eldiario.es

Menú

Preocupación general

- PUBLICIDAD -

Mi vecina del quinto, que anda eufórica en la Noche de San Juan, me hace su análisis muy particular cuando hablamos del tema. "Nos han vendido la reforma laboral como una panacea del problema y eso parece que no funciona como herramienta para una solución, y no va a tener resultado sino se acompaña con otras acciones, como es ayudar los bancos a mantener y crear empresas con créditos, hace falta una reforma del sistema financiero. Se lo voy a decir más claro, si sigue aumentando el paro las mujeres van a ir menos a la peluquería, se van a comprar menos ropa, y se está notando ya la crisis hasta en las guarderías, en una de una amiga se han dado de baja lo menos diez niños, claro, los padres en el paro, sin trabajo, no pueden pagar una guardería, con comedor y todo".

Mi vecina se toma un respiro, enciente un cigarrillo, y continúa con su discurso, impasible el ademán. "Le voy a poner otro ejemplo, si sigue creciendo el paro la gente no va a restaurantes y bares, y los dueños tienen que parar a camareros y cocineros, y sigue creciendo el paro, de oca a oca, y tiro porque me toca. Los políticos del PP en las pasadas navidades, cuando todavía estaban en el banquillo de la oposición recuerden que prometían que habría menos paro, que la economía iba a mejorar, y respeto absoluto al Estado de Bienestar, especialmente a la Sanidad y a la Educación Pública, afirmó Rajoy en más de una ocasión. Todo mentiras. Mire, la falsedad del Partido Popular es auténticamente escandalosa, cuando estaban en la oposición ponían a caer de un burro a Zapatero, que cometió errores, pero no le perdonaban ni qué respirara, y ahora el PP comete errores gravísimos, y Rubalcaba hace una oposición moderada, sosegada, que no se merecen estos cabrones, con perdón de la mayoría de las esposas de muchos derechosos, que son muy serias y católicas. Bueno, católicas, católicas, lo dudo de muchas de ellas. Si acaso, católicas no practicantes, que conozco algunas que son de derechas pero muy poco católicas, y agüita con las muchachas".

Mi vecina del quinto en la noche de San Juan tiene ganas de guerra, no para de criticar a la derechona, y remata la faena: "Conozco a más de una amiga que me cuenta que sus hijos o han emigrado buscando trabajo, o están a punto de hacerlo. Dos de ellos de aquí del barrio de Guanarteme, aprovechando que ahora con la Olimpiada de Londres hay más curro, se van ya la semana próxima para Inglaterra. Ya lo dijo un dirigente del Partido Popular, que se vayan los jóvenes incluso para Laponia. A sus hijos no los mandan para Laponia, sino a los nuestros. Qué cabrones. Pronto habrá incluso que pagar algo por cada receta en las farmacias, en Cataluña se ha formado un lio tremendo, con grandes protestas. Esto terminará al cachetón limpio". Y mi vecina se fue al Charcón a darse un baño en la noche de San Juan.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha