eldiario.es

Menú

La corrupción mundial

¿No les suenan los 'premios' que se dan en Francia a los grandes capitostes a los que se dan en España?

- PUBLICIDAD -

La corrupción que no cesa no es cosa sólo de España, es a nivel mundial. En el Fondo Monetario Internacional (FMI) tenemos a Christine Lagarde, imputada en Francia en el caso Bernard Tapie, porque le atribuyen una indemnización ilegal de 403 millones de euros a este empresario por la venta de equipamiento deportivo de la marca Adidas en los años 90, cuando Lagarde era ministra de Finanzas. Los pelotazos empezaron a surgir alrededor de Madam Lagarde, y la empresa de Tapie fue vendida al banco de Credit Lyonnais por un precio muy inferior al del mercado, y Monsieur Tapies reclamó al Estado una indemnización que Madam Lagarde según la Justicia de Francia se apresuró a pagar con mucho entusiasmo. El sumario sigue abierto y hay cinco imputados y emputados de gran categoría y de muchos posibles, entre ellos el propio Bernard Tapie, y otro figurita implicado es Stephane Richard, que de momento ha sido premiado con la presidencia del grupo de telecomunicaciones Orange. ¿No les suenan los premios que se dan en Francia a los grandes capitostes a los que se dan en España? Pese a todo este opaco asunto y que sigue investigado, Madam Lagarde anunció que no piensa dimitir en el FMI, y cuatro dólares y dos euros.

Dejando el FMI del mundo mundial, y volviendo a la vieja Europa, el presidente del Banco Central de Europa, Mario Draghi tiene un historial digno también de los tribunales. Durante dos legislaturas del gobierno conservador griego de Karamanlis, se estuvieron realizando falsificaciones de los datos de la contabilidad nacional de Grecia, y fue el gobierno socialista de Papandreu el que levantó las alfombras y se descubrió que Mario Draghi, en esos años Vicepresidente para Europa de Goldman Sachs, falsificó la contabilidad helénica durante todo el período que se practicó el déficit ocultador de la quiebra, y cuatro euros y dos dólares. Y este personaje es ahora el que tiene el grifo de los créditos y de la circulación de los euros en Europa, pero para mayor aclaración de su complicidad hay que recordar también que el banquero italiano no era solamente un alto directivo de Goldman Sachs Internacional, era también socio y parte integrante de su restringida élite.

Pero no sólo queda aquí la quisicosa financiera, la cuestión se extiende al presidente de la Comisión Europea, el luxemburgués Jean Claude Juncker, que está también en entredicho y entre ojos por ser responsable cuando era jefe de Gobierno de Luxemburgo de pactos fiscales y evasión de capitales muy beneficiosos para trescientas y pico multinacionales en un asunto/trasunto conocido como LuxLeaks, que ha beneficiado entre otras empresas mundiales a Pepsi Cola, Ikea, AIG, Coach, Deutsche Bank, y no sigo con la lista porque estimados lectores van a pasar del rollo. Simplemente decir que los acuerdos del Gran Ducado de Luxemburgo y 340 multinacionales permitían a estas obtener decisiones fiscales ventajosas para beneficiarse de estructuras fiscales complejas diseñadas para conseguir reducciones drásticas de impuestos, que como saben mis ilustres lectores afectan a todos los currantes del mundo mundial. Y ocho euros y un huevo para ocho.

Volvemos a España, y sin querer quitarle un ápice de sus conocimientos de economía, y especialmente la doméstica de su casa, tenemos a Luis de Guindos, que fue director general del banco norteamericano Lehman Brothers para Europa y España, entidad financiera cuya quiebra el 15 de septiembre de 2008 constituyó el inicio de la crisis mundial de la cual todavía no hemos salido, el mayor crack económico mundial desde 1929, con un pasivo de 430.000 millones de euros, que originó que la bolsa de Nueva York se hundiera más de un 40 por ciento. Luis de Guindos con una clarividente visión económica y dos piedras afirmó por aquellas calendas que la quiebra de Lehman Brothers y sus hipotecas basura y tóxicas no afectarían a España, y ya ven que como pronosticador no vale ni para el fútbol, y tiene a la piel de toro al borde del precipicio. Como premio a su gran sabiduría económica, Mariano Rajoy le nombró Ministro de Economía. En definitiva, una serie de grandes ejecutivos que como ven tienen al mundo mundial al borde del k.o. técnico. Y uno con estas canas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha