eldiario.es

Menú

Dos tinerfeños, dos islas, dos sentimientos

EL DERBI CANARIO EN TERRITORIO HOSTIL

Manolo vive en Tacoronte, pero su corazón es amarillo. Andrés reside en Las Palmas de Gran Canaria, pero conserva sangre blanquiazul.

- PUBLICIDAD -

José Manuel Rodríguez forjó su idilio con la UD Las Palmas en el año 1970, en un Estadio Insular repleto y con el Granada como invitado de excepción. Con apenas 15 años y recién llegado de su ciudad natal, La Laguna, José Manuel, ahora conocido como Manolo el de Tacoronte, quedó prendado con el fútbol desplegado por los Tonono, Guedes o Germán Dévora, una generación que escribió las páginas más brillantes de la historia del club.

Manolo, en un reportaje emitido por la Televisión Canaria en 2009, y Andrés, posando con la camiseta del CD Tenerife.

Manolo, en un reportaje emitido por la Televisión Canaria en 2009, y Andrés, posando con la camiseta del CD Tenerife.

Más de 25 años después, un Tenerife de Primera División, con Víctor Fernández al mando, quedaba emparejado con la UD, recién ascendida a Segunda, en Copa del Rey. El club blanquiazul visitaba el Insular tras cerrar el lustro más exitoso de su historia y en plena celebración por su 75 aniversario. En los prolegómenos del choque, el santacrucero Andrés Abreu consiguió encrespar los ánimos de toda la grada Curva cuando desplegó su bufanda del CD Tenerife para ser localizado por el compañero que le había invitado, un integrante de la Peña Colada.

A Manolo y Andrés les une la pasión por el fútbol, los recuerdos en el Insular y la isla donde nacieron, Tenerife. Les separa la isla donde residen y, sobre todo, los colores, sus sentimientos. Manolo fundó la única peña de la UD Las Palmas en Tenerife, en el municipio de Tacoronte, y levantó un museo amarillo donde guarda preciados tesoros. Andrés posa orgulloso con la camiseta del Tenerife ante un cuadro con la imagen de la playa de Maspalomas y la inscripción Gran Canaria, lugar donde vive desde hace 17 años.

A ambos les toca, un año más, vivir el derbi canario en territorio hostil. "El pique con los amigos y los compañeros es sano, hay muy buen rollo", asegura Andrés, quien, sin embargo, verá el encuentro solo porque, como reconoce entre risas, "no hay canarión que quiera verlo conmigo".

Manolo no acudirá al Heliodoro Rodríguez López el domingo, un estadio que no pisa desde 1985 por un incidente que prefiere no recordar. "No tengo problemas con amigos aficionados al Tenerife, nos respetamos como personas adultas que somos y nos echamos nuestros vasitos de vino juntos, pero, como en todos lados, está el clásico provocador que quiere sacarte de tus casillas", lamenta.

Con el Tenerife como colista de la categoría y Las Palmas a sólo un punto de la zona del descenso, el derbi se presenta algo devaluado, tal y como afirma Manolo. "Los dos equipos están muy mal. Las Palmas ha tenido mala suerte con las lesiones de Vitolo y Randy y ahora, además, han traspasado a Cejudo, que para mí es un error".

Andrés achaca los males de su equipo a una mala planificación en el pasado verano. "No renovar a Oltra fue un palo importante, había un vínculo muy fuerte con la afición y los futbolistas. Tampoco entiendo la marcha de jugadores como Culebras o Manolo Martínez. ¿Melli o David Prieto son mejores que Culebras? De momento, no lo han demostrado".

A la hora de pronosticar un resultado para el envite del domingo, el santacrucero se muestra más optimista. "Ganará el Tenerife por 2-0 con goles de Nino e Iriome". El lagunero afincado en Tacoronte firma un empate y apuesta por Jorge y Quero como goleadores amarillos.

"El lunes, pase lo que pase, orgulloso de mis colores", conluye Andrés. "Con el derbi no se acaba el mundo", zanja Manolo, que se declara "amarillo por los cuatro costados".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha