eldiario.es

Menú

Cinco años después...

ZAPATERO VISITA LA CASA BLANCA POR PRIMERA VEZ

Aunque ya estuvo en una reunión del G-20, es la primera vez que acude a una cumbre bilateral.

- PUBLICIDAD -

El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, realizará este martes su primera visita oficial a EEUU en los cinco años y medio que lleva en La Moncloa. El programa, que se desarrollará incluye una entrevista con el presidente estadounidense, Barack Obama, en la Casa Blanca y una reunión con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Zapatero y Obama, presidente de España y Estados Unidos respectivamente.

Zapatero y Obama, presidente de España y Estados Unidos respectivamente.

A la visita de Zapatero seguirá una del Rey Juan Carlos, que anunció el lunes que tiene previsto viajar a Washington antes de Navidad, en respuesta a una invitación cursada por la Administración estadounidense.

Zapatero, que llegó anoche a Washington, se ha alojado en Blair House, la casa que el presidente de EEUU reserva para sus invitados, y que está situada en frente del ala oeste de la Casa Blanca y al lado del parque Lafayette.

Aunque Zapatero ya pisó la Casa Blanca en noviembre pasado, con George W.Bush todavía como presidente, lo hizo como uno de los asistentes a la primera cumbre del G-20 en Washington a los que Bush ofreció una recepción. En aquella ocasión, el presidente se alojó en un hotel y no entró en el Despacho Oval, como hará este martes.

Antes de ver a Obama, Zapatero tendrá un encuentro a las 9.30 horas del martes (15.30 horas en la España peninsular) con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

La reunión de Zapatero con el presidente estadounidense está fijada para las 12.15 horas (18.15 en la Península) y será su segundo encuentro bilateral tras la entrevista que celebraron el 5 de abril pasado en Praga, con la que el español puso punto y final a cinco años de distanciamiento con la anterior administración.

Tras una primera conversación a solas en el Despacho Oval que podría prolongarse durante unos 30 minutos, ambos comparecerán --como es habitual en las visitas de líderes extranjeros a la Casa Blanca-- ante los medios de comunicación sentados ante la chimenea de la estancia y tras una intervención de cada uno, responderán a una o dos preguntas. Posteriormente, los presidentes mantendrán un almuerzo de trabajo, acompañados ya de sus respectivas delegaciones.

Acogida de prisioneros de Guantánamo

Además de felicitar a Obama por la concesión del Nobel de la Paz, Zapatero tiene previsto concretarle a qué prisioneros del penal de EEUU en la base de Guantánamo (Cuba) se acogerá en España. Fuentes gubernamentales españolas han avanzado que "no serán más de tres", por lo que se seguirá la línea de otros países europeos que aceptaron recibir a algunas de estas personas, como ha sido el caso de Francia, que acogió a un argelino, Bélgica e Irlanda, con dos cada una o Italia, con tres.

EEUU pidió formalmente a España el pasado 17 de junio que acogiese a un grupo de cuatro tunecinos, a los que luego se incluyó un yemení. Aunque la respuesta inicial de España fue de disposición a colaborar de esta forma al cierre del penal, los expertos antiterroristas españoles consideraron a los tunecinos potencialmente peligrosos y Washington propuso otros siete candidatos, tres sirios, dos libios y otros tantos palestinos.

Aunque sobre todos ellos no pesan cargos, el Ministerio del Interior ha hecho una selección de los candidatos propuestos tras evaluar de forma rigurosa sus historiales para determinar si su residencia en España podría causar algún problema de seguridad.

El Gobierno prevé además establecer un sistema de vigilancia en torno a los detenidos que finalmente vengan a España para garantizar plenamente la seguridad de la sociedad española, aunque los detenidos vivirán en régimen de libertad, según avanzó en junio pasado el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos.

Fuentes diplomáticas han indicado a Europa Press que tampoco se piensa solicitar a Estados Unidos que colabore en los gastos que ocasione la estancia de los detenidos en España, en los que se incluiría el mencionado sistema de vigilancia.

Concertar posiciones en Oriente Próximo

Aunque la agenda del encuentro engloba un amplio catálogo de temas, brindará la oportunidad a Zapatero de concertar posiciones con la figura que lleva la iniciativa en las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes, justo antes de que el presidente español emprenda una gira que le llevará a Damasco, Jerusalén, Ramala y Jordania, con escala final en Líbano para saludar a las tropas.

Fuentes diplomáticas españolas destacan el "compromiso personal" de Obama de implicarse en la búsqueda de una solución entre palestinos e israelíes desde que llegó a la Casa Blanca, una novedad con respecto a sus antecesores, que solían ocuparse del conflicto al final de su mandato para intentar dejar algún legado.

De hecho, Zapatero considera que la decisión de conceder el Nobel de la Paz a Obama pretende servir de "estímulo" y de "respaldo" a los esfuerzos del presidente estadounidense de lograr la paz en distintas regiones del mundo, como Oriente Próximo.

Policías en Afganistán

Zapatero espera también escuchar el análisis que hace Obama de la situación en Afganistán, donde España tiene destacados en la actualidad más de un millar de militares, y cuál es la estrategia que se plantea para este país y Pakistán.

Obama podría pedir a España que aumentara su presencia policial en el país, a tenor de las declaraciones que este fin de semana hizo su asesor de Seguridad Nacional, James Jones. "Países como España, particularmente en lo que se refiere a la Policía afgana, con la Guardia Civil, tienen mucha más experiencia que nosotros y más capacidad de ayudarnos a revitalizar la Policía de ese país", dijo en declaraciones a Antena 3.

España envió recientemente a Afganistán a cuatro guardias civiles dentro del contingente que asumió a primeros de octubre la dirección y gestión del aeropuerto de Kabul.

El jefe del Ejecutivo español informará a Obama de las líneas de trabajo en que se centrará España de cara a su presidencia de la UE en la primera mitad de 2010, para la que se ha marcado el objetivo de renovar la agenda transatlántica, que data de 1995 y que se aprobó precisamente bajo otra presidencia española.

España se plantea renovar los mecanismos de diálogo entre ambas orillas del Atlántico y definir nuevos ejes centrales de la relación, algo que se considera necesario tras el nuevo rumbo de la política exterior estadounidense y los previsibles cambios que para Europa supondrá la aprobación del Tratado de Lisboa.

Los esfuerzos del G-20 en concertar acciones frente a la crisis económica, la preparación de la conferencia del clima de diciembre de Copenhague -donde se busca un gran acuerdo internacional para reducir emisiones-, la aspiración de Obama de avanzar en el desarme nuclear, las negociaciones con Irán sobre sus ambiciones nucleares, las relaciones con Rusia, las políticas de desarrollo, la gestión de la diversidad cultural a través de iniciativas como la Alianza de Civilizaciones, junto a cuestiones bilaterales serán previsiblemente otros de los temas que se abordarán en la reunión.

Según fuentes gubernamentales españolas, EEUU está avanzando desde una postura inicial "prudente" hacia la Alianza de Civilizaciones a una mayor comprensión y participación en este proyecto que lanzó Zapatero en Naciones Unidas con el patrocinio también de Turquía y que este martes es un programa asumido por la ONU.

Zapatero pondrá rumbo en la tarde de este martes hacia Damasco, escala inicial de su primera gira por la región y con la que pretende tomar el pulso de la situación con los actores fundamentales del conflicto, para ver de qué manera España podría contribuir mejor a los anhelos de paz.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha