eldiario.es

Menú

250 desalojados en una operación contra las acampadas en la playa

150 CASETAS HAN SIDO RETIRADAS Y 20 QUEDARON REQUISADAS

En el dispositivo desplegado en la costa del sur de Gran Canaria participaron la Policía Local, la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Autonómica

- PUBLICIDAD -

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ha emprendido este viernes una rigurosa operación de desalojo de asentamientos y acampadas en las playas y calas de la vertiente suroeste del municipio. Según el Consistorio sureño, el dispositivo se ha montado "para limpiarlas y poder posibilitar el uso normalizado de las mismas". Se ha llevado a cabo en las calas de Pocito Bea, Cuesta La Arena y Las Carpinteras, promovida por la Concejalía de Atención y Cuidado del Litoral, dirigida por el edil José Carlos Álamo.

Policías de los diferentes cuerpos accediendo a una de las playas.

Policías de los diferentes cuerpos accediendo a una de las playas.

"Con esta campaña pretendemos que esas playas puedan ser utilizadas en libertad y con mayores garantías de higiene y salubridad por otros usuarios como familias y turistas, que durante las últimas semanas y hasta ahora no podían hacerlo por la ocupación sin orden ni control que se estaba haciendo de estos espacios", afirman.

En el desalojo y limpieza de las playas participó un contingente humano de 60 efectivos, de los cuales 40 fueron policiales correspondientes a los cuerpos de la Policía Local, Policía Nacional, Policía Autonómica y Guardia Civil, entre los que se encontraban miembros del Seprona y de la Patrulla Fiscal Territorial (Pafite, patrullaje de fronteras).

Requisas y denuncias

En las tres playas donde se actuó se contabilizaron unos 250 desalojos y la retirada de más de 150 casetas, de las que unas 20 han quedado requisadas en las dependencias municipales de Vías y Obras por encontrarse abandonadas y sin sus propietarios presentes en el momento del desalojo.

Tras fotografíar los asentamientos y levantar las actas topográficas correspondientes a las casetas decomisadas mediante el uso del GPS, los efectivos policiales efectuaron entre 60 y 70 denuncias.

Esas denuncias se tramitarán ahora a la Jefatura de Costas, por ocupación ilegal de la zona marítimo-terrestre; ante la Agencia de Protección del medio Urbano y Natural para las acampadas fuera de aquella zona y, también, ante el Consejo Insular de Aguas del Cabildo de Gran Canaria en los casos de ocupación del cauce público de los barrancos.

Operación abierta

La operación de limpieza y desalojo del litoral sigue abierta. El Ayuntamiento y los efectivos policiales han acordado continuar con esta actuación en el resto de las playas y calas del litoral sureño, y hacer un seguimiento a los enclaves costeros donde ya se ha actuado.

"El Ayuntamiento está en la obligación de impedir este tipo de acampadas ilegales porque no cuentan con vigilancia ni con los servicios higiénico sanitarios, y suponen una ocupación de espacios públicos y privados sin ningún permiso, que impiden el uso normalizado de las playas por otros usuarios", afirma José Carlos Álamo.

Cabe destacar que en la operación de limpieza y desalojo de estas playas se detectó que muchos de estos campistas no sólo no retiran las basuras debidamente seleccionadas, sino que ni siquiera hacen uso de los contenedores iglú que se encuentran en los accesos a las mismas. También se detectó la creación de pequeños vertederos incontrolados e incluso el empleo de la quema de las basuras en la propia playa como sistema de eliminación de las mismas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha