eldiario.es

Menú

Europa era la estampita

PAULINO COLOCA A CARLOS PORTUGUES EN LA REPER

- PUBLICIDAD -
Arianne hernandez africa

Arianne hernandez africa

Se desvelaron los nombramientos y se consumaron los designios de José Manuel Soria: Casa África abandona su condición de brazo ejecutor de la política exterior de España en África para convertirse en un chiringuito de chochos y pejines con un secretario de cámara de comercio al frente. El consejo rector de ese organismo, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, aceptó finalmente la propuesta del Gobierno de España para sustituir al embajador Santiago Martínez-Caro por el licenciado en Derecho Luis Padrón. Se inaugura una nueva etapa en las relaciones con África, ahora en inglés, porque el nuevo responsable de Casa África ni siquiera maneja la lengua oficial más extendida en el continente, el francés. Muy elocuente. Veremos cómo se desenvuelve en las tres facetas encomendadas a Casa África: la diplomacia pública, la diplomacia económica y la diplomacia cultural. Ja. El nombramiento de Padrón ha servido para conocer cuál era la estampita que Paulino Rivero ha logrado intercambiar con el ministro de Exteriores, García Margallo. El presidente canario sabía que no podía hacer nada por salvar a Casa África de un nombramiento demencial como el de Padrón porque las presiones de Soria eran indescriptibles, pero jugó sus cartas para que, a cambio, el ministerio incorpore a la oficina de la Representación Permanente de España ante la Unión Europea a un hombre de su cuerda, Carlos Portugués Carrillo, hasta ahora director general de Asuntos Económicos con la Unión Europea. Portugués pasa por ser un alto cargo discretísimo del que pocas cosas trascienden, pero los que tratan con él resaltan su alta cualificación, su capacidad de trabajo y su eficacia. Y a algunas pruebas se remiten. También ha logrado colocar Rivero a la número dos de Casa África, su secretaria general. Por norma es el Gobierno de Canarias el que propone ese cargo, y la elegida ha sido la economista Arianne Hernández González, una joven de 32 años cuya formación y carrera profesional sí está directamente relacionada con la cooperación internacional. También supera al ungido por Soria en idiomas (habla francés e inglés) y, por supuesto, en sensibilidad y formación cultural del continente vecino. Si la dejan, al menos ella parece capacitada para su empleo y para no dejar en ridículo a Casa África a partir de ahora.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha