eldiario.es

9

Gracias, director

Están preparando un reconocimiento a Leopoldo Fernández Cabeza de Vaca, quien fuera director durante tantos años de Diario de Avisos. Un grupo de trabajadores del periódico, profesionales que estuvieron a sus órdenes, se esmera para arroparle colectivamente y compartir un brindis, unas expresiones de afecto y una tonelada -¡qué menos!- de nostalgia y de memoria reflejada en infinidad de vivencias, allí en las sedes de Santa Rosalía y Salamanca o en cualquiera de las situaciones que dan sentido humano -e inhumano- a esta profesión. Se lo debíamos.

Podemos asegurar que si alguien lleva el periodismo en las venas ese es Leopoldo. Le conocimos en 1976, cuando nos incorporamos al Diario, una vez cumplido el servicio militar. Llegaba procedente de Europa Press, en sustitución de Gilberto Alemán. El día de la presentación, ya recibimos su primer encargo: tenía referencias de lo que hacíamos en Radio Popular de Tenerife y quería una sección deportiva, que completaban Andrés Chaves y Paco Pérez, muy dinámica, “a ser posible, sin que se escape un resultado”, dijo.

Era exigente, revisaba los títulos, apremiaba el pase de las páginas para que el proceso de producción no se detuviera o no se demorase. Con el paso de los meses, terminó pidiendo que adelantáramos al menos una página de las cinco o seis que asignaban a deportes. Al día siguiente, en su despacho, con el periódico sobre la mesa, marcaba con bolígrafo los errores y advertía la importancia de una sintaxis pulcra para facilitar la comprensión de la información al lector. Como le gustaba el deporte, siempre atendió con interés la sección.

Seguir leyendo »

Raíces y ancestros... Mitos y tópicos regionales

Se aprecian más esas nostalgias vividas de lejos, por quienes en su día tuvimos que sustituir el lugar de nacimiento por otra tierra en la que vivir y desarrollar la entidad humana que nos atavía y adereza para actuar en esta obra teatral titulada vida, cuyo escenario podemos elegir… o el destino nos lo impone porque sí. En ambos casos la suerte determina el acierto y el éxito de decisiones que suelen acompañarse del runrún inquietante por la incertidumbre de la aventura.

Como afortunado, y nunca mejor dicho, terminé recalando en esta “tierra prometida” que nadie me había prometido ni pretendí exigirla al Destino. Quizá la mereciera por haber cultivado previamente valores y principios, superado adversidades con dignidad y respeto hacia la pléyade de adversarios que nunca faltan a lo largo de las sucesivas etapas de la vida; unas de alta montaña; otras cronoescaladas intensas; o largos trayectos en llano que se eternizan entre “abanicos” para sortear el viento y estrategias de equipo porque todo se resolverá en el sprint final…

El Destino parece escrito de antemano... pero cada uno escribe el suyo al dictado del propio albedrío.

Seguir leyendo »

¿Qué sabrán los vecinos?

Con cada víctima de violencia de género, toda la sociedad fracasa. Una familia se queda desolada, también unos amigos y un entorno para el que no hay palabras de ánimo que valgan. Aunque haya quien pueda pensar que somos unas “pesadas” por recordarlo ( así se lo escuché decir a un hombre en la concentración del 2 de octubre en Las Palmas de Gran Canaria en repulsa por el último caso de violencia machista ocurrido en la isla), este 2019 está siendo un año negro. Siete mujeres han sido asesinadas en Canarias (hay otro caso aún en investigación) y 46 en todo el país. 

Ángeles fue asesinada hace unas semanas por su expareja. Conozco su caso un poco más de cerca por proceder del mismo barrio, aunque eso no me da derecho a poder hablar de su historia. Y es que, a pesar de que existe mayor formación, de los acuerdos de buenas prácticas sobre el tratamiento de la violencia de género y en materia de igualdad y de lo que se ha mejorado en los últimos tiempos, aún podemos ver informaciones en la que se utiliza a los vecinos y vecinas como fuente para tratar de recomponer una historia de violencia de género. Me pregunto qué dirían de mí mis vecinos si fuera yo la víctima… ¿qué saben ellos realmente de mi vida? ¿qué podrían decir de mi día a día o de mi historia? ¿acaso me conocen más allá de unas breves palabras? Muchas veces, ni siquiera las personas más cercanas a nosotros conocen al detalle lo que nos ocurre. No saben de nuestras posibles relaciones, ni qué se nos pasa por la cabeza. Por ello, no entiendo ese afán por apoyarse en los rumores de la vecindad. 

Las personas que trabajamos en medios de comunicación tenemos una responsabilidad fundamental para acabar con esta lacra que es el machismo y, por ello, es necesario seguir aprendiendo y que seamos conscientes del poder de las palabras. Debemos grabarnos a fuego que la única causa de un asesinato de violencia de género es el machismo. No hay que buscar otro por qué, no hay que analizar los comportamientos de la víctima, tampoco incidir en la vida del agresor. Preguntar a las personas que vivían cerca de él solo ayuda a victimizar, a presentar una cara más amable o a poder empatizar con él, a justificar de alguna manera por qué lo hizo. Nada de eso importa realmente. Tampoco es más noticia su suicidio que el asesinato. Por otro lado, preguntar a los vecinos y vecinas de ella tampoco ayuda a prevenir un nuevo caso, solo alimenta el morbo de la gente y pone el foco la víctima, cuando el único culpable es quien mata. 

Seguir leyendo »

Eterna Catalunya

Hace más de medio siglo que hice la mili en Catalunya, en Tremp, Lleida, a tiro de piedra de la frontera francesa, y allí nos reunimos universitarios de todo el estado español, y por supuesto muchos catalanes. En el pueblo de Tremp, unos cinco mil y pico habitantes, alquilamos una casa a una señora cuatro canarios para cambiarnos a ropa de paisano, dejar nuestras cosas y tener una base donde organizarnos en los días de permiso.

Un buen día cuando del campamento nos dirigíamos a la casa, un grupo de niños catalanes charlaban y dos policías armados (grises) les llamaban al orden español, hasta que uno de los grises le arreó un fuerte cogotazo a uno de los niños gritándole: "¡habla en cristiano cabrón!" Obviamente, los niños hablaban en su idioma, el catalán, pero a los grises no les gustaba eso, querían que hablaran en castellano, y en aquella época mucha gente mayor del pueblo sólo hablaba catalán y prácticamente desconocía el castellano. Esa imagen de un gris franquista dándole un cogotazo a un niño de unos doce años porque hablaba su idioma materno siempre me acompaña cuando evoco a Catalunya.

Como en el campamento coincidí con muchos universitarios catalanes, y en nuestras correrías, incluso las militares (marchas de subsistencia que organizaba nuestro capitán) pude conocer a muchos pageses (campesinos), y luego en los permisos en Barcelona conectaba con la urbe y toda clase de personas. Puedo decir que llegué a conocer al pueblo catalán en casi todos sus estamentos en una época en la cual no se podía decir Lleida, sino Lérida, ni Girona, sino Gerona, y en todos los estamentos oficiales era obligatorio el castellano y prohibido el catalán que se hablaba mayormente en casa. Un buen amigo barcelonés de la mili me contaba que sus padres tenían miedo todavía de hablar en catalán “no te digo nada en los años 40, te podían enchironar si hablabas en catalán”.

Seguir leyendo »

Por el futuro del Sahel

Foto de familia de la VII Reunión de Enviados Especiales y Socios para el Sahel, en Casa África.

Casa África acaba de salir de otra semana intensa de trabajo, en la que hemos hecho lo que mejor sabemos hacer: ejercer de punto de encuentro y facilitadores para que los procesos avancen, la gente se encuentre y a ser posible, África y el mundo en general mejoren.

El lunes premiamos a Pepe Naranjo, un periodista que es un referente como firma para comprender mejor a nuestros vecinos, entregándole un premio que hemos creado, junto con la agencia Efe, para favorecer la expansión del periodismo en español sobre África. El miércoles abrimos dos exposiciones a los medios: una sobre la infancia en Mauritania, con el apoyo de Unicef y la Embajada de España en ese país, y otra que muestra el buen hacer fotográfico de jóvenes de tres países africanos, Mali, Senegal y Níger, formados por la Cooperación Española. El jueves, finalmente, y durante dos densas jornadas de reuniones conjuntas y bilaterales, servimos para que la Unión Europea y nuestros socios africanos pusieran un granito más en el desarrollo de una zona del continente que es vecina nuestra y que nos preocupa terriblemente: el Sahel.

En este último caso, acogimos el VII Encuentro Informal de Embajadores de la Unión Europea, Enviados Especiales y Socios del Sahel, organizado conjuntamente por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España y por la Unión Europea. Al ministerio lo representaba Fernando Valenzuela, Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, y a la UE, el Representante Especial de esta organización para el Sahel, Ángel Losada. Además de estas dos personalidades, que tanto tienen que decir y hacer en la materia, tuvimos la inmensa fortuna de juntar bajo nuestros techos a los máximos responsables del devenir del Sahel en instituciones como la Unión Africana, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), las Naciones Unidas y el G-5 Sahel. Los nombres de las autoridades que pudieron expresarse, intercambiar opiniones y avanzar en la agenda del Sahel son de altísimo nivel: Maman Sambo Sidikou, secretario permanente del G-5 Sahel; Finda Koroma, vicepresidenta de la Comisión de la CEDEAO; Pierre Buyoya, Representante Especial de la UA para el Sahel, y el Representante Especial de la ONU para África Occidental y el Sahel, Mohamed Ibn Chambas. Les rodeaban y apoyaban Enviados Especiales para el Sahel de la UE, pero también de Estados Unidos, Canadá, Suiza y Noruega. Las reuniones se llevaron acabo de manera privada, en su mayoría, y bajo las reglas de la Chatham House. El resultado, me parece, es una mejor y mayor coordinación entre todos los implicados y un diálogo fluido en todos los sentidos que, estoy seguro, redundará en la estabilización y el desarrollo de la región y en nuestro futuro común.

Seguir leyendo »

La memoria enriquecida de Agustín Espinosa (Yo estuve allí)

-Diré que yo estuve allí...

Cuando se es testigo de un acto o un hecho sobresaliente, se puede afirmar con toda rotundidad, acaso para reafirmar los valores del mismo, que tal presencia es intransferible, que lo vivido o lo palpado es unipersonal y fue posible saborear todo su esplendor.

Fue en el Castillo San Felipe [Espacio cultural], convocatoria de la apertura del curso académico (o de actividades) del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEHC).Se unieron, bajo el título “Los crímenes de Agustín Espinosa”, el escritor grancanario Alexis Ravelo y el músico portuense Ismael Perera. Ninguna otra entidad ha hecho tantos esfuerzos para proyectar la vida y obra del insigne autor portuense que el IEHC. En el que es su año, el año espinosiano, según decidió el Gobierno de Canarias para identificar el Día de las Letras Canarias, el Instituto dotó de contenido sustantivo la tradicional conmemoración del 12 de octubre (fecha con la que arranca el curso que se prolongará hasta el próximo verano) con un acto singular que tenía mucho de experimental -no fue ni una conferencia ni un concierto al uso- y que resultó todo un éxito: por el marco -lleno en el recinto- y por el nivel de los intervinientes, entre los que hay que consignar a los directivos Julio Afonso Carrillo y Margarita Rodríguez Espinosa y al alcalde, Marco González Mesa. Son tantos los aspectos que hay que seguir descubriendo de la producción intelectual de Espinosa, que testimonios como el de Ravelo o la ejecución de Perera al piano vienen a resaltar la dimensión de obra del escritor. Por eso...

Seguir leyendo »

"Yo también viví en el 102"

Se han cumplido cinco años exactos –hoy revivido vía “mis recuerdos de Facebook”– de aquel escandaloso episodio urbano desarrollado en Tacoronte, cuya repercusión mediática sobrepasó algo más que los límites razonables de un activismo irresponsable, que manipuló la buena fe de una opinión pública demasiado sensible al amarilleo de las causas perdidas y receptiva a mensajes humanitarios, en apariencia, pero cargados de picaresca y desvergüenza envueltas en el papel de celofán de emociones reivindicativas, no siempre legítimas.

Berta y Antonio. Dos venerables ancianos que iban a ser desalojados de su vivienda por orden judicial. Una tremenda injusticia que movilizó la conciencia ciudadana en favor de ellos y en contra de su adversario en el litigio: el vecino del 104.

El caso afectó en directo la doctrina de nuestra Asociación en su parcela social y humanitaria, por lo que nos implicamos en el conflicto, muy sensibilizados por la información inquietante que se nos había proporcionado.

Seguir leyendo »

La pobreza y la exclusión social siguen arraigadas en Canarias

Hace unos pocos días se presentó en Las Palmas de Gran Canaria el análisis anual de la exclusión social en Canarias y en todo el resto del Estado español,  el VIII informe Foessa, que fuera presentado por expertos investigadores y por Caritas. En este estudio sociológico se desglosa, de nuevo, el alarmante estado de gran parte de la sociedad canaria que pervive, prácticamente, en la mayor de las miserias posibles. Destaca que un 29% de la clase más depauperada que subsiste en Canarias está al borde de una ignominiosa exclusión social. Canarias ocupa el dolorido lugar de ser la última Autonomía del Estado en exclusión social.

Son, en base a la población de Canarias, 600.000 personas que malviven en nuestras islas. Y de ellas, casi el 16% están próximos a la exclusión severa (siendo la exclusión moderada –según dicho informe– del 13,3% en nuestra región). O sea que, son más de un cuarto del gentío que puebla el Archipiélago, del total de 2.128.000 habitantes que moramos en él. Este apartamiento de la vida normal para gozar del derecho insoslayable de toda persona, en un Estado que es el cuarto de la economía de Europa, a una calidad de vida, consumos responsables y accesos a todos los bienes y servicios prestados por el Estado y la Comunidad canaria, tienen su origen en la carencia de sus economías monetarias.

Y esta penuria por las economías propias de un hogar y las privadas de las personas, lo tienen a su vez, por la escasez en prestaciones laborales con sus pecunios y por la ausencia de puestos dignos de trabajo en nuestras islas. A esta dolencia se une la precariedad laboral que se ha impuesto en el país, merced a las exigencias de las patronales empresariales y la claudicación de los débiles y sumisos gobiernos centrales de turno. Un ejemplo de ello lo es, la última Reforma Laboral aprobada por el Gobierno del PP, por mor de su antisocial ideología política y para satisfacer a la Confederación Empresarial Nacional, omitiendo y desoyendo las demandas en contra de los sindicatos (a los cuales tratan de anular como entes sociales de salvaguarda del trabajador y en sus propuestas). Fue precisamente Canarias la Autonomía de España que en la exclusión social tienen su fundamento en la economía por la falta de puestos de trabajos.

Seguir leyendo »

¿Qué heridas son las que se reabren?

Con las armas pertenecientes a un estado democrático se da un golpe de estado que provoca una guerra civil, con cientos de miles de muertos. Se derriba la democracia y se instaura una dictadura que asesina a más de cien mil personas. Con juicios sin garantías, con aplicación retroactiva de leyes penales. En muchos casos sin juicio siquiera. Se les entierra en cunetas, simas y fosas comunes, ocultando el lugar.

Se construye, con mano de obra esclava de adversarios políticos, un mausoleo faraónico a la "gloria" del dictador genocida, enterrando además en el mismo a los esclavos fallecidos sin identificación alguna.

Localizar esos cientos de miles de tumbas no es reabrir heridas. Las heridas se produjeron a los familiares de asesinados, y no han cerrado pues no saben donde están enterrados. Lo que se reabriría sería la conciencia culpable de los asesinos y sus partidarios.

Seguir leyendo »

Prueba y error

Se suele decir, no con poca sorna, que la economía predice el pasado. Y lo predice porque modeliza un comportamiento a posteriori explicando por qué no se dio lo que se había dicho que se iba a dar. Independientemente de ser sospechoso de defender al gremio, hay que salir a la palestra para decir una serie de cosas. La primera, que no les falta verdad cuando se reexplica la situación. Ahora bien, cuando se afirman de forma (ya sea taxativa o con cierto carácter probabilístico) que algo va a ocurrir si se toman determinadas decisiones, originas cambios en el comportamiento de los diferentes agentes que hacen que ya cambie el pronóstico. En otras palabras, si crees que tienes información suficiente para decir que algo pernicioso va a suceder, aquellos que lo crean o que se verán impactados, terminarán por llevar a cabo acciones que limiten su impacto. O, por el contrario, si el escenario es positivo, haremos lo posible por obtener más rédito de esa situación de presumible beneficio.

Y para muestra un botón. Hablemos del ahorro. Actualmente, las noticias que sobrevuelan sobre nuestras cabezas es que estamos en un proceso de reajuste del ciclo económico: cierto. Ahora mismo, el consumo privado no evoluciona y la tasa de crecimiento del Producto Interior Bruto cae. Y con ella, el empleo, claro está. Pero ojo, que caiga no significa que sea negativa. Es positiva, pero menor. Esa ha sido una de las razones por las que se ha incrementado el ahorro. Pero el denominado ahorro precaucional. ¿Y eso que significa? Que, por si acaso, guardo unas perritas. Y además las guardo en lugares con poco riesgo. Es decir, los anuncios retraen aún más las decisiones de consumo y, por lo tanto, las carteras de pedidos de las empresas, desacelerando el ciclo inversión-empleo-consumo-inversión…

Es cierto que se trata de una simplificación excesiva de la realidad, pero nos vale para cuando queramos apretar el botón del pánico. Una vez activado, hay que planificar debidamente diferentes acciones con el objeto de resarcir la situación anterior por lo que hay que elucubrar la metodología para producir lo que queremos generar, para hacer valer nuestra visión sobre las cosas, para personificar la advertencia en realidad dando por bueno la tan usada y consabida frase “te lo dije”. Y ahí aparece la eliminación de la incertidumbre sobre la base de la credulidad.

Seguir leyendo »