eldiario.es

Menú

La misteriosa agresión a la alcaldesa de Hermigua

SOLVEIDA CLEMENTE ACUSA AL SECRETARIO MUNICIPAL; EL ACUSADO DICE QUE FUE AL REVÉS

La alcaldesa de Hermigua, Solveida Clemente, ha logrado una parte de lo que pretendía a través de una moción que presentó en el Ayuntamiento en el que tiene mayoría absoluta: que dimitiera de su cargo de senador

- PUBLICIDAD -

La alcaldesa de Hermigua, Solveida Clemente, ha logrado una parte de lo que pretendía a través de una moción que presentó en el Ayuntamiento en el que tiene mayoría absoluta: que dimitiera de su cargo de senador Casimiro Curbelo, presidente del Cabildo de su isla, La Gomera. La dirigente municipal, de la coalición CC-CCN, pudo haberse ahorrado la reclamación, no ya porque la decisión de Curbelo estaba tomada desde el sábado y no le iba a hacer a ella puñetero caso, sino porque su intervención en el asunto ha devuelto a la actualidad los incidentes del pasado mes de junio en el centro mismo del pueblo. Las versiones también vuelven a ser contradictorias en este caso. Según la alcaldesa, que emitió una nota de prensa inmediatamente después del suceso, el secretario municipal, Pedro Bondía, la agredió en medio de una trifulca con unos vecinos después de un incidente de tráfico. La versión de Bondía es diametralmente opuesta: fue él quien resultó agredido por varios vecinos, entre otros por la propia alcaldesa, con la que no parece llevarse especialmente bien. El caso es que el funcionario fue quien se dirigió al puesto de la Guardia Civil a interponer la correspondiente denuncia ya que, siempre según su versión, la alcaldesa y otros exaltados hermigüenses, lo condujeron incluso al borde mismo de un barranco para lanzarlo al vacío después de haberle arrebatado el bastón del que se vale para caminar. La otra versión, que no incluye puticlub, sostiene que fue Bondía quien se enfrentó a una vecina que hizo sonar su claxon al ver que el coche del secretario reculaba sin percatarse de que ella estaba detrás. Dice la alcaldesa, la vecina y el marido de ésta, que el secretario reaccionó a la bocina saliendo de su coche armado con un bate de béisbol (su bastón) y cuando se lo arrebataron por golpear el capó del coche contrario, fue a su maletero y sacó la llave de tuercas (ellos sospechaban que un arma blanca, cuando en realidad suele ser gris).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha