eldiario.es

Menú

Los pecados de juventud de Podemos

Durante toda mi vida he ido de decepción en decepción y de equivocación en equivocación con diferentes estructuras y líderes de la izquierda

- PUBLICIDAD -

Durante toda mi vida he ido de decepción en decepción y de equivocación en equivocación con diferentes estructuras y líderes de la izquierda. Incluso también me han decepcionado diferentes periódicos y directores de los mismos. También diferentes entrenadores y jugadores de fútbol. A nivel político, es lo que hoy toca, me llevé un gran chasco con José Carlos Mauricio, que con el paso del tiempo se pasó de la izquierda a la derecha sin apenas despeinarse. A nivel nacional Felipe González constituyó para mí una gran ilusión cuando la gran victoria de 1982, pero no perdió el tiempo para ir pasándose a la derecha, constituyendo rápidamente el GAL, y permitiendo, consintiendo, o quizá organizando los desmanes de los Fondos Reservados, Filesa, Malesa, Times Export, y un largo etcétera que significó el terrorismo de estado y los robos de dinero público. Ahora incluso Izquierda Unida anda dando palos con el rabo y con las tarjetas black de Caja Madrid, y con los enfrentamientos fratricidas de la vieja dirección con Tania Sánchez, y otros compañeros de Izquierda Unida Madrid, incluso las soterradas diferencias hasta ahora entre Lara y Garzón.

De decepción en decepción, y de oca en oca y tiro porque me toca, ahora aparece el movimiento Podemos, y antes de entrar en la pista de salida, cuando todavía se están calzando las zapatillas de carrera, ya surgen las primeras contradicciones, por no emplear una palabra más rotunda que no me parece justo porque están empezando, pero también están empezando a llevar las dudas a muchos nuevos podemistas de última hora que andan mosqueados mayormente con Juan Carlos Monedero. Podemos ha subido como la espuma por tres “C” monumentales, crisis, corrupción y cabreo, y todo en cuestión de muy poco tiempo, menos incluso que la metamorfosis que sufrió España en 1982 con la gran victoria de Felipe González, cuando en 1975 la mayoría todavía era silenciosa y en buena parte franquista. Podemos, que una gran parte de sus dirigentes del núcleo duro son politólogos, sociólogos, economistas, historiadores, ha sabido entender el estado de ira de los españoles ya ha transmitido lo que el pueblo quiere oír, que se acabó la impunidad ni más enriquecimiento de los políticos y de las élites a costa del sufrimiento, del hambre incluso del pueblo, y el mensaje transmitido a estado muy bien adobado con un idealismo romántico, con frases populares, con una simpatía y hasta empatía rayando en lo sublime.

Pero creo que los mensajes deben estar acompañados con hechos concretos y palpables, y en asunto/trasunto de Juan Carlos Monedero debe ser aclarado con pelos y señales. Qué conste que me parece normal que un experto en economía mundial y monetarismo le haga un estudio a Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Venezuela por una futura moneda para América Latina, el sucre, que sustituyan a todos los pesos, soles,  bolívares, cruzeiros, etc, etc. El ataque a Monedero en ese sentido no es muy inteligente por parte del PPSOE, cuando por poner sólo dos ejemplos, Felipe González y José María Aznar por conferencias y asesorías internacionales ganan al año mucho más que Monedero. Pero dicho esto Podemos no debe estar dándole carnaza al PPSOE y sus voceros que dominan la prensa, la radio y la televisión española, y deberían ser más claros en sus exposiciones de las actuaciones individuales y colectivas, incluidas las empresariales, aunque el dinero cobrado por Monedero haya sido para sostener a la televisión digital “La Tuerka” que tiene en propiedad con Pablo Iglesias y otros socios incluido el diario digital “Público” que es desde donde se emite en internet. Trasparencia, mucha trasparencia, honradez, honestidad, no meter la mano en la lata del gofio y las cuentas claras, debe ser norte y guía de Podemos sino quiere acabar en una ilusión transitoria. A lo mejor son pecados de juventud, pero no deben continuar si quieren llegar a mayores.Y como consejo final, trabajar para la unidad popular de izquierda, que no hayan dos, tres, cuatro papeletas, sino una sola, la de la ilusión y el cambio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha