La portada de mañana
Acceder
La ultraderecha global se vuelca en las elecciones europeas
Las mujeres retrasan la maternidad por la economía y por no encontrar hombres
OPINIÓN | 'Una juventud frustrada', por Enric González

Convocada en Tenerife una manifestación contra el modelo desarrollista que busca ser “histórica”: “Canarias tiene un límite”

Dácil Jiménez

0

Hasta quince colectivos cívicos y ecologistas han convocado una manifestación en Tenerife para protestar contra el modelo de desarrollo existente actualmente en la isla y que, según explican, está conllevando la saturación de la isla.

Los convocantes son, por el momento, ATAN, Salvar La Tejita, Salvar Tenerife, Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello, Salvar El Puertito, Tabona, Plataforma Los Silos-Isla Baja, Asociación Abeque, Red Asirem, Coordinadora El Rincón, Rebelión Científica y ADC- Asamblea en Defensa de Nuestra Tierra (ADNT).

La manifestación será el sábado 20 de abril, a las 12.00 horas, y partirá de la plaza Weyler de Santa Cruz de Tenerife.

Bajo el lema Canarias tiene un límite. ¡Por un cambio de modelo!, los grupos reivindicarán una mejor conservación de los espacios naturales de Canarias y la implantación de una ecotasa o tasa turística, una moratoria turística y vacacional y la regulación de la compra de viviendas por parte de extranjeros.

La marcha se ha marcado un objetivo, que es convertirse en la manifestación “más grande de la historia de Tenerife”.

Cuna del Alma, la gota que colmó el vaso

En los últimos dos años, estos colectivos ya han convocado otras dos manifestación con gran asistencia de público en la capital de la isla. La gota que disparó las reivindicaciones fue el proyecto turístico Cuna del Alma, en el Puertito de Adeje, una urbanización de lujo con un hotel, restaurantes, y más de 400 villas en una zona virgen del sur de la isla. Estas obras acumularon hasta dos órdenes de paralización y sendos expedientes de sanción por diversas irregularidades, entre las que destacan el haber destruido un importante yacimiento arqueológico o haber puesto en peligro a una especie vegetal protegida, la viborina triste, que no puede ser trasplantada, según la legislación vigente.

Sin embargo, con el cambio en el Gobierno de Canarias, y con Mariano Zapata (PP) como nuevo consejero de Transición Ecológica la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural archivó el expediente de sanción por iniciar las obras sin declaración de impacto ambiental y levantó la paralización de las obras, que estaba vigente desde finales de 2022.

Lo mismo ha ocurrido con el hotel de La Tejita, que la semana pasada reanudó las obras, paralizadas en 2021, por invadir el espacio público marítimo terrestre, pese a que Costas asegura que no tiene permiso para construir en suelo público. Pocos días después se produjo una protesta junto a las obras.

El circuito del motor, un proyecto de más de 50 millones de euros, también es otro que cuenta con el rechazo de quienes quieren para la isla un desarrollo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente, sus paisajes y especies animales y vegetales. Y lo mismo ocurre con el puerto de Fonsalía, todos ejemplos de proyectos e infraestructuras destinadas al turismo y que suponen un elevado coste ambiental y económico.

Emergencia hídrica, energética y habitacional mientras se busca más turismo

A todos estos polémicos proyectos hay que sumar la reciente declaración de emergencia hídrica en Tenerife, con ya tres municipios (ninguno de ellos turístico) con restricciones al consumo de agua; la emergencia energética en Canarias, la emergencia habitacional, los segundos sueldos más bajos del país y la segunda tasa de pobreza y exclusión más elevada de todas las comunidades; un cóctel perfecto que se combina con la segunda cifra de llegada de turistas a las islas en 2023 más alta de la historia (más de 14 millones) y unas previsiones aún más elevadas para este 2024.

Además, la población en las islas no deja de crecer, y ya supera los 2,2 millones de habitantes. El aumento poblacional en Canarias está muy por encima de la media y desde que es autonomía (1982) el número de habitantes se ha disparado un 60%. Además, tras la pandemia ha aumentado considerablemente la llegada de nómadas digitales y el número de plazas de alquiler vacacional, mientras se dispara el precio de las viviendas y proliferan los barrios de caravanas y se producen desahucios masivos como ocurrido en Arona la semana pasada, con 90 familias (más de 200 personas) desahuciadas.

En concreto, en la isla de Tenerife (la más poblada) son ya habituales las escenas de masificación en sus carreteras, playas y paisajes emblemáticos, protegidos y frágiles como son el Parque Nacional del Teide, el Parque de Teno, o el Parque Rural de Anaga, que este mismo fin de semana vivió un auténtico colapso en sus carreteras y cuyos vecinos amenazan con cortar las vías para impedir el paso de guaguas turísticas.

Y como guinda, cada vez son más frecuentes las polémicas protagonizadas por turistas que se saltan las normas en los espacios protegidos.

Un puerto en un santuario de ballenas

Este puerto estaba proyectado construirse en una franja de agua rodeada por el único santuario de ballenas existente en la Unión Europea y tercero del mundo, rico en especies de cetáceos y otros animales en la llamada franja Teno- Rasca, en la costa oeste de Tenerife. El proyecto dibujaba una plataforma de tipo puerto-isla con cinco líneas de atraque para grandes buques, una dársena pesquera, 200 plazas de dique seco y 467 plazas de pantalán en la zona deportiva, dentro de un polígono costero de algo más de 222.000 metros cuadrados. Conllevaría, tal y como estaba proyectado, una inversión pública inicial de 200 millones de euros y cuya tramitación comenzó hace 25 años.

Sin embargo, toda la zona marítima desde Teno (norte) a Rasca (sur) está considerada por la directiva Hábitats de la Unión Europea como Zona de Especial Conservación (ZEC) porque acoge especies en estado “crítico”, como el delfín mular o la tortuga boba. En enero de 2021, la Alianza Mundial de Cetáceos, con sede en Reino Unido, reconoció la zona que discurre entre la costa suroeste de la isla del Teide y La Gomera como Patrimonio de Ballenas por una población residente de calderones tropicales única en el mundo, de unos 200 ejemplares.

Esta infraestructura se archivó durante la pasada legislatura en el Parlamento regional, pero este mismo martes, el presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, volvió a insistir en el Parlamento canario en que hay que construirlo para mejorar la conectividad de esa isla con Tenerife. Cabe recordar que a pocos kilómetros se encuentra el gran puerto de Granadilla, inaugurado en 2018 y prácticamente sin actividad desde entonces.