eldiario.es

Menú

¿Cierra el Museo Canario?

- PUBLICIDAD -

Nuestro vetusto Museo Canario, fundado por el Dr. Chil en 1879, tiene una antigüedad de 130 años de continuada labor científica, arqueológica, antropológica, bibliotecaria, hemerotecaria y guarda celosamente un consolidado patrimonio cultural, en parangón con los mejores y más antiguos de Europa.

Es por lo que, su posible cierre, por carencias de la economía tan vital para su existencia de mantenimiento y eficaz labor de los empleados, en sus prestaciones culturales a la sociedad canaria, si se le reducen las paupérrimas asignaciones económicas que hasta ahora recibe,. obligará al forzado despido de gran parte de la plantilla de los 19 trabajadores. Por lo que sería imposible mantener un ente de tal magnitud, por carecer de servicios laborales y atender a las diversas materias para su excelente conservación y funcionamiento.

El posible cierre supone cercenar el bastión cultural más importante, hoy día, de uso educativo y científico de mayor rango de cultura prehistórica del Archipiélago. Sería mermar el embrión de investigación científica en varias materias y disciplinas, y para la docencia prehistórica de las islas y de sus etnias habitadas. Y actualmente es enclave de los ancestros arqueológicos a donde acuden cada año: unos 9.000 escolares; unos 12.000 turistas; y una cifra incontable de investigadores a sus salas arqueológicas, biblioteca y hemeroteca.

El Museo Canario en su labor científica y didáctica suple dignamente, y cuasi altruista, las obligaciones culturales que deben tener para con sus habitantes las Instituciones oficiales, a pesar de las miserables aportaciones que éstas ofrecen de sus presupuestos. Las subvenciones culturales en manos de unos fríos calculadores de dividendos ajenos, de los tesoros públicos, insensibles ante las cualidades del Museo y de cumplida misión cultural, deben saber discernir entre las prioritarias subvenciones. Tienen la obligación de distinguir entre la subvención a este trascendental Museo con otras ayudas, que por frívolas y tan efímeras bacanales culturales o festivaleras, jamás dejan honda huella en las raíces culturales de nuestro pueblo. Y es más, la de el Museo Canario debe ser creciente en cada ejercicio.

Las paupérrimas aportaciones que recibe el Museo Canario es la razón de su imposible modernización como Museo del siglo XXI, habiéndose quedado obsoleto en sus servicios, conservación de sus reliquias documentales y de una docencia interactiva propia de estos tiempos tecnológicos. Además de subsanar los deterioros que padecen sus instalaciones y servicios al ciudadano en general.

cerrar el Museo Canario envisca los ánimos de los ciudadanos por este grave desatino y tropelía en el servicio de su responsabilidad, otorgada por los poderes soberanos a los políticos de turno.

Cerrar el Museo Canario es arrancar las raíces culturales, etnológicas y antropológicas de un pueblo. Y un pueblo sin conocer su pasado, sin sus raíces, sin sus antecedentes, es carecer de Historia.

Teo Mesa

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha