eldiario.es

Menú

Lo importante no es ganar; lo importante es que pierda el otro por Guillermo Caamaño

- PUBLICIDAD -

Y no es que este tipo de razonamiento y de actitud no tenga valor; sí que la tiene. Pero su valor es relativo y va ligado a la coexistencia con otros tipos de razonamiento y de actitudes. Una actitud crítica en un entorno de innovación, de creatividad y con un espíritu constructivo es necesaria para poder analizar y evaluar alternativas con la intención de elegir las más adecuada. Y, en el ámbito político, las alternativas, las políticas, las decisiones más adecuadas debieran siempre de ser las más beneficiosas para el conjunto de los ciudadanos. ¿O no?

Para más inri, los argumentos basados en el pensamiento crítico no son necesariamente siempre los más persuasivos. Quizás con mayor frecuencia los argumentos más persuasivos sean destinados a recurrir a nuestras más básicas emociones (el miedo, el placer y la necesidad) más que a los hechos objetivos. Por esta razón es tan común en nuestro país encontrar en los argumentos más persuasivos una intencionada falta total de objetividad y de razonamiento real y legítimamente crítico.

En medio de una situación así, debe de haber una forma diferente de hacer política; de trabajar en pos de la resolución de los problemas que nos afectan a todos los ciudadanos y no limitarse únicamente a atacar a los otros, a los oponentes; de demostrar las dosis necesarias de creatividad para aportar soluciones reales y no limitarnos esperar a que haya alguien a quien se le ocurra una alternativa (desafiando quizás el status quo ? ¡Dios nos libre!) para que el establishment le caiga encima; de llamar a las cosas por su nombre y de trabajar por el bien común. Porque si lo único importante es que pierda el otro, no ganamos todos. En realidad, perdemos todos.

* Economista y Socio-Director de Exalia

Guillermo Caamaño*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha