eldiario.es

Menú

ATI y PP, a la desesperada

- PUBLICIDAD -

El último episodio, de enorme gravedad, es la utilización por el presidente Rivero de su reunión con el Rey en clave claramente partidista. Lo que debió ser un encuentro institucional del presidente canario con el Jefe del Estado, como siempre ha ocurrido hasta ahora, se convirtió en un lugar para expresar la discrepancia política de la alianza ATI-PP con el Gobierno español, en una maniobra de echar gasolina al fuego que muestra la altura política de quien debe representar a Canarias y sólo representa sus estrechos intereses partidistas. Conscientes de que hoy, por sus errores estratégicos, pintan muy poco en la política estatal, como ha quedado demostrado en el nulo papel de CC en el debate de los Presupuestos Generales del Estado. Desesperados, además, por sus fracasos electorales recientes y altamente preocupados por el toletazo que pueden sufrir en las elecciones de marzo, han decidido elevar al máximo nivel el tono de la crispación política, alimentando el victimismo y la discrepancia por la discrepancia. Se trata de un camino completamente equivocado. Un camino que puede proporcionar tantos llamativos titulares mediáticos como fracasos políticos. Y que, desde luego, no está puesto al servicio del interés general de la gente de Canarias. Tras el encuentro, Paulino Rivero quiso expresar su posición buscando un titular original. Pero se limitó a copiar una frase, sobre la cercanía de Canarias a La Zarzuela y, por el contrario, su lejanía de La Moncloa. A la que, por dignidad o al menos por sinceridad, debería haber añadido que proximidad, lo que se dice proximidad, es la que hay entre ATI y la calle Génova, donde se encuentra en la capital del Reino la sede del PP, a cuya estrategia son en estos momentos absolutamente serviles los radical-insularistas. Presupuestos Como decía, todo vale, para los que dirigen el gobierno de la derecha canaria. Hasta utilizar irresponsablemente la figura del Rey, al tiempo que, en un ejercicio de coherencia, en las Islas impulsan propuestas soberanistas. O jugar de forma nada ética y tratando de confundir a la ciudadanía cuando se defiende a la policía canaria y se insinúa que con su implantación se evitarían las muertes de inmigrantes en nuestras costas. A ello se suma su confusión entre partido y Gobierno, así como su facilidad para insultar a quienes no piensan como él. Todo vale. También vale manipular de forma burda las cifras de los Presupuestos Generales del Estado. Este puede ser, de incorporarse algunas enmiendas como las que tiene previstas Nueva Canarias, el mejor presupuesto para las Islas de los últimos años, con relevantes concreciones en ayudas al transporte de mercancías y apuestas por la mejora de nuestras ciudades turísticas. Y, sin embargo, los mismos que han aprobado, con gobiernos del PP o del PSOE, presupuestos con menores partidas para el Archipiélago, mucho más alejados a la media de inversión del Estado, hoy montan en cólera y hasta amenazan con llevar las cuentas del Estado a los tribunales. El incumplimiento del REF no parece tener efecto retroactivo, lo acaba de descubrir un Rivero que tendrá que explicar porque apretó el botón del SÍ en los últimos doce años sin que se cumpliera ese requisito de acercamiento a la media estatal en inversiones que en estos momentos considera absolutamente innegociable. Ahora, con mejores cifras para las Islas, los análisis son cuasi apocalípticos y las respuestas no son otras que la guerra prolongada contra Madrid. Precio de ATI No lo hacen en modo alguno por defender a Canarias y a sus ciudadanos. De lo contrario, no se entiende su muy distinto comportamiento al que tuvieron en anteriores ocasiones. Lo hacen porque, por primera vez, ellos no están en la foto, no son nada en Madrid. Y también porque obedecen fielmente a la estrategia del PP para desgastar al Gobierno de Rodríguez Zapatero y tratar de colocar a Mariano Rajoy en La Moncloa tras las generales del próximo mes de marzo. Es el precio que ATI tiene que pagar por haber salvado el sillón presidencial de Paulino, pese a salir fuertemente derrotados en las elecciones autonómicas, gracias al apoyo de los conservadores canarios. No tan lejanos quedan los tiempos en que Coalición Canaria convertía en teoría política, en fundamento de su estrategia, la necesidad de que Canarias mantuviera la mejor relación con el Estado, una de las claves de la razón de ser del grupo parlamentario, que servía de interlocución con el Gobierno de España. Un cambio de estrategia que dinamitó y dejó completamente inservible el grupo parlamentario, convertido en mera sucursal del PP. Ese trabajo común de la derecha española y el nacionalinsularismo continuará, sin duda, en los próximos meses. Veremos nuevos episodios de confrontación y de victimismo. Veremos como culpabilizan a Madrid de casi todo. O como responsabilizan a los inmigrantes del paro, el fracaso escolar y las listas de espera. Todo menos centrarse en los auténticos problemas de las Islas y trabajar para buscar soluciones. Si la anterior fue una legislatura completamente perdida, sin iniciativa y marcada por los escándalos, la inaugurada tras las elecciones de mayo puede repetir sus pasos, sólo con el añadido de un premeditado incremento de la crispación política. Algo que ni desean ni se merecen los ciudadanos y las ciudadanas de Canarias. (*) Román Rodríguez es presidente de Nueva Canarias.

Román Rodríguez (*)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha