eldiario.es

Menú

Falta un poco de historia

DON PEPITO NO ES ASÍ POR EL CONCURSO DE RADIOS

- PUBLICIDAD -

Se equivoca la señora magistrada ponente de esta sentencia de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife cuando data el principio de las tribulaciones de don Pepito en el momento en el que Paulino pactó con Zapatero las aguas territoriales canarias; o cuando se falló el concurso de emisoras de radio de la Comunidad Autónoma dejando fuera a la empresa editora de El Día por presentar una chapuza de oferta. Tampoco empezaron los editoriales (sí, los editoriales son artículos, por lo tanto del género masculino, y no al contrario, como se lee en la sentencia) cuando don Pepito descubrió que con Paulino Rivero no va a llegar la independencia de Canarias porque ni está en sus planes ni es independentista. Si lo fuera no se habría rasgado las vestiduras y escrito a Rajoy y al Rey asustándoles del desafecto que se está cocinando contra España. O se cocinaba hasta la semana pasada en que don Juan Carlos mostró al mundo que sabe dónde está Taganana. No, don Pepito siempre ha sido así de pendenciero, así de mal periodista (ni siquiera podría alcanzar esa condición), así de manipulador y mentiroso (cientos de editoriales lo acreditan), mal educado e inculto (lo descubrió su Andrés Chaves en sus viajes compartidos por el mundo); homófobo y machista (por sus descalificaciones lo conoceréis), racista y xenófobo (viva el Parlamento), franquista (hay sobradas exaltaciones en sus encíclicas)? Y cacique, que es lo que sueña con ser desde el despacho del periódico que su tío Leoncio Rodríguez un malhadado día le dejó en herencia para que, con la ayuda de la oligarquía tinerfeña, este sujeto acomplejado fuera elevado a la condición de prohombre guardián de las esencias del tinerfeñismo. Como relata un viejo periodista del lugar que lo conoce muy bien, "desde que era cuarentón ya apuntaba maneras, y sus insultos a los demás jalonaban lo que escribía cuando aún solo era el sobrinísimo, antes de hacerse con las acciones de sus tías por procedimientos que dejaron boquiabiertos a algunos familiares" Y continúa: "No nos olvidemos de su campaña contra la ley del aguas de Saavedra, y cómo puso una diana a los parlamentarios socialistas en una portada inolvidable" para que fueran cazados como hacía ETA con sus víctimas. Es bueno recordarlo así, tal cual es, cuando se presenta en los juzgados apoyado en un bastón, ayudado por su hija Mercedes y pidiendo que lo dejen declarar sentado porque se encuentra muy débil.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha