eldiario.es

Menú

El Supremo ordena el desalojo de la sede de Fred Olsen en Añaza

La naviera abandonó a finales de 2013 el edificio que ha sido objeto de pelea entre los hermanos Petter y Fred

- PUBLICIDAD -
Edificio donde se sitúan las oficinas objeto del litigio judicial.

Edificio donde se sitúan las oficinas objeto del litigio judicial.

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (TS) ha ordenado el desalojo en el plazo máximo de tres meses de la sede central de Fred Olsen en el barrio santacrucero de Añaza, que de todas formas ya fue abandonada a finales de 2013, al preverse la resolución del largo proceso judicial. De esta manera se acepta la demanda presentada por Propiedades Olsen SA, cuyo dueño es Petter Olsen en contra de la naviera dirigida por su hermano, Fred Olsen. En realidad detrás de esta batalla judicial se encuentra la rivalidad entre ambos hermanos que tiene su origen en la propiedad del cuadro El Grito. La obra de Edvard Munch, tal y como dictaron los tribunales, pertenecía a Petter aunque lo intentó vender su hermano, Fred

El Juzgado en primera instancia rechazó las demandas cruzadas que ambas empresas por el edificio de Añaza. Propiedades pidió que se obligara a pagar a su hermano 1,8 millones que se corresponden al uso del inmueble entre abril de 2001 a 31 de octubre de 2007. También se pedía que se ordenara el pago de 245.000 euros en concepto de intereses legales de demora. Por su parte, Propiedades Fred Olsen contestó a esta petición solicitando que se le abonaran 1,3 millones por las obras ejecutadas o un millón por el incremento del valor del edificio. También solicitó que se retuviera la propiedad de la sede central hasta que abonen estas cantidades, imponiendo una sanción máxima de 400.000 euros. El Juzgado en primera instancia impuso una solución salomónica: rechazó ambas demandas y obligó al pago de las costas a partes iguales.

Propiedades Fred Olsen presentó entonces un recurso ante la Audiencia Provincial que acordó sobreseer el pleito. El Supremo sin embargo, mandó a devolverlo a este órgano al considerar que se había incurrido en  infracción procesal y de casación, aunque la Audiencia mantuvo su fallo inicial. Entonces, el Supremo entró a analizar el contencioso y finalmente acordó hace escasas fechas ponerse del lado de Propiedades Olsen SA.

La división de las sociedades, que antes estaban englobadas bajo el nombre de Compañía Fred Olsen, tuvo lugar en 1997, cuando los hermanos Petter y Fred decidieron segregarlas poniéndose el primero al frente de Propiedades Olsen SA y el segundo de Fred Olsen SA. Por medio de este acuerdo se decidió que Petter Olsen se quedara con el edificio, pero permitiera que la otra entidad lo ocupara. Sin embargo, la sociedad indica que Fred Olsen SA nunca ha abonado, al menos desde 2001, renta alguna a lo que ésta ha contestado que en su día se acordó que podía seguir en el mismo emplazamiento hasta que encontrara otro lugar “en un plazo razonable de tiempo”.

Además, la naviera apuntó que nunca se tomó una decisión sobre la fórmula en la que se iba a ocupar este inmueble, tanto si era a través de una cesión, compra o de un alquiler. Propiedades Fred Olsen mantuvo que se ha produjo un enriquecimiento injusto por valor de casi dos millones de euros. Todo ello a razón de unas rentas que oscilaban entre los 23.000 y los 26.000 euros mensuales.

Fred Olsen SA defedió que durante mucho tiempo estuvo negociando la compra del edificio y que incluso se puso sobre la mesa la posibilidad de intercambiar la propiedad por activos turísticos de La Gomera, sin que tras dos años las negociaciones llegaran nunca a buen puerto. A partir de aquí fue cuando Propiedades requirió el desalojo ante los tribunales.

No es la primera vez que los hermanos se enfrentan en los juzgados. En 2006, Fred intentó vender casi toda la colección familiar de pinturas de Edvard Munch, autor de El Grito con un valor estimado de 11,7 millones de euros. Sin embargo, los cuadros pertenecían  a Petter, tal y como había sido la voluntad de la madre, Enriqueta Olsen. Finalmente, los tribunales le dieron la razón al este último.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha