eldiario.es

9

Garafía ‘estrena’ en el molino de Las Tricias el Museo de Interpretación del Gofio el Día del Municipio

El alcalde de la Villa norteña, Martín Taño, señala que “el Museo potenciará la riqueza natural y cultural del municipio, convirtiéndose en referencia inexcusable para los turistas que visiten Garafía”.

En la imagen, Don Evelio Acosta García, nieto del constructor del molino de Las Tricias,  en 1997. Foto: Ayuntamiento de Garafía.

En la imagen, Don Evelio Acosta García, nieto del constructor del molino de Las Tricias, en 1997. Foto: Ayuntamiento de Garafía.

El próximo 2 de abril (sábado), a las 12:00 horas, la Villa de Garafía, inaugurará, dentro de los actos programados con motivo del Día del Municipio (3 de abril), el Museo de Interpretación del Gofio (MIGO), informa el Ayuntamiento. “Un espacio”, explica en una nota de prensa, “cuyo objetivo es dar a conocer a la  sociedad el importante papel que desempeñaba el gofio en el día a día de nuestros antepasados, así como su estrecha vinculación al municipio”.

Indica que el Museo de Interpretación del Gofio, ubicado en el antiguo molino de Las Tricias, abrirá sus puertas todos los días del año, en horario de lunes a viernes de 10:00 a 18:00 horas, y sábados y domingos de 10:00 a 14:00 horas. El precio público de entrada para adultos, será de 2,50 euros, “con descuentos especiales para residentes canarios (1,75 euros) y grupos (1,25 euros)”. Asimismo, junto con los residentes del municipio, tendrán acceso gratuito los menores de 12 años. 

Sus estancias están organizadas en diferentes ámbitos temáticos. La Sala del Molino y La Molina, se ubica en el que fuera el Molino de Viento de Don Antonio Acosta. Esta sala es un homenaje a las instalaciones que pervivieron en toda la comarca noroeste hasta hace pocos años. En ella el visitante conocerá, paso a paso, el proceso de producción tradicional del gofio. 

La Sala Polivalente cuenta con una exposición permanente en la que se muestra el recorrido histórico, social y económico de un alimento esencial en el pueblo canario. La exposición está conformada por paneles informativos, elementos etnográficos y recursos gráficos-audiovisuales, gracias a los cuales, los visitantes descubrirán la importante presencia del gofio en la vida cotidiana, así como, sus múltiples usos y aplicaciones. 

El alcalde de La Villa de Garafía, Martín Elías Taño García, afirma que “este próximo 2 de abril, será sin duda, un momento histórico para nuestro municipio. El molino de Las Tricias abrirá sus puertas nuevamente, para dar a conocer el significado del gofio. Base fundamental de la dieta de esta tierra desde tiempos inmemoriales. Es por ello, que desde nuestra Corporación municipal invitamos a compartir este importante acontecimiento, que contará con la actuación de la agrupación folclórica ‘Los Arrieros’ de Los Llanos de Aridane”. 

En este sentido, subraya: “El MIGO potenciará la riqueza natural y cultural del municipio, convirtiéndose en referencia inexcusable para los turistas que visiten Garafía. Su puesta en funcionamiento es sin lugar a dudas, un importante paso para recuperar nuestro patrimonio”. 

Historia 

El molino de Las Tricias, se explica en la nota, “es uno de los Molinos de Viento de eje Vertical que fueron construidos en la isla de La Palma, según las innovaciones aportadas por el ingeniero autodidacta, Isidoro Ortega Sánchez (Santa Cruz de La Palma, 1843)”. 

El carpintero y vecino de Las Tricias, Antonio Acosta Rodríguez, “comenzaba a finales del siglo XIX y bajo encargo de Santiago Martín y Evaristo Pérez Rocha, la construcción de un molino de madera de tea. Años más tarde de su puesta en funcionamiento, sus primeros dueños lo venderían a su constructor, quién desarrollaría su actividad como molinero, hasta el año de su muerte, en 1939”. 

Seguirían sus pasos su hijo Cristóbal Acosta y su nieto Evelio Acosta García, los cuales aportarían mejoras a su rendimiento. En el año 1945, adquirían un motor diesel para ayudar al Molino de Viento, que dependía exclusivamente para su funcionamiento de las adecuadas condiciones meteorológicas. 

Apunta que “debido a la alta productividad de La Molina, en el año 1953, el molino de Las Tricias cesa definitivamente el movimiento de sus aspas”. 

Tras 47 años en desuso, el 18 de mayo del año 2000, el Ayuntamiento de La Villa de Garafía compra finalmente el molino, que “sufre un importante deterioro y expolio de varios de sus elementos”. Entre las cláusulas del contrato de compra-venta, Evelio Acosta García, se comprometía a suministrar información y colaborar en la dirección de las obras de su restauración.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha