eldiario.es

Menú

El PSOE canario se siente presionado por las críticas a su cambio de posición sobre el conflicto en RTVC

Insiste en que tomará una decisión el próximo lunes 13, desautorizando así lo dicho en julio por su portavoz parlamentaria recién nombrada

- PUBLICIDAD -
Ángel Víctor Torres en una reunión con miembros de su Ejecutiva regional

Ángel Víctor Torres en una reunión con miembros de su Ejecutiva regional CANARIAS AHORA

El PSOE de Canarias ha anunciado oficialmente este miércoles que hasta el lunes 13 no tomará una nueva decisión sobre la destitución de Santiago Negrín como presidente del Consejo Rector de Radio Televisión Canaria (RTVC) y sobre el concurso de informativos de la televisión pública, promovido por aquel desde julio pasado y criticado duramente en aquellos momentos por la actual portavoz parlamentaria socialista, Dolores Corujo. El Partido Socialista Canario se siente presionado por “intereses particulares o las legítimas posiciones políticas de otros partidos”, tras recibir críticas por su cambio de posición y por la tibieza con la que ahora aborda esta polémica. Es el único partido de la oposición parlamentaria, junto a la Agrupación Socialista Gomera (ASG),  que mantiene su veto a las iniciativas parlamentarias para remover a Negrín y revisar el polémico concurso, dotado con 144 millones de euros para los próximos ocho años.

En un comunicado hecho público este martes, el PSC expone que vino a exigir el pasado sábado que los Servicios Jurídicos del Gobierno de Canarias aclaren la controversia generada por la convocatoria del nuevo concurso con el "único fin" de garantizar la plena seguridad jurídica del proceso de licitación.

Los socialistas aseguran que tienen "su propia voz" y solo responden ante la militancia y la ciudadanía, y avisan de que no van a tolerar "ninguna injerencia en la adopción de sus políticas o en los acuerdos de sus órganos de dirección".

En esa línea, el partido insiste en que está "comprometido" con la defensa del interés general y el buen uso de los recursos públicos, admitiendo que la crisis de RTVC es un "asunto complejo que exige prudencia", por lo que será "especialmente cuidadoso para no interferir ni alterar procedimientos administrativos si esto supone lesionar la libre concurrencia".

"No nos corresponde interpretar criterios de legalidad; eso corresponde a la administración de justicia, donde ya se ha interpuesto el correspondiente recurso [por parte del actual concesionario], pero no renunciamos a nuestra obligación de ser vigilantes, como lo hemos estado siempre, para que se cumplan las normas de forma estricta", recoge el comunicado.

El PSOE aclara también que tomará una decisión una vez sean resueltas las dudas jurídicas y siempre desde sus propias "convicciones" y sobre el modelo de televisión pública que Canarias necesita.

"En ningún caso aceptaremos presiones, vengan de donde vengan", enfatiza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha