eldiario.es

Menú

El esperado Plan de Salud sólo tendrá un año de vigencia

Los grupos remozan el texto que dejó elaborado Mercedes Roldós en 2010 y que concluyó Brígida Mendoza en 2014

El Plan del actual consejero de Sanidad no entrará en vigor hasta el año 2018

- PUBLICIDAD -
El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Jesús Morera. (Efe/Quique Curbelo).

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Jesús Morera. (Efe/Quique Curbelo). Efe/Quique Curbelo

Con años de retraso, y con un efímero período de vigencia de tan solo un año, Canarias ya cuenta con un renovado Plan de Salud 2016-2017, al haber sido este viernes aprobado por unanimidad por la totalidad de los grupos parlamentarios, aunque aún queda el trámite de que sea ratificado por el pleno parlamentario que se celebrará en la segunda semana de julio.

Este instrumento de orientación de la política sanitaria, que busca un sistema capaz de ofertar una prestación más acorde a las necesidades concretas de las personas con patologías crónicas y que facilite la integración de servicios entre Atención Primaria, Especializada, Salud Pública, Salud Laboral, Salud Mental y la atención a las adicciones, no es tan siquiera del actual Ejecutivo regional, sino que es el que elaboró la consejera Mercedes Roldós (PP) para sustituir al último plan de salud aprobado por el Parlamento de Canarias, referido al período 1997-2001.

Por tanto, Canarias lleva 15 años con una obsoleta herramienta de planificación del sistema sanitario, motivo por el que todos los grupos aceptaron modificar el elaborado por Roldós, y que concluyó Brígida Mendoza (CC) en 2014 para cerrar este impasse, toda vez que el consejero socialista Jesús Morera no tendrá concluído su propio Plan antes de que pueda entrar en vigor en 2018, como él mismo aseguró recientemente en la Cámara regional.

Esta demora ha sido usada por el conservador Guillermo Díaz para criticar la "incapacidad" de la anterior consejera para impulsar un plan que "se encontró prácticamente hecho", un error que ahora han tenido que corregir los actuales grupos parlamentarios con la aprobación "acelerada" de una herramienta de planificación que, con todo, ha calificado de "buena".

Al respecto, Juan Márquez, de Podemos, coincidió en que un plan de salud debe planificar la política sanitaria por períodos superiores a una legislatura, motivo por el que se ha tenido que abordar con urgencia esta carencia de más de una década, expresando su deseo de que en los próximos Presupuestos el mismo se dote con los necesarios recursos financieros.

Tarde y con corta vida

En parecidos términos, el líder y portavoz parlamentario de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, insistió en los dos mensajes principales de la oposición: el plan llega tarde y tendrá una vida corta.

Con todo, y pese a sus dudas sobre los contenidos, los procedimientos y la falta de ficha financiera, Rodríguez ha considerado necesario aprobar un plan transitorio para poder contar con una herramienta planificadora hasta 2018.

Algo parecido a lo defendido por el socialista Ignacio Álvaro Lavandera, para quien "es necesario contar con esta hoja de ruta aunque sea por poco tiempo", mientras que la nacionalista Elena Luis explicó que se han actualizado los indicadores de salud y mejorado la participación de las áreas de salud.

Precisamente, la actualización de los indicadores ha sido el argumento esgrimido por Jesús Ramos (ASG) para justificar un Plan con solo una vigencia de un ejercicio presupuestario, aunque pidió el apoyo al resto de los grupos a la propuesta del Grupo Mixto, explicó que la actualización de los indicadores permiten al menos contar con un Plan de Salud para introducir la activación de un protocolo de sustituciones temporales en asistencia especializada en las islas no capitalinas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha