eldiario.es

Menú

La OLP apoya al Ejército libanés en su lucha contra el grupo radical Fatah

LOS ENFRENTAMIENTOS SE RECRUDECEN DESDE LA INSTAURACIÓN DE LA TREGUA

- PUBLICIDAD -

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) apoyó este viernes al Ejército libanés en el enfrentamiento que protagoniza con el grupo radical palestino Fatah al Islam desde el pasado 20 de mayo en el norte de Líbano.

El responsable de la OLP Abaz Zaki aseguró a la cadena qatarí Al Yazira que el ejército libanés ha decidido "eliminar" al grupo suní radical Fatah al Islam y que cuenta con el apoyo de su organización.

"Se ha tomado la decisión de realizar una entrada estudiada al campo de refugiados (de Nahar al Bared), asegurándose de que los civiles no resulten heridos, para aniquilar a esta banda dentro del campo de refugiados", dijo Zaki.

Fuentes de la oficina de la OLP, que han preferido permanecer en el anonimato, han matizado que el apoyo de la OLP al ejército es "político", incluso en caso de que éste decida entrar a Nahar al Bared.

La misma fuente agregó que la OLP se abstendrá de ofrecer ayuda logística para evitar posibles enfrentamientos entre distintos grupos palestinos.

En 1969, la OLP llegó a un acuerdo con el gobierno libanés por el que el ejército se abstenía de entrar en los campamentos de refugiados palestinos, cuya seguridad quedaba en manos de las propias facciones palestinas.

El grupo suní radical Fatah al Islam es una escisión del grupo palestino Fatah, la agrupación más importante dentro de la OLP, fundada en 1964 para representar las reivindicaciones del pueblo palestino sobre los territorios ocupados por Israel.

Desde el pasado 20 de mayo, milicianos de este grupo radical, que se considera vinculado a Al Qaeda, se enfrentan a tropas del ejército libanés en el campo de refugiados de Nahar al Bared, situado a las afueras de la ciudad septentrional de Trípoli.

Varios medios de información libaneses y árabes han asegurado que el ejército ha tomado posiciones dentro del campamento de refugiados, un extremo que ha sido desmentido por fuentes militares que hablaron bajo condición de anonimato.

Las mismas fuentes negaron que el ejército haya tomado la decisión de irrumpir inmediatamente en la localidad.

A primeras horas de la mañana de hoy se reanudaron los combates entre ambas partes, después de que francotiradores de Fatah al Islam dispararan contra varios puestos militares situados en el perímetro exterior de Nahar al Bared, según fuentes policiales.

Tras el estallido de los combates han ido llegando refuerzos militares al campamento, acompañados por un continuo bombardeo de la artillería contra las posiciones de los milicianos.

Durante todo el día se han podido observar varias columnas de denso humo negro que se elevaban desde los lugares bombardeados, donde los combatientes están atrincherados y cambian continuamente de posición, según varios medios libaneses.

En un comunicado, las fuerzas armadas aseguraron que "los bombardeos están siendo selectivos para evitar alcanzar a los civiles".

Las autoridades aseguran que en el campamento quedan entre 3.000 y 8.000 refugiados, del total de 40.000 que lo habitaban, y que los combatientes mantienen numerosos rehenes para evitar un asalto.

Los enfrentamientos de este viernes son los mas violentos desde la instauración de una tregua, hace diez días, y han causado la muerte de dos soldados libaneses y heridas a otros 18 según confirmaron fuentes militares.

Varios medios libaneses han asegurado que 40 milicianos han resultado heridos, aunque este extremo no ha podido se confirmado.

El Comité Internacional de la Cruz Roja(CICR) instó hoy en un comunicado al ejército y a los combatientes de Fatah al Islam a proteger a los "miles de civiles" que todavía permanecen en el campamento de refugiados.

El gobierno de Fuad Siniora y el ejército insisten en que los milicianos de ese grupo radical tienen que rendirse a las autoridades para ser juzgados por la muerte de 35 soldados en los enfrentamientos que comenzaron hace dos semanas.

"El ejército está determinado a detener y juzgar a aquellos que agredieron a las tropas, a los ciudadanos libaneses y a los refugiados palestinos", afirmó el general Michel Sleiman, comandante en jefe de las fuerzas armadas.

Sin embargo, los combatientes, que según algunas fuentes podrían ser entre 400 y 500, han mostrado su determinación de resistir hasta la "última gota de sangre".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha