eldiario.es

Menú

La Armada Invencible

Un grupo de ecologistas y periodistas decidimos fletar un barco y partimos para la zona de guerra pertrechados de propaganda, videos, y potentes altavoces para tratar de impedir las perforaciones peligrosas del 'Rowan Renaissence'

- PUBLICIDAD -

La Armada Invencible española, que fracasó en 1588 cuando una gran flota organizada por Felipe II atacó a la flota inglesa, pero que el mal tiempo destrozó a la mayor parte de la escuadra, ahora se ha vengado con una gran victoria interpretada por el navío Relámpago de la Acción Marítima de la Armada que derrotó al buque de Greenpeace Artic Sunrise, haciéndole dos bajas de su tripulación. Con esta victoria la Armada española ha conseguido preservar y proteger al buque perforador de Repsol Rowan Renaissence que ya ha comenzado a perforar el suelo marítimo frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura con gran peligro de forma inmediata para las especies y la fauna marina de la zona. Y esperemos que no haya un derrame que afecte a las costas de Canarias, que me iba a enfadar un rato.

Ante esta situación un grupo de ecologistas y periodistas decidimos fletar un barco crucero de un amigo que lo tiene atracado en el Real Club Naútico de Las Palmas de Gran Canaria, y partimos para la zona de guerra pertrechados de propaganda, videos, y potentes altavoces para tratar de impedir las perforaciones peligrosas del Rowan Renaissence. Cuando estamos a dos millas del buque Relámpago de la Armada Española, recibimos el primer mensaje por radio.

-Atención al barco que se dirige a la zona de exclusión, identifíquese de inmediato.

-Somos el barco “El Pirata del banco canario sahariano” y venimos en son de paz. Si hubiésemos venido en son de guerra ya ustedes estarían hundidos y serían pasto de los tiburones.

- Les estamos apuntando con nuestro cañón, le vamos a hacer una salva de advertencia a doscientos metros. ¡Fuego!

-¡Coño, me han mojado de arriba abajo! Les vamos a responder con el Himno de la Alegría.

Ponemos el himno a todo volumen, y el teniente de navío al mando del Relámpago nos hace una nueva advertencia.

-Le vamos a mandar dos zodiac con marineros armados. Atengansen a las consecuencias sino siguen nuestras órdenes.

- Teniente, son las doce menos veinte, ¿no me podría invitar al caldo de las doce de la noche en el puente de mando del Relámpago y charlamos un rato?.

Silencio de unos minutos en la radio. Luego pregunta el teniente de navío.

-¿Cómo coño sabe usted tanto de las costumbres de la Armada Española?

-Hombre, en el Naútico hay muchos propietarios de cruceros que saben de eso y mucho más.

-Bien, los recojeran nuestras zodiacs, pero sólo vengan dos de ustedes, el patrón y otro más.

Vamos al Relámpago mi amigo el patrón del barco y el que suscribe. Pronto nos vemos tomando un riquísimo caldo de pollo, carne y jamón, y el teniente de navío tiene la deferencia de invitarnos a unos embutidos, queso, y otras viandas. Hablo con el teniente de navío de muchas cosas, y al final con un poco de tacto le explico que los dos heridos del barco de Greenpeace pueden ser un gran problema para la Armada, y directamente para él, responsable directo del ataque a los pacíficos ecologistas.

-Le van a caer querellas por todos lados, le pueden salir de ocho a doce años de cárcel, y ya ve que los jueces están cambiando mucho, están hartos de hacerle el caldo gordo al Poder constituido y con una Constitución en entredicho. Ahora son capaces de empitonar hasta a la Armada española.

El Teniente de Navió muy preocupado pasa del caldo a tomar un par de rones cubanos, y yo le digo que prefiero un cava catalán o un whisky escocés.

-¡Eso es subversivo! Bueno, tal y como está la cosa le invitaré a un malta que está riquísimo. Pero de cava catalán, nada.

Tomamos sendas copas, y al final el teniente nos despide con gran amabilidad al pie de la escalerilla para bajar a las zodiac que nos devuelven a “El Pirata”.

-¿Sabe lo que le digo? Ahora mismo tengo ganas de darle un cañonazo a estos tipejos del barco de Repsol.

Nos vamos contentos con el deber cumplido, y con la sensación que ya tenemos un amigo en la Armada española.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha