eldiario.es

Menú

El compostaje y la agricultura ecológica reducen los efectos del cambio climático

153 MEDIDAS DE LA ESTRATEGIA CANARIA

- PUBLICIDAD -

Apostar por promover el uso del compostaje de materia orgánica, cómo método de gestión de residuos agrarios y orgánicos, y la agricultura ecológica, son acciones fundamentales para reducir los efectos del cambio climático.

Así lo manifestó el jefe de Servicio de Capacitación Agraria del Gobierno de Canarias, Javier Egaña, quien recordó que usar compostaje orgánico, limitar el uso de abonos para favorecer la agricultura ecológica y fomentar campañas de educación y promoción de la agricultura ecológica son tres de las 153 medidas que conforman la estrategia canaria de lucha contra el cambio climático, elaborada por el Ejecutivo regional.

Afirmó que es necesario que los agricultores disminuyan el uso de fertilizantes químicos, que generan un mayor consumo energético, desprenden grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera y suponen mayores gastos de transportes puesto que no se producen en el Archipiélago, y "apuesten por el compostaje elaborado con materia orgánica".

Javier Egaña reconoció que si todos los agricultores de las Islas decidiesen incorporar el compostaje como tratamiento para el suelo "no habría suficiente para todos", aunque comentó que se cuenta con la materia prima, la tecnología y los conocimientos necesarios para producir la cantidad necesaria.

En una entrevista, Javier Egaña explicó que el compostaje es un producto que sirve para mejorar la estructura del suelo, ya que facilita la captación y retención tanto del agua como del oxígeno, "con lo que la raíz de la planta se alimenta mucho mejor y los procesos biológicos por los que crece la planta son mucho menos forzados".

Hay que involucrar a los agricultores en la elaboración y utilización del compostaje, ya que "es algo nuevo en Canarias, aunque se viene utilizando desde hace muchísimo tiempo en otros lugares", afirmó Javier Egaña.

Durante la elaboración del compostaje es necesario que la materia alcance una temperatura en torno a los 60-70 grados centígrados para acabar así con los microorganismos patógenos que puedan afectar al cultivo, manifestó el jefe de Servicio de Capacitación Agraria del Gobierno de Canarias.

La temperatura se mantiene porque hay unos microorganismos, entre ellos bacterias, hongos o protozoos, que utilizan nitrógeno y carbono de la mezcla, para ir degradando el material hasta el punto de que es usado de forma directa por las plantas.

Indicó además que el efecto del compost sobre el fertilizante permite mantener las condiciones biológicas del suelo sin generar estrés a los cultivos, mientras que los fertilizantes sirven para nutrir la planta y conseguir una mayor rapidez en la producción, por lo que lo ideal "sería lograr un equilibrio entre ambos".

Manifestó Javier Egaña que la cultura del compostaje está llegando a las Islas, dónde se comienza a apostar por este sistema en la agricultura, y prueba de ellos son los cursos de especialización en gestión de residuos orgánicos, o la incorporación del compostaje a las tres escuelas de capacitación agrarias de Canarias, situadas en Gran Canaria, Tenerife y La Palma.

Con los cursos de especialización de gestión de residuos de materia orgánica, que van por su segunda edición, añadió Javier Egaña, se han conseguido resultados importantes como crear una empresa en Tenerife que fabricará compostadoras de jardín, que antes se traían de la Península, o introducir modificaciones en el Plan Especial de Gestión de Residuos en materia orgánica elaborado por el Cabildo de Tenerife, "que era francamente malo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha