eldiario.es

Menú

Los precios suben, el Gobierno mira

- PUBLICIDAD -

El Índice de Precios de Consumo (IPC) expresa a través de su tasa de variación en qué medida han aumentado o disminuido los precios de los bienes y servicios que consume la población. El Instituto Nacional de Estadística (INE) acaba de publicar los datos del IPC de abril que evidencian el mal camino que ha tomado la inflación en Canarias. En el Estado la variación interanual del IPC del mes de abril disminuye tres décimas y se sitúa en el 4,2 %. Mientras, en Canarias se sitúa en el 4,5 % en variación interanual, bajando sólo una décima. Se consolida así la pésima tendencia iniciada a finales de 2007 de tener en Canarias tasas de inflación mayores que la media estatal. Hay que remontarse a 1998 para encontrar un cuatrimestre como éste de 2008 donde los precios en Canarias estuvieran por encima de la media estatal.

Para empeorar la situación, el grupo de bienes que componen el IPC que más ha crecido en Canarias es justamente el de Alimentos y bebidas no alcohólicas, que ha crecido en variación interanual un 8,4% frente al 6,6% estatal. Mientras que las tasas de variación en este grupo a nivel estatal han disminuido cuatro décimas de enero a abril de este año, en nuestra Comunidad se han incrementado en siete décimas.

Contrastan los datos sobre precios en Canarias publicados por el INE con las declaraciones recientes del consejero de Economía del Gobierno canario, José Manuel Soria, donde aseguraba "que en abril no hubo grandes diferencias entre los precios de diversos productos que están en la cesta de la compra en la península y en las islas". Según Soria, éstas son las primeras conclusiones de un estudio del Observatorio de Precios creado por el Gobierno dentro de su plan anti-crisis y que debía analizar el comportamiento de los precios de consumo final en las islas y proponer medidas correctoras contra la inflación.

Según Soria los datos del INE sobre los precios, que recordemos son utilizados para revisar anualmente los salarios y las pensiones, son falsos o incorrectos. Su Observatorio de Precios, del que no conocemos ni la metodología usada ni las conclusiones finales de su análisis, enmienda la plana al INE. Por lo pronto relativiza la gravedad del incremento de precios en las islas, y mal se pueden tomar medidas correctoras si no se reconoce la existencia del problema.

Impuesto injusto

La inflación es considerada el 'impuesto' más injusto, al gravar especialmente a las rentas más bajas. En una sociedad donde el número de parados supera los 150.000 según la Encuesta de Población Activa (166.241 parados registrados en las Oficinas de Empleo), con los salarios privados más bajos del Estado y relevantes bolsas de pobreza, la espiral de los precios, especialmente de los alimenticios, pone a miles de familias en un situación ciertamente complicada y desconocida hace tan sólo unos meses.

No vamos a remedar la demagogia habitual de Soria y Rivero que culpabiliza sin pestañear al Gobierno de Zapatero de la crisis económica, del paro y de la inflación. No. Es cierto que el Gobierno de Canarias tiene una limitada capacidad para frenar el incremento de los precios en las Islas. Y que las razones fundamentales de la inflación son el precio del petróleo y el incremento en el precio de los cereales del último año, insumos ambos imprescindibles que importamos y de los que somos muy sensibles a los precios internacionales. Pero también ha habido bastante especulación al calor de estos precios tan altos en los cereales y derivados. Y un funcionamiento manifiestamente mejorable de nuestro Régimen Específico de Abastecimiento (REA), una de cuyas funciones es lograr que los alimentos de primera necesidad lleguen a los consumidores a precios similares al resto del Estado. Y es precisamente en el grupo de los alimentos donde los precios más han crecido respecto a la media estatal. El control en el sistema de distribución y gestión del REA sí son competencia del Gobierno y no se han tomado las medidas adecuadas quizás porque se minusvalora la gravedad de la inflación que padecemos.

Las medidas que Canarias puede adoptar para amortiguar la subida de precios son esencialmente seis. En primer lugar, mejorar los mecanismos de control de las ayudas del REA a los importadores/distribuidores para que se repercuta en el precio final que pagan los consumidores. En segundo, incrementar el importe de la ayuda a la importación de cereales a través del REA. Los cereales son imprescindibles para elaborar en Canarias alimentos (pan, pasta, galletas, bollería, gofio?) y para la producción ganadera local (carnes, lácteos, huevos). La subida de la ayuda a los cereales que hizo el Ejecutivo canario de 60 a 72 euros /Tm a finales de 2007 se hizo tarde y ha sido insuficiente cuando por otro lado quedan sin gastar ayudas del POSEICAN interior que se podían haber usado para este fin o para incrementar la ayuda a otras producciones agrícolas. Hay que recordar que ya la gestión del REA y del POSEICAN, dentro de las cantidades acordadas por la UE, las gestiona el Gobierno canario.

En tercer lugar, deben incrementarse las ayudas al transporte de mercancías procedentes del resto del Estado y entre las islas, fijando un procedimiento de cobro de las mismas que permita repercutirlas en el precio final que paga el consumidor y que facilite su control por la Administración. En cuarto, sería muy positiva la devolución en el impuesto especial de hidrocarburos del importe abonado por el gasóleo profesional en los sectores del transporte, la agricultura y la pesca, que hace años se aplica en el resto del Estado. La quinta sería la revisión a la baja de los tipos impositivos aplicables en el IGIC y, en algunos casos, en el AIEM, a los bienes alimenticios y a la importación de insumos para la producción local de alimentos, como los cereales. Y, por último, la sexta medida es favorecer desde la Administración la transparencia y la defensa de la competencia en la distribución alimentaria, combatiendo la especulación y las situaciones de dominio del mercado que se da en algunas islas. En definitiva, hay actuaciones prioritarias que el Gobierno puede hacer para reducir la actual escalada de los precios, mientras este parece estar más preocupado con el artificial debate de la segunda residencia, la seudopolicía o el despilfarro de la televisión canaria.

(*) Román Rodríguez es presidente de Nueva Canarias

Román Rodríguez (*)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha