eldiario.es

Menú

Los vecinos de Pancho Guerra podrán reconstruir sus casas

EL AYUNTAMIENTO LES CONCEDERÁ EL PERMISO EN LA PRIMERA QUINCENA DE JULIO

- PUBLICIDAD -

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria aseguró este martes a los afectados por el derrumbe de las viviendas de la calle Pancho Guerra, que obtendrán los permisos necesarios para la reconstrucción de sus casas, durante la primera quincena de julio. "Estamos tocando con la mano el permiso de reconstrucción de nuestras viviendas", dijo Rafael Morales, portavoz de las diez familias afectadas por el derrumbe de las viviendas de la calle Pancho Guerra.

Morales se reunió este martes con Néstor Hernández, concejal de Ordenación del Territorio, Vivienda y Desarrollo Sostenible del Consistorio, para que le confirmara que se sigue trabajando en la solicitud de un permiso de reconstrucción. Tras el encuentro, aseguró a que está "ilusionado" porque se encontró con una "persona afable y cercana que está por la labor de dar forma legal y jurídica a nuestro planteamiento urbanístico, por la vía de urgencia". Morales confía que el Ayuntamiento cumpla su palabra y que el próximo mes el permiso ya esté elaborado.

Le reconfortó al portavoz comprobar que la anterior concejala de Urbanismo, Carolina Darias, había informado a Hernández de todos los aspectos de este "complicado planteamiento urbanístico". Explicó Morales que sabía que el Consistorio trabajaba en el caso, pero "quería oírlo del propio concejal". La conclusión que saca del encuentro es positiva: "el concejal no sólo nos apoya en todo, sino que está próximo a reunirse con los técnicos. Un paso crucial", añadió.

Morales reconoce que la espera ha sido larga, más de dos años, y por eso no le importa esperar unos días. Si todo sale tal y como está previsto, las diez familias entrarán en sus nuevas casas para celebrar las navidades de 2010.

Cuando el muro de contención de la calle Pancho Guerra se cayó sobre las viviendas, el 22 de febrero de 2006, matando a tres personas, los afectados comenzaron un "calvario administrativo", para conseguir limpiar y volver a levantar una vivienda en la zona. El actual Plan General de Ordenación Urbanística sólo les permite edificar en las mismas condiciones que existían antes del derrumbe. Es decir, la misma altura y volumen.

Sin embargo, los afectados se niegan a volver a tener un muro detrás, lo que supone que las dimensiones cambien. Al mismo tiempo, los vecinos reconocen que solos no pueden hacer frente a la nueva construcción, porque todavía siguen pagando la hipoteca de la casa que se les vino encima y el alquiler de la vivienda actual. La solución que siempre han puesto sobre la mesa es la de permutar la propiedad del suelo con una constructora, para que les levante las nuevas viviendas, sin que suponga coste alguno para ambas partes. Lo que supone que la altura también cambie.

Los afectados proponen que se construya un nuevo edificio de seis pisos, a la altura de las viviendas colindantes, para que la constructora venda las casas que le permita amortizar la obra.

La lucha de los propietarios y afectados de Pancho Guerra siempre se ha dado de cabeza con el nuevo Plan General de Ordenación Urbanística de la ciudad, que no tiene fecha, por lo que lo han pedido a todas las instancias políticas una excepción, "una vía legal para poder edificar antes de que se apruebe. Y parece que ya está en marcha", concluyó Morales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha