casa Machín (1927) en Vegueta, y la Colonia Alvarado (1932), en Ciudad Jardín.

Los itinerarios urbanos han sido diseñados los especialistas en la escuela de arquitectura alemana Bauhaus, Johannes Peter y Lorett Rodríguez Schaefer.

En la selección de las obras no están todas las que son, pero sí las que por diversos motivos se consideran las más relevantes dentro de los barrios escogidos, ha dicho Rodríguez.

Los recorridos se han planteado en torno a ellas, incluyendo a veces obras que podrían catalogarse como menores, pero que, al margen de encontrarse simplemente de paso, muestran también la gran diversidad que existe en cuanto a sus tipologías, ha añadido.

Esta propuesta de itinerarios turísticos de arquitectura supone una innovación en la promoción de la capital como destino urbano con un importante atractivo histórico y cultural que va más allá del sol y la playa, ha indicado el concejal de Turismo de Las Palmas de Gran Canaria, Pedro Quevedo, quien ha destacado que la ciudad tiene 500 años de historia y hay muchos turistas interesados en conocerla además de disfrutar de sus costas..

La intención es que la capital grancanaria sea "el principal destino turístico urbano del Atlántico Medio", ha señalado el concejal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha