eldiario.es

Menú

Zapatero dice que ETA planteó objetivos que él no iba a aceptar

RAJOY DESTACA QUE ''EL PP ARRIMARÁ EL HOMBRO'' CONTRA EL TERRORISMO

- PUBLICIDAD -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, explicó este jueves que, en los contactos con ETA, la banda planteó unos objetivos de contenido político que él nunca aceptará y subrayó que, si Acción Nacionalista Vasca (ANV) incumpliera la ley de partidos, el Ejecutivo la aplicará "con todo rigor y contundencia".

Zapatero hizo estas consideraciones en una entrevista en Cuatro en la que se mostró pesimista respecto a la posibilidad de un acercamiento de posiciones con el líder del PP, Mariano Rajoy, en la reunión que mantendrán el próximo lunes en el Palacio de la Moncloa. El presidente se mostró convencido de que el partido conservador hará oposición con el terrorismo "hasta el último día de la legislatura".

El jefe del Ejecutivo señaló que el proceso con ETA, en el que dijo que ha habido tanto contactos directos como indirectos, ha sido corto, y frente a la pretensión de la banda de hablar de política, subrayó que "la política sólo se puede hacer y decidir en las instituciones democráticas y con la ausencia y la eliminación radical de la violencia terrorista". Respecto a los detalles de los contactos, apeló a la prudencia y reserva que debe mantener porque ha habido personas "que se han comprometido mucho" no sólo en España.

Para Zapatero, la cuestión central era verificar si ETA tenía o no la voluntad clara de abandonar las armas y dijo que, tras el atentado de la T-4 de Barajas su esperanza ya fue "mínima, prácticamente inexistente".

Legalización de ANV

En cuanto a la posibilidad de ilegalizar a ANV, aseguró que si hay un incumplimiento de la ley de partidos, el Gobierno la aplicará "con todo rigor y contundencia dentro de los límites del Estado de Derecho". Insistió en que el Gobierno ha cumplido en todo momento la ley con ANV, que recordó que es un partido legal desde hace treinta años, que incluso recibió dinero del Gobierno de José María Aznar por los bienes que le fueron incautados tras la Guerra Civil, y que ha sido investigado para determinar qué candidaturas podían estar "contaminadas" por Batasuna.

Ante las decisiones relativas al etarra José Ignacio de Juana Chaos, explicó que la obligación del Estado es preservar la vida de los reclusos que tiene a su cargo y dijo que las actuaciones al respecto responden "a una política penitenciaria en un momento dado y en otro momento dado, antes de la ruptura del alto el fuego y después". Ante la posibilidad de que el futuro de Navarra haya formado parte de los contactos con ETA, Zapatero dijo que se ha hablado "de muchísimas cosas", pero insistió en que todo lo que sea materia de contenido político sólo tiene un cauce, la representación legítima de los ciudadanos.

Rechazó que la ruptura del alto el fuego vaya a modificar lo que los socialistas van a hacer en Navarra tras las elecciones del 27 de mayo y aseguró que se tomará una decisión en función de los intereses de Navarra, de los del conjunto del país y "en tercer lugar", del PSOE. Agradeció también las declaraciones de apoyo al Gobierno del presidente de esta Comunidad, Miguel Sanz, confiando en que sean un signo de que se puede recuperar "la cordura".

Zapatero subrayó que "quien ha fracasado estrepitosamente es ETA" y reiteró que él tenía "el derecho y el deber" de intentar un proceso que llevara al fin de la violencia.

Reproches al PP

Reprochó al PP que haya dicho "demasiadas cosas" durante el proceso y no haya apoyado al Gobierno cuando él aseguró que le salía "de las entrañas" respaldar al Ejecutivo de Aznar, y citó en concretó las acusaciones vertidas en cuestiones como el futuro de Navarra o la supuesta existencia de acuerdos cerrados ya con ETA o Batasuna.

Tras considerar que es malo para el país que el PP haya escogido la política antiterrorista como eje de su oposición, aseguró que él ha sido leal con Rajoy durante el proceso. "Cada uno tiene su responsabilidad; yo he cumplido con la mía absolutamente", manifestó Zapatero, quien señaló que no le ha extrañado la oposición del PP en materia antiterrorista tras defender la teoría de la conspiración en el 11-M.

A su juicio, insinuar que "podía haber algo raro" le hizo ver que "no iba a tener un solo minuto, un solo día de apoyo y colaboración en política antiterrorista". Pese a ello, aseguró que hará todos los esfuerzos para recuperar el consenso, aunque advirtió de que es necesario "garantizar un marco de diálogo que no esté sometido a la pugna pública".

Para Zapatero, el principio fundamental es no hacer una discusión pública de la lucha antiterrorista, ya que "cuando la hay, no hay voluntad de consenso". Aseguró así que desea reunirse con Rajoy cuantas veces sea necesario, pero insistió en la conveniencia de conversar en un espacio de discreción.

Peticiones para la reunión del lunes en la Moncloa

Anteriormente, el presidente del PP, Mariano Rajoy, garantizó a José Luis Rodríguez Zapatero que "arrimará siempre el hombro para luchar contra ETA y derrotarla, pero no para negociar", y aseguró que el próximo lunes en su reunión en La Moncloa no pondrá condiciones, pero sí pedirá que no tomen posesión los ediles de ANV.

En declaraciones a Telecinco, Rajoy respondió así al presidente del Gobierno, quien el pasado pidió al PP que, como él hizo en la oposición, arrime el hombro y apoye al Ejecutivo, una vez roto el alto el fuego permanente por parte de ETA. "Yo apoyaré a cualquiera que haya hecho las cosas bien o mal en el pasado que quiera derrotar a ETA y luchar contra el terrorismo", afirmó el presidente de los populares.

Tras expresar su satisfacción por que el etarra De Juana Chaos esté en la cárcel y matizar que se trataba antes y ahora de una "decisión política", dijo que pedirá al Gobierno que se dirija al Tribunal Supremo y solicite que "no tomen posesión los concejales de ETA-Batasuna que han sido elegidos". A su juicio, "se puede pedir y yo creo que se gana eso ante el Tribunal Supremo. Es una petición muy razonable, espero que el Gobierno lo haga".

Además el máximo dirigente del Partido Popular aseguró que no va a "reprochar ahora nada a nadie" ni va a hablar del pasado sino que hay que sacar una "conclusión positiva" y abogó por "luchar" contra los terroristas y "derrotarlos". "En ningún caso le voy a pedir a nadie que se humille. A mí ahora me importa el futuro porque quiero construir el futuro", matizó, antes de agregar: "Aprendamos de los errores que se han cometido".

Insistió en que "arrimará el hombro" para luchar contra el terrorismo, recordó que en muchos debates se ha quedado "solo" al defender esta posición y aseguró que en varias ocasiones, tanto en público como en privado, le ha explicado al presidente del Gobierno que "negociar con una organización terrorista era una equivocación".

"Lo que hay que hacer es lo pactado: luchar y trabajar para la derrota de ETA", reiteró, antes de añadir que le preocupa el futuro y "no vamos a construir el futuro ocupándonos del pasado".

Señaló que en la reunión que mantendrá el próximo lunes con Zapatero le dirá que "se puede derrotar a ETA" y le pedirá que deje claro que "nunca más se van a hacer negociaciones políticas".

"Yo siempre apoyaré a quien sea en la lucha contra el terrorismo, pero no para negociar con el terrorismo y se hagan concesiones políticas", matizó.

Reconoció que los socialistas apoyaron al Gobierno de José María Aznar porque se firmó el Pacto Antiterrorista que apostaba por la derrota de ETA y se "excluía" la negociación.

Rajoy señaló que entonces el PP "compartía" información con los socialistas, precisó que "no hubo nada que no se hiciera de acuerdo entre los dos grandes partidos para derrotar a ETA" y añadió que Zapatero "cambió la política sin contar con nosotros y se decidió negociar" con la banda terrorista.

"Yo advertí y lo hice lealmente que negociar con ETA y hacer cesiones era un disparate", dijo el líder del PP, quien recordó que también le apuntó a Zapatero que era un "error" reunirse con Batasuna, conceder prisión atenuada a De Juana y dejar que la organización ilegalizada volviera a las instituciones. "Se lo advertí con la mayor lealtad de la que fui capaz", agregó.

Propuso apostar por la política de derrotar a ETA y precisó: "Olvidándome de todo lo que ha ocurrido, apoyaría a Zapatero o a Llamazares o a quien fuera necesario".

Rajoy, quien manifestó que en la declaración institucional del martes de Zapatero éste no dijo "lo que esperábamos", afirmó que cuando él sea presidente del Gobierno hará "todo lo que pueda, con el único límite de la ley, para acabar con ETA".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha