eldiario.es

Menú

Y don Pepito, para que no falte de ná

IRREPETIBLE EDITORIAL EL DE ESTE DOMINGO

Lo confesamos, no podemos pasar un domingo canario cualquiera sin meternos en vena una dosis de pepitina, la que nos proporciona la carta pastoral dominical del periódico El Día. Bajo el título de "Momentos estel

- PUBLICIDAD -
José Rodríguez Ramírez, director-editor de 'El Día'.

José Rodríguez Ramírez, director-editor de 'El Día'.

Lo confesamos, no podemos pasar un domingo canario cualquiera sin meternos en vena una dosis de pepitina, la que nos proporciona la carta pastoral dominical del periódico El Día. Bajo el título de "Momentos estelares para Canarias", el editorialista hace referencia a la magna manifestación independentista que el sábado recorrió las calles de Santa Cruz reclamando lo mismo que lleva un par de años reclamando el diario de don José Rodríguez Ramírez. Una reseña en otra página destacaba que a la manifestación asistieron 300 personas, lo que puesto en relación con los 221.000 lectores diarios que dice tener el periódico, nos da una idea del puñetero caso que hacen a sus editoriales. Pero tienen su gracia y de ahí que no nos perdamos ninguno. La pastoral de este domingo estuvo dedicada, una vez más, a los traidores de CC, en esta ocasión por su pacto con Zapatero. Pero les vamos a obsequiar con la frase de arranque y con la de despedida, para que se hagan una idea de cómo va evolucionando el delirio: "España es un país que se balcanizará y quedará disuelto en no mucho tiempo, como le ocurrió a Yugoslavia, a pesar del lema del caudillo una, grande y libre". Y la arrancadilla, pidiendo la independencia, pero con condiciones: "Vayan estudiando los que van a gobernar en el futuro, los soberanistas, la solución que le dan a ese foco colonial que es Las Palmas; la sede de los partidos estatales. Para empezar, que se vayan disponiendo a suprimirles el "gran" de su denominación". Chunda-chunda.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha