eldiario.es

Menú

Zapatero considera que su ''ambicioso'' proyecto necesita la ''reválida'' de marzo

EL PRESIDENTE PIDE ACELERAR EL ESFUERZO A LOS PARLAMENTARIOS SOCIALISTAS

- PUBLICIDAD -

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, proclamó este martes ante los diputados y senadores socialistas que el "ambicioso" proyecto de su Gobierno necesita de la "reválida" de los ciudadanos en las elecciones de marzo para recoger así "todos los frutos" que ha ido sembrando su política de "cambio y futuro".

En un discurso pronunciado en el Congreso de los Diputados ante los parlamentarios del PSOE, Zapatero dijo que de aquí a marzo los socialistas no están "cerrando una etapa" sino "acelerando el esfuerzo", y remarcó que las reformas que el PSOE ha puesto en marcha "tienen una velocidad de crucero" que está en disposición de "mantener e intensificar". "Somos el futuro porque hemos trabajado para preparar el futuro, hemos gobernado con la mirada alta, con las luces largas, a más de una década en el horizonte, para el progreso general del país", les animó el líder socialista, quien también hizo notar que el PSOE es el "partido de la mayoría" y lo seguirá siendo tras las elecciones.

Durante más de una hora, el presidente del Gobierno expuso al grupo parlamentario socialista los logros sociales, económicos y políticos de la legislatura al tiempo que esbozó las principales apuestas de su partido para la próxima, en la que "lo único que no hace falta son aquellos que se abrazan al pesimismo, al derrotismo". Frente a ello, esgrimió las propuestas "en positivo" de los socialistas, a cuyos representantes parlamentarios advirtió, de cara a la cita electoral de marzo, que "sólo es la gente" la que les puede devolver la mayoría.

"No tenemos otros amigos más que los ciudadanos", por lo que es preciso escucharlos, apostilló. En otro momento de su alocución, recordó que el "liderazgo" de un país es el de sus ciudadanos; "esa gran mayoría social -apuntó- es nuestra mayoría, es a la que representamos y va a estar en el programa y el proyecto del partido".

"Champions League' de las economías mundiales"

Zapatero dedicó gran parte de su discurso a hablar de la buena marcha de la economía española, de la que, empleando un símil futbolístico, dijo que juega en la " Champions League de las economías mundiales".

Un club en el que España es "la que más partidos gana, la que más goles ha metido y la menos goleada", aseguró el presidente, satisfecho de haber cumplido con su compromiso de comienzo de legislatura: conseguir que España progrese "más rápidamente" que los países de su entorno. Se refirió a esta legislatura como "la del empleo" y sostuvo que el Ejecutivo ha superado todos los "deberes" que en materia económica le puso el PP, lo que ha permitido mejorar "con creces" la "herencia" recibida.

Además de diputados y senadores del PSOE estaban presentes en la reunión la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, y el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, encargado de coordinar la elaboración del próximo programa electoral del partido. Ante todos ellos defendió que el Gobierno continúe "hasta el último minuto" de la legislatura con su tarea reformadora y adoptando medidas sociales, que a su juicio no pueden ser tachadas de electoralistas, puesto que se vienen aplicando desde que el PSOE recuperó el poder en 2004, como la subida de las pensiones más bajas o el Salario Mínimo Interprofesional.

Según el presidente, son iniciativas "para mejorar la vida de quien menos tiene". "Lo haremos desde el primer día hasta el último", prometió.

"Oposición compulsiva en falsedades"

Rodríguez Zapatero no ahorró referencias a la tarea desempeñada por la oposición del PP en los últimos tres años -"ha sido una oposición compulsiva en falsedades", dijo- y a la situación actual de su líder, Mariano Rajoy, dentro del partido. "A día de hoy están preguntándose por el liderazgo, imagínense el tiempo que van a necesitar para tener un proyecto para España", vaticinó a sus correligionarios.

Además de recriminar al PP que no haya querido pactar con el Ejecutivo las principales leyes, desgranó las "falsedades" de su labor opositora en los últimos tres años y le acusó de haber introducido tensión en la vida política. "Ni se rompía España, ni la familia ni por supuesto cedíamos a ningún chantaje ante ETA, como ha quedado demostrado con los hechos", explicó.

Recordó el presidente del Gobierno que la legislatura comenzó con una decisión "muy acertada" al ordenar la retirada de las tropas de Irak y una actitud del PP empeñado en "sembrar dudas absurdas" sobre el atentado del 11-M que han tenido una "respuesta contundente" del Estado de Derecho durante la celebración del juicio. El jefe del Ejecutivo dijo que en la recta final de la legislatura sigue dispuesto a dialogar y debatir con el PP, tal y como ha venido haciendo hasta ahora, recordó que es el presidente que más veces se ha reunido con el líder de la oposición y los presidentes autonómicos y agradeció al grupo socialista su labor en el Parlamento.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha