eldiario.es

Menú

Vicente Garrido, fiscal jefe del TSJC, a favor de la gestión local de Justicia

FALTA DE MEDIOS: 50 FUNCIONARIOS PARA 50 FISCALES

- PUBLICIDAD -

El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), Vicente Garrido, se manifestó a favor de que la gestión de la Administración de Justicia "se acerque más al Estado de las Autonomías" de tal modo que se vincule más la gestión a las Comunidades Autónomas. En este sentido sostuvo que no es "desacertada" la idea que así lo propone aunque no le gusta la expresión "depender de las Comunidades Autónomas" porque entiende que la Justicia "no debe depender de nadie, es independiente".

En este sentido recordó que está prevista la puesta en marcha de los consejos autonómicos, como modelos menores del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). "La bondad o no de la medida la conoceremos con el paso del tiempo", alegó en una entrevista concedida al programa El Espejo Canario de CANARIAS AHORA RADIO.

En cuanto a limitar los temas que tengan como último recurso el Tribunal Supremo (TS), como son las causas penales, Garrido sostuvo que la posibilidad requiere de "un debate intenso". Reconoció que el TS sufre una "saturación excesiva" cuando su función esta prevista como un órgano excepcional (recursos de casación). Esa es una de las razones que justificarían que "materias de menor condición culminaran en los Tribunales Superiores de Justicia".

Para Garrido es fundamental hacer desaparecer la sensación y percepción que reina entre la ciudadanía de que la cercanía de los órganos judiciales al contexto de las causas que se juzgan signifique que las decisiones puedan estar sometidas a determinada presión. "Hay que cambiar esa percepción, es un reto de la Administración de Justicia hacer llegar que es independiente. No cabe duda que cuando se emite una sentencia se da la razón una parte y se quita a otra. Eso siempre genera debate, pero no se da esa presión", aseguró.

Sobre la situación que ha generado la investigación de distintos presuntos casos de corrupción política, Garrido sostuvo que en sus 23 años de servicios en la Fiscalía del TSJC recuerda otros casos "de similar alcance" en el que se trataron casos de "cohecho, prevaricación, etcétera "pero que quizás no trascendieron tanto entre la población. Pero el ropaje ha cambiado, ya no es algo que se deje en la sacristía, sale al exterior, y eso e bueno para que se generalice la intolerancia contra este tipo de actitudes. Tolerancia Cero", dijo.

En torno a las actuaciones de oficio de la Fiscalía, y la también sensación ciudadana de que no se desarrolla lo suficiente, Garrido dijo que "la Fiscalía actúa de oficio en todos los supuestos en los que debe hacerlo". En el ámbito de la investigación recordó que los juzgados de instrucción también desarrollan sus propias pesquisas y que "no son los mismos medios" con lo que cuentan uno y otros órganos.

En el contexto de los medios con los que cuentan los fiscales para desarrollar su labor, Garrido narró que en cuanto a medios materiales "se ha hecho un gran esfuerzo, pero insuficiente", pero lo más sangrante es la escasez de medios humanos, no en vano cuentan con 50 funcionarios para 51 fiscales. Si se tiene en cuenta que los funcionarios pueden enfermar, coger vacaciones, etcétera "no toca ni a un funcionario por fiscal". Lo cierto es que con los medios humanos con los que cuentan los fiscales para llevar a cabo su trabajo y toda la burocracia que conlleva "es imposible" creer en la celeridad de la Justicia. Entre otros detalles, una de las reivindicaciones de los últimos tiempos era la necesidad de que cada fiscal pudiera contar con un despacho propio para atender con cierta intimidad a cualquier ciudadano que quisiera poner hechos en su conocimiento. En el TSJC aún hay fiscales que comparten despacho con otros compañeros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha