eldiario.es

Menú

Rajoy raja contra el PIEC

Y PENSAR QUE SORIA ROMPIÓ CON PAULINO POR LO CONTRARIO

- PUBLICIDAD -

Confirmado: al PP de hoy no le gusta el Plan Integral de Empleo para Canarias por el que se partía la cara ?y rompía pactos de gobierno- el PP de ayer. Lo confirmó el presidente Rajoy este martes en el Senado, lo que viene a poner una infame guinda a la sucesión de soflamas peligrosas y envenenadas que ha venido lanzando ese partido desde que decidió quitarle ese dinero a los canarios por la vía de urgencia y sin alternativas. Al PP le preocupa el paro, o al menos eso dicen constantemente sus líderes. Pero no le gusta que las comunidades autónomas con competencias puedan gestionar recursos para combatirlo por la vía comúnmente acordada entre todos, la de la conferencia sectorial en la que se sientan consejeros y ministerio. Pretender, como dijo Rajoy, que el desempleo se pueda combatir con la reforma laboral ejecutada por el actual Gobierno es una broma de muy mal gusto; primero porque no crea el empleo pretendido; segundo, porque el empleo que se está creando es de bajísima calidad, y tercero, porque en ningún caso las medidas dictadas tienen que ver con la filosofía de un Plan de Empleo, que incluye entre otras cosas una mejora en la formación de la gente que se ha quedado sin trabajo para que puedan regresar al mercado de manera más competitiva. Recortar por recortar, perseguir a Canarias hasta la defunción política del actual Gobierno, seguramente con la pretensión insulsa de que reaparezca un PP regenerado capaz de sacarnos del pozo actual. Es una lástima que existan las hemerotecas y que podamos recordar que un 10 de octubre de 2010 José Manuel Soria, actual ministro y exterminador de los derechos de los canarios, rompía unilateralmente su pacto con Coalición Canaria por el apoyo de ese partido a los Presupuestos Generales de Zapatero para 2011, que consideraba dañinos para el Archipiélago. Sus quejas venían fundadas en la reducción de transferencias corrientes y de inversiones para Canarias. Entre las primeras, Soria lamentaba que se perdiera dinero para el mismo PIEC que ahora desprecia. El PIEC cuyos pagos bendijo siempre desde la Consejería de Hacienda, cuyo interventor general, su Enrique Hernández Bento, jamás abrió la boca para decir que fuera inútil, y mucho menos un dispendio cargado de irregularidades como las que ahora dicen haber encontrado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha