eldiario.es

Menú

Confundir riqueza con enriquecimiento en el mundo de la distopía

- PUBLICIDAD -

Tal como está la situación internacional, estamos en trance de un colapso.

Seguimos en déficit. Con una contracción en la recaudación. Con el gasto disparado. No precisamente en los servicios a los ciudadanos. Esta situación implicará más financiación externa. Más pago de intereses. Más cerca de la imposibilidad de pagar.

En el año 1976, en un seminario en el Instituto de Cultura Hispánica de entonces, como becario que era. Estuve obligado a asistir al mismo. Trataba sobre el que entonces se llamaba “milagro español”. En resumen. En él se afirmaba que España había llegado a ser la décima potencia mundial (nosotros con los títulos). Gracias a dos fuentes de ingresos. Una, el turismo. Otra, las remesas de los emigrantes.

Sin pudores, nadie mencionaba a una clase empresarial que había medrado con el franquismo. Tenían vocación parasitaria. Querían seguir viviendo del Estado. No ha habido muchos cambios desde entonces. Sería demencial que, los defensores del modelo del gobierno, pretendiesen regresar a aquellas fuentes. A esa distopia.

Oxfam publicó a comienzos de año un estudio propio en el que estrechaba aún más el círculo de la riqueza a 85 fortunas con un patrimonio personal combinado valorado en el billón. En el exponen que: “La recuperación tras la crisis está favoreciendo claramente a los ricos”.

El patrimonio de los ciudadanos a escala global creció en 20,1 billones durante el último año, en el mayor incremento desde 2007, y lo hizo a un ritmo medio del 20% anual desde 2008.

De acuerdo con los datos de la Reserva Federal, de EEUU, ese incremento fue de 13 billones en 2013, el mayor anual desde 2000. Si se toma como referencia el año de comienzo de la crisis, se sumaron 31,5 billones. Con la Gran Recesión se perdió 12,3 billones.

Dos tercios del incremento de ese patrimonio se atribuyen al repunte de Wall Street, que triplicó su valor desde 2009. Las grandes corporaciones también mejoraron sus resultados y eso enriqueció a sus propietarios. Esto es enriquecimiento no riqueza.

La riqueza debería tener un sentido más amplio que la mera acumulación. La riqueza debe incluir la distribución en función de las recompensas y los esfuerzos. Pero también las redes de asistencia para que la calidad de vida sea general.

El enriquecimiento puede sugerir la simple acumulación. Cómo está ocurriendo, por cierto. Las desigualdades siguen abriendo grietas. Las luchas callejeras no se producen en esta España, simplemente porque aún quedan restos de redes sociales en la economía sumergida. Pero, esas redes están al límite.

La Reserva Federal insiste en que en este momento no hay burbujas de activos en EEUU y rechaza que su estrategia monetaria esté favoreciendo a los que más tienen.

No obstante si admite que si la actual política se mantiene más tiempo del debido, los riesgos no compensarán los beneficios de sus medidas de estímulos. Por ello, su idea fue poner fin a la compra de bonos y empezar a subir los tipos a mediados de 2015.

Dentro de este escenario, los salarios están estancados y la recuperación no impidió que la renta media de los estadounidenses cayera a nivel de 1995 mientras que el patrimonio está un 19% por encima del récord de 2006,. Esto, lo evidencia un informe de Credit Suisse. Así, calcula que el patrimonio de todos los ciudadanos del mundo creció hasta los 263 billones de dólares, más del doble cuando se compara con los 117 billones en 2000.

El informe de Credit Suisse mira al futuro y proyecta que habrá 53 millones de millonarios en todo el mundo para final de la década, desde 35 millones en la actualidad.

China será el principal creador de fortunas, al doblar el número para 2019, junto a otros países emergentes como Indonesia, India, México y Brasil, con incrementos previstos superiores al 50%. EE UU es en la actualidad el país con más ricos, con 14,2 millones de millonarios y serán un 40% más en cinco años.

Frente a esta situación, España es un cortijo en el que sus empleados trabajan cada vez por más horas. Pero cobrando menos. Trabajadores pobres que no llegan a fin de mes. Empleadores que confunden riqueza con enriquecimiento. Micro y pequeñas empresas que son sometidas a una presión fiscal creciente. Empresas que no pueden huir por la ventana de la elusión.

Los que homenajean al rentismo. A la más rancia aristocracia. Al parasitismo que encadena pobreza tras pobreza. Esos. Dicen temer a la izquierda. Como si el hambre tuvieses ideología. En tanto, son esquilmados por los que dicen representarlos. La mentira hace mella en los corazones solitarios. La necesitan oir para no caer en la desesperación.

Los defensores del discurso hablan de chavismo. Pocos saben de qué hablan. El que escribe no lo es. Ni marxista. Ni castrista. Ni siquiera peronista. Sólo un ciudadano honesto y preocupado. Como millones más.

Quien escribe, en cambio, reconoce la diferencia entre crecimiento y desarrollo. Entre riqueza y enriquecimiento. Entre el esfuerzo personal y las rentas de subsistencia que empobrecen.

Se tratará entonces de reconocer las distopías. Para neutralizarlas.

De intervenir. Para que España recupere el camino del trabajo honesto. De la recompensa al esfuerzo. Sea este individual, empresarial o laboral. Que se trate de repartir riqueza. Que se evite seguir repartiendo pobreza.

Acabar con la política vacía. De gestos inocuos. Solemnizando lo obvio. Engordando a los que no contribuyen más que a la pena y al dolor.

La Seguridad Social pierde 15.382 afiliados extranjeros en octubre y suma cuatro meses de descensos. Con este nuevo descenso, la afiliación de extranjeros encadena cuatro meses consecutivos de recortes tras haber perdido 8.913, 17.941 y 488 inmigrantes cotizantes en julio, agosto y septiembre, respectivamente.

Del total de inmigrantes en alta al finalizar setiembre pasado, 1.321.230 cotizaban al Régimen General. Al de Autónomos 241.140. Al del Mar 4.323 al del Mar, y 260 al del Carbón. Esto conduce al colapso del sistema de pensiones. Objetivo de este gobierno.

En el primer año completo del gobierno de Mariano Rajoy se acordó con la UE el rescate de la banca. Los fondos disponibles se fijaron hasta 100.000 millones de euros.

Según el informe anual de ayudas públicas elaborado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), las ayudas públicas al sector financiero en España alcanzaron en total, y por todo concepto, los 141.395 millones de euros en 2012, lo que supone un incremento del 68,8% con respecto a los 83.743 millones de euros destinados el año anterior.

Así, según este informe, más del 97% de las ayudas de Estado concedidas en 2012 se destinaron a atenuar la denominada crisis financiera. Esto, representó el 13,47% del PIB.

Los ciudadanos vimos como se actuaba en dos direcciones.

Una, restando de la riqueza nacional el bienestar alcanzado. Otra, preservando e incrementando el enriquecimiento de un sector muy concreto de los agentes económicos. Recordemos el informe de Credit Suisse.

Estos días tenemos el ejemplo del patrimonio de la Casa de Alba. Se estima que se encuentra entre los 2.200 a 3.200 millones de euros. Argucias legales que son diseñadas con el fin de crear desigualdades han permitido que entre 2.065 a 2.875 estén exentos del pago de impuestos. Podríamos estimar un 90% del total. Más de dos tercios de este capital son bienes integrantes del Patrimonio Nacional.

Esta información. Oportuna, por cierto. Fue dada a conocer por los técnicos del Ministerio de Hacienda.

Cuando nos pregunten con qué recursos podemos invertir en educación, en sanidad, en I+D.

Cuando los personeros del modelo en vigor. De la distopía emergente de la denominada “Crisis”. Cuando se lancen a proteger a estos patrimonios. Entonces. Las buenas personas deberán recordarles que, es allí, en ese enriquecimiento, en donde tienen el futuro que le han robado.

Ese futuro en el que quieren imponer una distopía, aquellos que negaban las utopías movilizadoras hacia una sociedad mejor. Eso obliga a que en este presente debamos actuar para evitar nuestra definitiva decadencia.

Tu voto será la llave.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha