eldiario.es

Menú

Tindaya, y la otra montaña del desatino

- PUBLICIDAD -

El propio escultor, mantuvo en vida una honradez y ética, con su pensamiento y obra, y a no transgredir los respetos a todo pasado cultural de los pueblos y medioambientes. No entiendo la postura de los familiares herederos, protectores de la obra y filosofía artística del escultor, en seguir adelante con el contestado proyecto. Muy conocedores ellos de la gran protesta que existe en las Islas con manipular el interior ?o exterior? de Tindaya. Familia que por honradez debe optar por retirar el proyecto, y en honor a la memoria del escultor. ¿Qué contrato han firmado con el presidente del Gobierno Autónomo, que tan misterioso, no se da a la luz pública las condiciones contractuales del mismo: "No va a costar un euro a las arcas canarias", según dicho el máximo funcionario eventual. Le parece poco aún, los 40 millones de euros, que han volatilizado los amigos de lo ajeno del erario público, con el pretexto del proyecto de Tindaya-Gate. Manilargos de cuello y corbata (pero con el visto bueno de las sacrosantas urnas).

El Gobierno Autonómico hace constantemente funambulismo entre la legalidad y los sumarios judiciales, por sus continuas descatalogaciones de espacios de protección medioambiental. Recientemente, con la complicidad del Gobierno central español, lo hizo punitiva y levosamente con los sebadales canarios, para la construcción del innecesario y baldío puerto de Granadilla (con muchos intereses especulativos). Y ahora desprotegen también, abandonando todo el espacio natural protegido de Tindaya, por normativa o alevosa desidia, para no tener problemas judiciales, en posibles demandas. Bajo mandato, 'manu militari' del presidente del Cabildo majorero, afirmando impositivamente, que se hará el proyecto en esta legislatura. Esté con contra del mismo Agamenón o su porquero.

¿Qué ganarán los majoreros, y los canarios en general, con este proyecto. Quién 'ilumina' a los políticos cuando ocupan eventualmente un cargo público. Son dioses infalibles, por mandato celestial? Sólo han tenido la confianza de los votantes para proteger y revalorizar los bienes naturales, culturales, patrimoniales y medioambientales. No para demonizarlos a favor de intereses especulativos, que le dictan las acciones a seguir. Este troceado solar, de siete rocas en la inmensidad del Atlántico, solo tiene que ofrecer como dones a los visitantes: una Naturaleza, y un medio ambiente a proteger extremadamente. Además de su cultura ancestral. De resto convertirán a Canarias en un basurero y una mole de piedras y cemento. Esto no es hacer patria.

Este nudo gordiano entre autoridades locales, familia del escultor y contestación pública, tendrá la obtusa resolución de ser ejecutada entre las bambalinas de la comedia del filibusterismo oficial. Sobre todo ahora, que se conocen los subterfugios y maniqueos que se ocultan y degeneran las normativas actuales, tanto el Gobierno Autónomo y el Cabildo de Fuerteventura, en cuanto a los valores patrimoniales y ecológicos del lugar protegido de Tindaya. Por ello apelo a que la familia del prestigioso escultor no embarre con indecorosos lodazales el buen nombre del artista con este contrato, que al noble escultor hubiera sonrojado por el daño que hiciera a la Naturaleza y al patrimonio cultural. Y si es un "monumento a la tolerancia", como alegan, deduzco, que por estos lares no hace falta, porque somos tan permisivos y perdonamos las ineptitudes de tantos que acuden a la política para forrarse e imponer sus farragosas ideas en desastres medioambientales y de nulo respeto a la cultura.

Teo Mesa

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha