eldiario.es

9

El director de IAC es “optimista” respecto a la posible ubicación en El Roque de 20 telescopios Cherenkov

Rafael Rebolo subraya asimismo que el IAC y el Instituto de Investigación de Rayos Cósmicos de la Universidad de Tokio han firmado un acuerdo para instalar en La Palma el prototipo de 23 metros de diámetro del gran telescopio de esta red que estudia la radiación de rayos gamas que llega a la Tierra.

El director del IAC, Rafael Rebolo, durante la entrevista con la Agencia Efe en la afirma que investigar el espacio resulta fundamental para la supervivencia humana, porque de ello pueden depender asuntos como el abastecimiento de energía. EFE/Cristóbal García.

El director del IAC, Rafael Rebolo, durante la entrevista con la Agencia Efe en la afirma que investigar el espacio resulta fundamental para la supervivencia humana, porque de ello pueden depender asuntos como el abastecimiento de energía. EFE/Cristóbal García.

El director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo, es optimista con proyectos como el Cherenkov Telescope Array (CTA), con el que se quiere estudiar la radiación de rayos gamma de muy alta energía que llega a la Tierra y, de ese modo, 'ver' lo que ocurre en algunos de los fenómenos más energéticos que suceden en el Universo.

El consorcio CTA ha decidido negociar con España para la posible ubicación de esa instalación en el Observatorio de El Roque de Los Muchachos, en la isla de La Palma.

Se trataría de instalar una red de cien telescopios Cherenkov en los dos hemisferios, veinte de ellos en La Palma. Rafael Rebolo destaca que ha cambiado la percepción de este consorcio, que de no interesarse mucho por Canarias ha pasado a estar convencido de que gana potencia el proyecto si se instala en el Archipiélago.

Rebolo subraya asimismo que el IAC y el Instituto de Investigación de Rayos Cósmicos de la Universidad de Tokio han firmado un acuerdo para instalar en La Palma el prototipo de 23 metros de diámetro del Gran Telescopio de esta red de telescopios Cherenkov (LST de sus siglas en inglés).

Investigar el espacio es tan importante para el director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo, que se atreve a decir que resulta fundamental para la supervivencia humana, porque puede aportar claves que ayuden, por ejemplo, a garantizar el suministro de energía, si se consiguiese replicar lo que ocurre en las estrellas.

En una entrevista con Efe, el director del IAC destaca también la trascendencia que tiene la astrofísica para conocer el origen de las erupciones solares y así poder proteger los sistemas de comunicación en satélites que se han convertido en esenciales, o para poder anticiparse a la aproximación de las inmensas rocas que son los asteroides por si en el futuro hubiera que desviarlas.

Para replicar en la Tierra lo que ocurre en el interior de las estrellas, subraya, primero se precisaba entender bien el proceso físico y, tras haberlo entendido, solo décadas después se han iniciado los intentos tecnológicos para reproducirlo.

Rafael Rebolo remarca que las fuentes de energía que se utilizan en la Tierra, como la combustión de residuos fósiles, no son las más usuales del Universo y, aunque algunas de las que se producen más allá del sistema solar no se comprenden todavía bien, sí se tiene la certeza de que son inmensamente más eficientes.

"Intentamos comprender mecanismos de producción de energía que son mucho más intensos que los que se dan en el interior del Sol, como los que ocurren en las proximidades de los agujeros negros", apunta Rafael Rebolo, quien agrega que el conocimiento profundo de esos fenómenos, y de otros como las explosiones de supernovas, se aprovechará "sin duda" en la Tierra en un tiempo futuro.

Por ello, el director del IAC sabe que la respuesta a una energía limpia y sostenible, al menos en parte, está en la investigación del Universo.

En el IAC están tan convencidos de que la astrofísica es una ciencia importante para el ser humano que son optimistas a pesar de las dificultades en la gestión burocrática de la financiación y de los procesos de selección de proyectos, comenta Rafael Rebolo.

El director del IAC es crítico con los procesos que se realizan en España e incluso en la Unión Europea para asignar fondos a la investigación, pues en ocasiones, incluso habiendo voluntad político-científica y una buena evaluación los procesos para asignaciones de fondos, se retrasan tanto, que cuando llega el dinero no se puede ejecutar el proyecto.

Las dificultades burocráticas siguen encorsetando la ciencia e introducen semillas de pesimismo, advierte Rafael Rebolo, quien está convencido de que el sistema anglosajón haría las cosas increíblemente más fáciles en España. También se conformaría con que el sistema se aproximase al alemán.

Como ejemplo de los problemas burocráticos, cita que los ocho primeros centros de excelencia del programa Severo Ochoa están pendientes de saber si se renueva este programa, ya que finaliza en diciembre de este año y todavía no está asegurada su continuidad.

Rafael Rebolo reconoce que el Ministerio busca una fórmula para que continúen, pero se trata de un millón de euros por centro al año y, a su juicio, que un país como España pudiese renunciar a este programa por no disponer de ocho millones sería "casi aberrante".

Respecto a la actividad del IAC durante la crisis, dice que se ha mantenido a pesar del recorte de la inversión, que todavía es de más de un 20 por ciento con respecto a 2008, y añade que, desafortunadamente, no se prevé que los presupuestos de ese año se recuperen antes de 2018.

El nivel de actividad del IAC se ha mantenido porque se primó la contratación de personal, pero varios proyectos de tecnología avanzada se tuvieron que posponer y algunos proyectos de instrumentación también se ralentizaron, asegura Rafael Rebolo.

El futuro del IAC también pasa por el polo científico y tecnológico financiado por el Cabildo de Tenerife y los Gobiernos de Canarias y España para construir en La Laguna un centro que albergará iniciativas de colaboración pública y privada para desarrollar tecnologías de la luz, tanto para la astrofísica y para la observación de la Tierra como de aplicación biomédica.

Se trata de buscar nuevas fórmulas en un nuevo tiempo en el que es preciso unirse para avanzar, defiende Rebolo, quien explica que en ese centro, que gestionará el IAC, no habrá solo tecnólogos e ingenieros, sino que se trata de colaborar también con físicos, matemáticos, biólogos y con empresas para innovar.

El IAC seguirá siendo una institución dedicada a la investigación científica con ambición de desarrollar tecnología, principalmente al servicio de la astrofísica, y formará a las nuevas generaciones, pero además intentará que en Canarias se instalen empresas de nuevas tecnologías

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha