eldiario.es

Menú

'Los hugonotes', la gran ópera que puso celoso a Wagner

MADRID

'Los Hugonotes' de Giacomo Meyerbeer despliega toda su magnitud y modernidad en la versión de concierto que llega este miércoles al Teatro Real bajo la dirección del maestro italiano Renato Palumbo, quien ya ha abordado esta compleja partitura en otras dos ocasiones.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

De izquierda a derecha: Renato Palumbo, Gerard Mortier y Andrés Máspero

De izquierda a derecha: Renato Palumbo, Gerard Mortier y Andrés Máspero

'Los Hugonotes' de Giacomo Meyerbeer despliega toda su magnitud y modernidad en la versión de concierto que llega este miércoles al Teatro Real bajo la dirección del maestro italiano Renato Palumbo, quien ya ha abordado esta compleja partitura en otras dos ocasiones.

El director artístico del coliseo madrileño, Gerard Mortier, ha explicado este martes las particularidades de esta obra, que no se escucha en el Teatro Real desde 1924 y que fue uno de los "grandes éxitos" de su autor. Una de las razones esgrimidas por Mortier a este respecto es que 'Los Hugonotes' coincidió con el momento de la "nueva burguesía" y, "por primera vez en el historia del teatro al pueblo se le denominaba 'nación'".

Nueva burguesía, libertad, nueva moral y la Historia como base de esta partitura son los ingredientes que la llevan a formar parte de la "grand ópera". Consiguió además la "fascinación" del propio Wagner que se sintió "muy celoso" del triunfo de 'Los Hugonotes', explica Mortier al tiempo que confiesa sus inquietudes hacia esta pieza de grandes exigencias musicales y artísticas.

CINCO ACTOS

La trama de la obra (que se interpretará también el 26 de febrero y el 1 de marzo) se sitúa en Francia durante las guerras de religión en 1572 y concluye con la masacre de la Noche de San Bartolomé. Los personajes principales son Marguerite de Valois, reina de Navarra; Valentine, hija del conde de Saint-Bris, católica; Raoul de Nangis, noble protestante; Marcel, su lacayo, soldado protestante; y el conde de Nevers, católico.

Meyerbeer emplea abundantes coros que presentan un cuadro plural de la sociedad de entonces y sus diversos estamentos sociales: desde nobles católicos y protestantes hasta bailarinas gitanas, pescadores o gondoleros. Como es usual en la grand opéra, esta obra se articula en cinco actos y posee una trama doble en la que se imbrican el relato épico (las guerras de religión) y la ficción dramática (el amor entre una católica y un protestante).

La soprano Annick Massis (Marguerite), el tenor Eric Cutler (Raoul) y el bajo Dimitry Ulyanov (Marcel) son algunos de los artistas protagonistas de esta obra en la que prácticamente todos cantan por primera vez sus papeles, ya que forman parte de una escuela que a día de hoy no existe.

Asimismo, el Coro Intermezzo estará reforzado para la ocasión por el Coro de la Comunidad de Madrid, lo que suma casi un centenar de artistas. La versión que ofrecerá el Real respeta en todo el original de Meyerbeer.

MODERNIDAD ABSOLUTA

En opinión del maestro Renato Palumbo, la estructura de 'Los Hugonotes' es de una "modernidad absoluta". "No es una ópera, es la ópera", matiza. "Sin embargo, a pesar de que estar considerada una de las más importantes no es muy conocida por el público", advierte recordando que hasta 1910 formaba parte del repertorio operístico pero con numerosos cortes.

Aquí está precisamente el interés de los responsables del Teatro Real al programar esta versión de concierto que se ha ensayado como si fuera una ópera escenificada. "Es esencial dar al público la oportunidad de conocer la calidad musical de una partitura que apenas se toca", dice Mortier añadiendo que, en estos momentos y dada la magnitud de esta obra, sería prácticamente inviable desde el punto de vista económico realizar una versión para la escena.

A este repecto, Palumbo señala que cuando se ha abordado esa opción los directores de escena piensan de inmediato en situarla en los años del holocausto nazi. "Pero esta obra tiene un trasfondo mucho más religioso", aclara. "Además es una música muy visual", apostilla Mortier.

Por su parte, el director del coro, Andrés Máspero, ha defendido la presencia de un coro potente ("hay que hacer dobles y triples coros") que permite ofrecer al público todos los requisitos planteados por su autor.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha