eldiario.es

Menú

Consejo de Ministros, una oportunidad para Canarias

- PUBLICIDAD -

Considero que una de las claves es que en el Consejo de Ministros se sienten las bases para la elaboración de un Plan Estratégico para Canarias que suponga el establecimiento de objetivos que posibiliten avanzar hacia una economía sostenible, especialmente ante la falta de ideas y de acción por parte del Gobierno de Canarias. Ello supone, a mi juicio, intervenciones en el sector turístico, en las energías, en el campo tecnológico y en las relaciones con África, así como en la formación.

Turismo

En primer lugar, y con relación al turismo, las Islas precisan una profunda transformación y diversificación del actual modelo, que da síntomas de agotamiento y de falta de competitividad ante los nuevos destinos emergentes. Son diversas las líneas de actuación en esta trascendental área, desde los incentivos destinados a la reconversión y rehabilitación de la planta hotelera y extrahotelera obsoleta a los fondos de capital riesgo orientados a nuevos productos y actividades turísticas; teniendo un papel de primer orden las inversiones en la rehabilitación del espacio público en las ciudades turísticas. Asimismo, no hay que olvidar las políticas de tasas aéreas y la implicación del Estado en la rehabilitación del litoral.

En segundo lugar, Canarias no puede seguir con el actual modelo energético ineficiente y tremendamente contaminante. Sustituir los actuales combustibles fósiles por otro combustible fósil, como el gas, constituye sólo un remiendo, pues se seguirían emitiendo a la atmósfera grandes cantidades de CO2 y se continuaría siendo absolutamente dependiente del exterior, al margen de los problemas de seguridad en torno a la ubicación de las plantas cerca de zonas densamente pobladas. La apuesta debe ser por las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética. Más en un Archipiélago que tan excelentes condiciones tiene para el desarrollo de la energía solar fotovoltaica, eólica, hidroeléctrica o maremotriz, lo que choca frontalmente, por la inacción del Gobierno canario, con nuestro enorme retraso en esta materia, que nos coloca a la cola de España en un tema en el que deberíamos ser vanguardia.

Otro tanto sucede con la movilidad. Tenemos un modelo absolutamente insostenible, con una presencia del uso del vehículo privado que triplica la del territorio continental español. Apostar por un modelo de movilidad sostenible, con más peso del transporte público, menos niveles de contaminación y más comodidad, puntualidad y seguridad, supone hacerlo por los ferrocarriles, que deben contar con el mismo apoyo y financiación estatal que tiene el transporte guiado en otras comunidades autónomas, incluido el otro Archipiélago.

También es un objetivo de primer orden la adopción de medidas que coadyuven al desarrollo de nuevas actividades intensas en conocimiento, que no suponen más ocupación territorial y que tienen un enorme valor añadido. Para ello, la futura actualización del REF debe orientar el modelo productivo hacia la sostenibilidad. Igualmente, deben potenciarse nuestras infraestructuras científicas, Astrofísico y Polo Marino de Taliarte, y mejorar sustancialmente en el campo de las telecomunicaciones.

Junto a los aspectos anteriores, Canarias debe intensificar su papel en el cercano continente africano, siendo capaces de contribuir con nuestros niveles de conocimiento en distintas áreas y convirtiéndonos en la base española y europea para el desarrollo de las políticas de cooperación económica y social.

Por último, otro asunto de especial interés es la formación. Al igual que ocurre con las energías, es el Gobierno de Canarias quien tiene competencias y responsabilidades directas en la misma, pero desde el Ejecutivo central se puede colaborar en el camino de superar nuestros atrasos históricos en materia educativa, nuestros niveles de fracaso escolar por encima de la media española y nuestros bajos niveles de cualificación profesional.

Inversiones

Al margen de las líneas centrales de ese imprescindible plan estratégico para Canarias, el Consejo de Ministros debe incluir un compromiso firme sobre las inversiones a realizar en Canarias en los próximos años, situándonos en la media del conjunto de las Comunidades Autónomas, homogeneizando las actuaciones inversoras realizadas para permitir su comparabilidad, excluidas de este cómputo las inversiones que compensen el hecho insular. Unas inversiones que se deben centrar preferentemente en infraestructuras de transporte, especialmente los nuevos ferrocarriles, puertos, aeropuertos y carreteras, así como telecomunicaciones, energías renovables, rehabilitación de infraestructuras turísticas, regeneración de litoral, costas y playas, I+D+i y medioambiente.

Como decía al principio, el Consejo de Ministros constituye una oportunidad para que Canarias ocupe el lugar que le corresponde en el contexto estatal. Una circunstancia aún más apremiante por las enormes dificultades que se van a plantear en el marco de los Presupuestos Generales del Estado para 2010; y, sobre todo, y de manera determinante, tras el desastre sin paliativos que ha supuesto para Canarias el acuerdo sobre financiación autonómica, con responsabilidades del Gobierno del Estado, que ha maltratado a las Islas mientras favorecía a otros territorios, y del Gobierno canario de ATI-CC y PP, que fruto de su falta de perspectivas, de sus frivolidades sobre deudas históricas cuantificadas al boleo y de su enorme debilidad, ha dado el visto bueno a un acuerdo que supone en la próxima década 500 millones anuales de euros menos para Canarias en relación a la media estatal.

*Presidente de Nueva Canarias

Román Rodríguez*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha