eldiario.es

Menú

Uno de los militares españoles muertos en Líbano residía en Las Palmas

JUNTO CON OTROS DOS FALLECIDOS, ERA DE ORIGEN COLOMBIANO

- PUBLICIDAD -

Uno de los tres militares españoles de origen colombiano fallecidos ayer en Líbano, Juan Erickson Posada, de 20 años, vivía en Las Palmas de Gran Canaria, mientras que Jackson Alexander Castaño, de 20 años, residía en la Comunidad de Madrid y Jefferson Vargas Moya, de 21 años, lo hacía en Valencia.

Así lo confirmó este lunes el consejero madrileño de Inmigración, Javier Fernández-Lasquetty, quien anunció que el Gobierno regional ofrecerá a los familiares de Castaño toda la ayuda necesaria, "sea de la naturaleza que sea".

Fuentes de la Consejería indicaron que este mismo lunes conocieron, mediante la embajada de Colombia, la existencia de Sandra, una hermana de Castaño que vive en la región, con la que se pondrán en contacto "inmediatamente" y a quien el director de Inmigración, Gabriel Fernández Rojas, acudirá a visitar lo antes posible para ofrecerle el apoyo del Gobierno regional.

El ministro de Defensa comparecerá en el Congreso

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, comparecerá en el Congreso de los Diputados con carácter de urgencia a su regreso del Líbano, aunque el líder del PP, Mariano Rajoy exigió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que sea él quien informe finalmente al Parlamento.

José Antonio Alonso se encuentra en el Líbano desde la madrugada del lunes con el objetivo de repatriar los cadáveres de los seis soldados españoles muertos este domingo en un ataque terrorista.

Los restos mortales de estos militares llegarán la noche de este lunes alrededor de la una de la madrugada a la base aérea de Torrejón de Ardoz en Madrid, donde serán recibidos por el príncipe Felipe y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Alonso visitó este lunes la base Cervantes del contingente español destacado en el Líbano, al sur del país, muy cerca de donde explotó una furgoneta cargada con cincuenta kilos de explosivo al paso del BMR en el que viajaban los cascos azules españoles, que no disponía de inhibidores de frecuencia.

"No tengo ninguna duda de que se ha tratado de un atentado terrorista", afirmó Alonso EN una rueda de prensa, en la que explicó que la manipulación del número de bastidor de la Renault Express blanca, que explosionó, hace suponer que procedía de "fuera del Líbano".

Para el ministro, el ataque "busca la desestabilización en el sur del Líbano y cuestionar la misión FINUL de Naciones Unidas" y añadió sobre la autoría que "aquí se comenta que Hizbulá se ha desmarcado" pues, opinó, "no le interesa a Hizbulá cometer salvajadas de estas características".

Condena unánime

Todas las formaciones políticas coincidieron en mostrar su condena a este atentado y en mostrar sus condolencias a las familias de los fallecidos, lamento al que se sumaron entre otros el embajador de EEUU en España, Eduardo Aguirre, o el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien telefoneó personalmente a José Luis Rodríguez Zapatero.

El líder del PP, Mariano Rajoy, afirmó que las tropas españolas están en Líbano en un "escenario de guerra" y que es "absurdo ocultarlo para presumir de pacifismo", por lo que pidió al presidente del Gobierno que sea él quien comparezca en el Parlamento.

Rajoy tendrá la oportunidad de preguntar a Zapatero sobre el Líbano el próximo miércoles en la sesión de control al Gobierno, ya que ha decidido cambiar la pregunta que tenía prevista sobre inmigración ilegal por otra relativa a la seguridad de las tropas españolas destacadas allí.

Tras estas declaraciones de Rajoy, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, le pidió al líder 'popular' que "aunque sólo sea por unas horas tenga sentido de Estado y responsabilidad" y que "no trate de lavar su conciencia" respecto a la guerra de Irak con el atentado sufrido por los españoles en el Líbano.

"La moderación de Rajoy y el sentido de Estado del PP dura siempre pocos segundos", lamentó Blanco, quien recordó que las tropas españolas se encuentran en el Líbano "como consecuencia de una decisión del Congreso de los Diputados que contó con el apoyo del PP".

Para el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, el ataque no tiene justificación alguna ya que las fuerzas españolas no son "beligerantes" sino de interposición y de paz y gozan de la legitimidad de Naciones Unidas.

Por su parte, Joan Tardà, portavoz de ERC en el Congreso, dijo que "hay que tener confianza en el Gobierno y no hostigarlo", ya que la operación militar "es lo suficientemente difícil como para complicar más el proceso".

Su homólogo del BNG, Francisco Rodríguez, pidió al ministro de Defensa que informe en sede parlamentaria sobre si "sigue siendo adecuada la participación de la ONU tal y como se está llevando a cabo" en el Líbano.

El Gobierno ha decretado que a partir de la medianoche de este lunes se inicie un día de luto oficial por la muerte de los soldados.

El Rey, a propuesta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, firmó el real decreto en el consulado general de España en Shangai, ciudad en la que se encuentra en visita de Estado.

Durante las veinticuatro horas de luto oficial, según ese decreto, la bandera nacional ondeará a media asta en todos los edificios públicos y en los buques de la Armada, "como testimonio del dolor de la Nación española" ante el fallecimiento de los seis militares.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha