eldiario.es

Menú

El Gobierno descarta prorrogar la reforma laboral

PIDE AL PP ''QUE PONGA LAS CARTAS SOBRE LA MESA''

José Blanco reitera que los derechos laborales son "el límite" que se fija el Ejecutivo central.

- PUBLICIDAD -

El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, reclamó este domingo al PP que ponga "las cartas sobre la mesa" y revele sus propuestas para abordar la reforma laboral antes del próximo miércoles, cuando el Consejo de Ministros aprobará la regulación.

"Estamos dispuestos a hablar, a dialogar y a acordar, pero no a perder el tiempo", subrayó, en alusión a la "prórroga" que pidió el partido que lidera Mariano Rajoy en la elaboración de la reforma del mercado laboral, cuya aprobación estuvo urgiendo "hasta hace dos días". "No hay prórroga, el tiempo es el que hay", zanjó.

En este escenario, en su intervención en la clausura de la Conferencia Política del PSdeG, el titular de Fomento pidió al PP y a CiU que "pongan las cartas sobre la mesa y digan cuál es la reforma que ellos harían" con el horizonte del día 16 para sacar adelante el texto y advirtió de que el documento debe servir para "garantizar más contratos estables y contar con menos contratos precarios".

"Porque estamos dispuestos a flexibilizar y a favorecer las condiciones para la contratación de la gente, pero no a derogar derechos básicos de los trabajadores", proclamó Blanco, para reiterar que los derechos laborales son "el límite" que se fija el Gobierno central para elaborar la reforma.

Medidas de ajuste

A continuación, también en clave nacional, el dirigente socialista defendió las medidas de ajuste llevadas a cabo por el Ejecutivo estatal y justificó su puesta en marcha en que "el euro estaba en peligro" y todos los países europeos debieron contribuir a un fondo de protección de la moneda. "Nos obligaron, como a todos los países", enfatizó, respondiendo así a las críticas de que las actuaciones del Gobierno respondieron a una obligación internacional.

En la línea, subrayó que "todos" los países de la Unión Europea debieron hacer planteamientos de reducción "drástica" del déficit público y destacó que, al contrario de lo sucedido en España, los partidos de la oposición respaldaron a sus gobiernos. "España ciertamente es diferente", ilustró, para afear a Mariano Rajoy que su actitud es "de las cosas más insensatas, irresponsables y vergonzosas que ha hecho un dirigente político en las últimas décadas".

"Todos sabíamos que si el Congreso rechazaba el decreto se iba a desencadenar un desastre en el ámbito europeo del que España sería la primera perjudicada", sostuvo, y por ello criticó al líder de los populares su "egoísmo" y le recriminó el haber pensado "sólo en sí mismo a costa del sufrimiento de su país".

"El que todos los días se enfunda en la bandera de España, puso al país en una situación de máximo peligro sólo para desestabilizar al Gobierno y aprovecharse de una situación de ingobernabilidad", denunció Blanco, en alusión al voto en contra del PP a las medidas de recorte que el Congreso aprobó el pasado 27 de mayo. "Es un patriota de pacotilla, un falso patriota", espetó.

Por último, recurrió al intelectual y político gallego Ramón Piñeiro para decir a Rajoy que "la obstinación, cuando no es acorde con las circunstancias, no es una virtud política".

Zapatero, ''cuatro años más''

Tras poner en valor que José Luis Rodríguez Zapatero ha puesto en marcha, durante los seis años que lleva en La Moncloa, "la política social más avanzada de Europa y la política de infraestructuras más ambiciosa", se mostró ansioso por que llegue el año 2012 para "comparar" los ocho años del actual presidente con los de José María Aznar.

"Estoy deseando ese debate con Rajoy", insistió, entre encendidos aplausos de más de un millar de militantes socialistas, y retó al jefe de filas del PP a "no esconderse bajo el ala de la gaviota y dar la cara". "Porque el único chapapote que vi yo no es el de las carreteras, sino el de las playas", lanzó Blanco, recordando la gestión de la catástrofe del Prestige del entonces vicepresidente del Gobierno Aznar.

"He hecho más yo por Galicia en un año que Rajoy en muchos más siendo vicepresidente y ministro. ¡Y lo que me queda!", proclamó, tras destacar que en 2009 se ejecutaron en la Comunidad gallega más de 1.800 millones de euros del Gobierno central, en su mayoría procedentes de su departamento. "Tardaremos décadas en que haya una ejecución presupuestaria como la de 2009 en Galicia", concluyó, poniendo en pie a todos los asistentes a la clausura de la Conferencia Política del PSdeG, y remachó: "Rajoy estuvo ocho años y en 2012 haremos balance de los ocho de Zapatero, que estará cuatro más".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha