eldiario.es

9
Menú

Un pueblo atlántico sin fronteras

Como todos sabemos, la economía canaria desde sus primerísimos momentos en la historia allá por el siglo quince, se caracterizó por ser una economía extrovertida, abierta hacia el exterior. Y eso, debido a su fundacional especialización en la producción de exportables.  Así, la sociedad canaria tuvo que acostumbrarse, con enorme rapidez, a participar y manejar los intercambios atlánticos negociando con agentes extranjeros. Además, su especial situación geográfica en el mapa de los vientos oceánicos, le facilitó incorporarse en una primera etapa a la Carrera de Indias y, en otra posterior y carbonera (recuérdese el hecho sorprendente que las islas no tenían carbón), a las rutas del Imperio Británico.

Por eso, la Renta de Situación del Archipiélago se vio tremendamente revalorizada por el devenir histórico. Como tan bien se viene estudiando e investigando, sobre todo desde Rumeu de Armas en sus Piraterías y Ataques Navales contra las Islas Canarias (1950). Así, ha quedado patente el enorme valor geoestratégico de las Islas y el subsiguiente interés, por parte de cualquier potencia que aspire a la hegemonía atlántica, de controlar Canarias. Ya que esto le supondría enormes ventajas de todo tipo.

Esta importante particularidad se volvió a comprobar hace poco más de medio siglo, cuando la Humanidad se vio inmersa (por segunda vez en dos décadas) en una Guerra de alcance Mundial. Porque los dos contendientes, los Aliados y el Eje (cada uno por su lado y de acuerdo con sus propios intereses), prepararon sendas operaciones militares (la llamada operación Pilgrin británica y la operación Phoenix alemana) para invadir las islas y utilizarlas como valiosas bases de operaciones.

Seguir leyendo »

Salario mínimo y despido

Se llama como el presidente de Vox, con el que probablemente tenga alguna afinidad más. Santiago (y cierra España) es un empresario (bueno, llámalo equis) al que las medidas del Gobierno le traen sin cuidado. Tiene varias empresas en Tenerife y dicen que está forrado y montado en el euro. Entre sus empresas, tiene una de paquetería, aunque aquí el único paquete es él.

Se ha hecho rico a base de explotar a los trabajadores, aunque él prefiere a las trabajadoras jóvenes e indefensas. En el trabajo es un ogro y actúa como el patrón de un barco de remeros esclavos. Se pasa todo el día gritando a sus empleadas, aterrorizándolas, pagándoles una porquería a pesar de que las hace trabajar más horas de la cuenta, incluidos los sábados.

Este negrero no sabe hacer la o con un canuto, es el típico empresario sin estudios que encima presume de ello porque sin dos dedos de frente ha montado varias empresas con pingües beneficios.

Seguir leyendo »

El alcalde de Moya, sus olvidos y la ampliación del Muelle de Agaete

En junio de 2012 pronunció Hipólito Suárez una conferencia, como alcalde de Moya, en el Club La Provincia. En su charla explicó que se había presentado a las elecciones porque el Plan General de Ordenación (PGO) del municipio había generado muchas reclamaciones y quejas de los vecinos. Estas alegaciones le llevaron a “reclamar que el Plan General fuera paralizado” porque así cumplía con el “sentir general de la población de la Villa”.

Hipólito Suárez relató algunas actuaciones llevadas a cabo como alcalde de Moya para paralizar el Plan General de Ordenación. En primer lugar, negoció con el Gobierno de Canarias para que diera respuesta a las reclamaciones de los vecinos; además, Hipólito Suárez hizo las gestiones oportunas ante el consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias para retranquear el trazado de la carretera GC-2 (a su paso por San Andrés-Pagador) con el fin de liberar la mayor cantidad de espacio en la zona costera. Por último, Hipólito Suárez también negoció con el Gobierno de Canarias para evitar el derribo de viviendas de los vecinos afectados por la ley de Costas. Todas estas actuaciones las llevó a cabo Hipólito Suárez, como alcalde de Moya. porque, según explicó en su intervención, su objetivo era “no dar la espalda a los ciudadanos”.

Sin embargo, hoy, a comienzos de 2019, el Hipólito Suárez presidente de la Mancomunidad del Norte declara que el conflicto sobre la ampliación del puerto de Agaete “ya no se puede resolver. Y el que diga que se puede resolver está mintiendo”. Es decir, la persona que en otro tiempo se atribuyó el derecho de paralizar el Plan General de Ordenación del municipio de Moya, negoció con el Gobierno de Canarias la modificación del trazado de la carretera GC-2  y trató de evitar el derribo de viviendas de vecinos afectados por la Ley de Costas, nos invita a la resignación.

Seguir leyendo »

Nada es tan dramático

Los espacios de socialización se han ido mudando al ciberespacio. En cuestión de veinte años la vida se ha internetificado a toda marcha, se ha diluido por las redes como el ladrillo por las ciudades, como el consumo, la xenofobia y la corrupción.

De los centros urbanos (o megalópolis) unos señores han ido arrancando los bancos, las plazas, los descampados y otros lugares inútiles, ya carne de reestructuración. La utilidad económica es la religión que nos gobierna.

En las calles de los centros hay hoy más terrazas que aceras, más turistas que banderas, hay más bares que personas y más personas que casas para habitar.

Seguir leyendo »

Si no sabes, pregunta (2025, en cualquier ciudad española)

José se encaminó apresuradamente hacia el amplio espacio en el que se agolpaban varios cientos de personas que airadamente enarbolaban varias pancartas y proferían gritos confusos, en una algarabía que parecía más festiva que reivindicativa, que era lo que le habían dicho a José que encontraría en aquella plaza y en la que animadamente esperaba coincidir con algunas personas con las que compartir la inquietud que desde hacía semanas le gorgojeaba.

 José afrontaba el último curso de Filosofía y sentía que, al tiempo que incrementaba más y más teorías de pensamiento alineadas en su cerebro, crecía la confusión acerca de cómo encaminar su propia vida en relación a todo eso que años antes le había impulsado a leer a los clásicos con los que creía entender el mundo. Sin embargo, a pesar de ello, cada día se sentía más desorientado. Quizás, por esa razón, aunque no estaba tampoco seguro de ello, un extraño pálpito le llevó a unirse aquella tarde al bullicio que inundaba varias calles circundantes desde aquella plaza que, por momentos, le pareció a él que emanaba un suave aroma a despertar con ventanas abiertas. 

 Cuando pudo atisbar los primeros brazos en alto que le animaban a unirse a la concentración, comprobó que muchos de los rostros que aceraban su mirada hacia unos cerrados balcones altos de uno de los edificios que abrigaban la plaza, afilaban sus rasgos ungidos por una suerte de rencor que no reconoció entre las vivas emociones que unos minutos antes albergaba en su discurrir por las callejuelas que desembocaban en aquella olla de encontrados sentimientos, tantos como personas se apelotonaban, más unidas por el tono de sus voces que por lo que se acertaba a entender de ellas.

Seguir leyendo »

La cara sandez de un observatorio del paisaje canario

El próximo día 5 de marzo cumple 10 años El Observatorio del Paisaje Canario, un organismo público que, según el entonces presidente de Canarias Paulino Rivero, iba a servir “para canalizar la opinión del mundo de las artes a fin de reforzar el patrimonio natural como elemento clave para reforzar la economía de las islas": Un objetivo bien extraño porque ¿qué significa canalizar la opinión del mundo de las artes? ¿cómo tal cosa refuerza el patrimonio natural de Canarias? Además, el patrimonio natural (su origen volcánico, el clima y la singularidad de su flora y fauna) es la base la economía de las islas, no un mero refuerzo. Para Rivero, "el mundo de la cultura puede y debe aportar también a la sociedad para contribuir a tener esa visión rigurosa, equilibrada, despolitizada y responsable de lo que hay que hacer para respetar y conservar el paisaje". Parece que el entonces presidente del gobierno se refiere con el término cultura exclusivamente al mundo del arte y no al científico, pero el mundo del arte puede aportar muchas cosas pero es difícil que sirva para tener una visión rigurosa, equilibrada, despolitizada y responsable del paisaje y mucho menos que sea de utilidad para su estudio y tratamiento científico. 

Añadió que esta Segunda Bienal tiene como eje conductor una visión del paisaje "desde el punto de vista integral" y destacó que éste "no sólo es un recurso natural, sino también un recurso económico y hay que ponerlo en valor desde esa doble perspectiva". ¿Y para eso hace falta invertir dos millones de euros en una Segunda Bienal, para saber esa perogrullada? Dice el expresidente que el principal enemigo de la protección del paisaje es el crecimiento demográfico, nada dice de las políticas que propician la masificación incontrolada, de la utilización de las zonas protegidas como parques de juegos y deportes de riesgo, no menciona la destrucción de amplias zonas del litoral por puertos innecesarios y más urbanizaciones turísticas, ni las canteras ilegales, ni las carencias en el tratamiento de aguas residuales o la escasez de presupuesto para la conservación, etcétera, etcétera. Pensé que observar el paisaje y velar por su conservación sería la misión del observatorio del paisaje canario, no certificar el crecimiento demográfico, para eso no hace falta especialistas en paisaje ni dedicar millones de euros de dinero público.

En la presentación de este nuevo organismo del gobierno de Canarias, Rivero compareció acompañado por la consejera regional de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, Milagros Luis Brito, y el director de la Bienal de Canarias, Juan Manuel Palerm. Éste afirmó que pretendía convertir a Canarias con la creación de este observatorio en un punto estratégico para la reflexión y el debate internacional sobre el paisaje. Un año antes, en marzo del 2008, fue nombrado director de la Bienal -tras la polémica decisión de dimitir los anteriores directores Virgilio Gutiérrez y Antonio Zayas- a propuesta de vice consejero de Cultura Alberto Delgado. Éste destacó del nuevo cargo que “le interesa mucho el debate, incluso político. La Bienal será una primera piedra para tratar el paisaje desde el punto de vista crítico.” (?) En una entrevista en La Provincia respondía así el catedrático de arquitectura de la ULPGC a la pregunta de porqué había aceptado el cargo “Es una oportunidad para buscar una organización entre los actores que intervenimos en el paisaje.” Pero cuando le preguntan “¿Tiene alguna idea de por dónde irá su proyecto?”Contesta “No. Ni idea.” Insiste, supongo que asombrado, el periodista: “¿Ni siquiera un esbozo? Me rondan muchas cosas por la cabeza. Me gustaría sentarme con muchos agentes que intervienen en el paisaje, por ejemplo con los cabildos.” ¡Y para algo que confiesa que no tiene ni idea le dan un presupuesto de 2.000.000 euros! Pero lo más asombroso está en la respuesta de este supuesto experto en paisaje cuando el periodista le pide que defina el manido concepto: “Podría acudir al diccionario para responderle, pero me parece una frivolidad. Hablando sobre el paisaje de Castilla, José Hierro dijo una cosa muy bonita, que es que en la autarquía española Castilla era el fin del mundo hasta que una serie de gente empezó a escribir sobre los campos quemados de Castilla. El horror y lo atroz era esa visión esperpéntica casi, hasta que aparecieron no sé cuántos señores intelectuales o no intelectuales, sino gente sensible y reflexiva. A partir de ahí todo el mundo ha descubierto que Castilla es maravillosa. En Canarias tenemos un gran problema: Manolo Padorno hizo mucho por esto y también Pedro García Cabrera, pero no hay tantos escritores que hayan profundizado en la reflexión sobre el paisaje en Canarias. Todavía no hemos llegado, pero tenemos unos actores reales, por ejemplo arquitectos y artistas, que están demostrando que han llegado individualmente. Pero a nivel colectivo a nivel social... Creo que la Bienal tiene que contribuir a ello.” Incapaz de explicar un concepto, sobre el que existe una extensa y más que centenaria bibliografía ( está claro este “experto” la desconoce porque nunca la cita) contesta algo que no parece qué tenga relación con la pregunta y, además, con una prosa ininteligible. A canarias, en su opinión, le faltan escritores que reflexionen sobre el paisaje. Si esto fuera así, no se entiende que el Observatorio no destine sus presupuestos a concursos literarios.

Seguir leyendo »

Pedaleando que es gerundio

Dice en un artículo de opinión el señor Jaime Pérez Llombet, que muy amablemente me ha dedido a mí y a la moción que llevamos al Pleno de La Laguna, que la iniciativa que presentamos para que se reduzca la jornada laboral al personal del Ayuntamiento que vaya en bici al trabajo (en 30 minutos semanales, es decir, 6 minutos al día), es discriminatoria. Cito textualmente: “En primer término, cabe catalogarla de medida discriminatoria”. Sé que el Señor Pérez se ha leído la moción. Lo sé porque lo comenta más abajo, cuando dice: “Aplaudiendo la buena fe de María José Roca, impulsora de una moción que va más allá de lo de las bicis (siendo justos, hay que decirlo)”, pero en el redactado de la crítica olvida comentarlo, sin ninguna mala fe, estoy convencida.

¿Por qué es importante leer el resto de la moción? Porque soluciona estos supuestos problemas de discriminación de los que, quien también fue, por cierto, ex Director General de Comunicación del Gobierno de Canarias de CC en 2007, se preocupa tanto.

Por un lado, en la moción reivindicamos por enésima vez la necesidad de la intermodalidad en el transporte público y, ¿qué es esto señor Pérez? Pues ni más ni menos que lo que le quita a usted el sueño, que el personal funcionario o cualquier otro vecino, vecina o turista pueda poner su bici en la guagua (ese método de transporte que Coalición Canaria está asfixiando) y desplazarse por ejemplo de Punta del Hidalgo o Bajamar hasta el Intercambiador y, desde ahí (que ya hay un ratito de pedales), venir hasta las dependencias municipales haciendo ejercicio, que por la orografía de La Laguna tampoco da para sudar mucho. Si además la persona que vive en La Cuesta (por poner otro de sus ejemplos), tiene la suerte de que CC cumpla con lo escrito en el Plan General de Ordenación y se empiecen a construir los carriles bicis que aparecen (otra de las propuestas de la moción), pues pueden subir en tranvía al casco y bajar en bici con total seguridad.

Seguir leyendo »

Una isla de progreso

Empieza un nuevo año y creo necesario revisar en qué punto nos encontramos en el desarrollo de nuestro compromiso de gobierno del Cabildo de Gran Canaria y las características que identifican nuestro proyecto de progreso y de defensa de la isla y de una Canarias equilibrada.

Gran Canaria necesitaba una propuesta de desarrollo original, diversificada, sostenible y de futuro y durante estos tres últimos años hemos trabajado duramente para hacerla posible. Respondemos a grandes retos que pretenden mantener el liderazgo de innovación y solidaridad y no perder la iniciativa que nos ha hecho ser históricamente  una sociedad de vanguardia. La crisis con la que iniciamos la década generó incertidumbres sociales y económicas que estamos reorientando desde 2015 con el proyecto transformador que impulsamos desde el gobierno de la isla. Sufrimos además la presión del Gobierno de Canarias que margina y relega las necesidades de Gran Canaria en presupuestos, orientación administrativa, legislación y consideración política.

El trabajo iniciado, con una política inversora de casi mil millones de euros y más de mil quinientas obras extendidas por todo el territorio insular, como no se había realizado nunca en el Cabildo de Gran Canaria, quiere colocar a nuestra isla en condiciones de afrontar con éxito la próxima década. No nos conformamos con los niveles de desigualdad y pobreza que subsisten a pesar del evidente crecimiento que hemos experimentado en el último trienio. Podemos ser referentes de sostenibilidad y desarrollo medioambiental aprovechando los recursos naturales. El crecimiento turístico tiene que ser compatible con una diversificación económica que nos haga menos dependientes. La sociedad del conocimiento agranda las oportunidades que tiene nuestra isla por el gran valor de nuestro capital humano y las ventajas estratégicas y fiscales. Somos una isla con enormes atractivos culturales que nacen de una historia que nos identifica y de un presente que sabe crear y abrir nuestras puertas a públicos de todos los continentes.  

Para responder a estas necesidades nuestro gobierno está concentrado en sus tareas y alejado del ruido de la inestabilidad. Al mismo tiempo gobernamos libres de cualquier hipoteca a intereses particulares o partidistas. Pero sobre todo los grancanarios y grancanarias de hoy podemos sentirnos orgullosos de contar con un gobierno insular limpio, alejado de ese enorme mal que aqueja a demasiadas instituciones públicas españolas como es la corrupción. Contamos con un equipo centrado en el proceso de transformación. El Cabildo en este mandato no es noticia por sus enredos, sino por sus propuestas, por la acción, por las decisiones de progreso.

Tengo el honor de presidir un gobierno del SÍ a los grandes compromisos con Gran Canaria y nos alejamos constantemente de esa corte de profetas del pesimismo que se alegran de difundir malas noticias, aunque para ello tengan que retorcer la realidad o ignorar los datos positivos de crecimiento del empleo y dinamización económica que deberían llenarnos de alegría. No pueden dirigir el gobierno insular quienes no participan de la satisfacción general al comprobar que la isla avanza y además está defendida ante quienes la intentan frenar o excluir. Gran Canaria debe ser la referencia preferente de quienes somos servidores públicos y debería ser también de quienes son inversores o trabajadores en esta tierra, porque una traición hoy es una debilidad para los próximos años.

Tengo la satisfacción de estar a la cabeza de un gobierno que no se arruga cuando tiene que decir NO a iniciativas que ponen en riesgo el modelo de futuro que defendemos para Gran Canaria. Cuando nos agreden, desde fuera y desde dentro, los que no aceptan la soberanía de la política y las instituciones. Frente a esta posición injusta estamos decididos desde el Cabildo de Gran Canaria a dar voz, a liderar el bloque del progreso, de la innovación, del orgullo de pertenecer a una sociedad esforzada y trabajadora como la grancanaria. Sociedad de transformación frente al bloque del pesimismo; sociedad de la dignidad frente a la sumisión; sociedad del optimismo frente a los agoreros de dentro y de fuera; sociedad cohesionada frente a quienes nos desean divididos y enfrentados. Debemos saber que ha terminado el tiempo en que en esta isla había silencio cómplice. La sociedad grancanaria debe tener muy claro que cuenta con un Cabildo que no va a retroceder un centímetro en la defensa de lo que pertenece a Gran Canaria, sabiendo que si lo explicamos contribuimos a una Canarias más solidaria.  

Hay políticas centrales que definen este periodo. Decimos SÍ al desarrollo de la ecoisla, a la generalización de las energías renovables y a la soberanía energética. Decimos SÍ a la recuperación del sector primario y a la soberanía alimentaria. Decimos SÍ a un modelo de desarrollo sostenible que priorice la lucha contra el cambio climático. Decimos SÍ a la reforestación de nuestras cumbres. Decimos SÍ a una sociedad cohesionada. A crear empleo estable y a modernizar y extender el estado de Bienestar. Decimos SÍ a un turismo diversificado que garantice la atención a una demanda muy variada. Decimos SÍ a una isla unida donde todos los municipios se sientan atendidos. Decimos SÍ a una economía circular que aproveche todos nuestros recursos. Apoyamos la revitalización del comercio y la producción industrial. Decimos SÍ a innovar, investigar y colaborar con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria para desarrollar la sociedad del conocimiento. Decimos SÍ a un presupuesto expansivo e inversor que reactive nuestra economía y por tanto el empleo como ha ocurrido durante los últimos años. Decimos SÍ a políticas de igualdad de género que luchen contra la violencia machista. A la transparencia, la solidaridad y la participación ciudadana. Decimos SI a avanzar hacia una movilidad sostenible en toda la isla. Decimos SÍ a una economía azul de vanguardia. Decimos SÍ a la industria audiovisual y de contenidos digitales.

Tenemos la satisfacción de coincidir con las prioridades que expresan los sectores más dinámicos de la sociedad. Las sociedades que progresan son las que afrontan las urgencias con optimismo, voluntad de cambio y persistencia en los objetivos. Ese es el estilo que hemos querido imprimir a nuestra acción de gobierno, huyendo del negativismo destructor.

En este proyecto es fundamental el apoyo, la conciencia y la implicación de nuestra gente porque no es un proyecto de tecnócratas o de buscadores de negocios. Y como en todas las grandes conquistas de nuestra sociedad necesitamos desarrollar el sentimiento de identificación y pertenencia a la isla. Las ideas solas no mueven grandes procesos de cambio y Gran Canaria está comprometida en una de esas apuestas que la han hecho ser pionera.

Pero también debemos ser claros. Nuestras políticas suponen decir NO a la sumisión a poderes económicos o políticos que no piensan en el interés general. Suponen decir NO a la instalación de regasificadoras que nos hagan retroceder décadas en la lucha contra el cambio climático. Suponen decir NO al crecimiento descontrolado que hipoteque nuestro territorio y nuestro paisaje. Suponen decir NO a la precarización laboral que empobrece a miles de trabajadoras y trabajadores. Suponen decir NO a la reducción de inversiones en las políticas sociales fundamentales como la sanidad, la educación o la dependencia. Al deterioro de los servicios públicos. Suponen decir NO al insularismo que desvertebra nuestra sociedad. A perpetuar un régimen que propicia desequilibrios alarmantes y un déficit democrático desde el consentimiento de unos pocos empresarios, algunos medios de comunicación y partidos muletillas. Suponen decir NO a quienes fían el futuro de nuestra tierra a que nos convirtamos en paraísos fiscales o en base de la OTAN.

Les aseguro que este compromiso lo estamos viviendo con pasión. Y noto que este sentimiento de ilusión es creciente en sectores importantes de nuestra sociedad. Muchas organizaciones y personas  me transmiten su percepción de que vivimos un tiempo de transformaciones que permitirán a nuestros descendientes seguir viviendo con dignidad en la isla en la  que nacieron. La concesión reciente al Cabildo de Gran Canaria de la Medalla de Oro de la Cámara de Comercio, que representa a más de cincuenta y seis mil pymes, atestigua que esta sintonía está extendiéndose y es clave para afianzar el cambio que deseamos.

Estamos ante un proyecto común que convoca a todas y todos quienes se sienten grancanarias y grancanarios. Es momento de volcarnos en favor del progreso de Gran Canaria que es tanto como contribuir a una isla cohesionada en lo social, con preferencia por el equilibrio medioambiental y consciente del liderazgo que debe seguir desempeñando en una Canarias equilibrada. Las oportunidades en la vida personal y social no podemos dejarlas pasar. Estoy convencido de que de nuevo Gran Canaria ganará todos los retos a los que se enfrenta en la próxima década por la tenacidad, la innovación y la rebeldía de la mayoría de nuestra gente. El Cabildo de Gran Canaria, como en las grandes ocasiones, quiere estar a su altura.

Seguir leyendo »

Asfalto prioritario

Es llamativo contrastar el contento que se aprecia en habitantes de sectores o barrios de cualquier  municipio cuando se ejecutan tareas de repavimentación. Sea porque es una antigua demanda sea porque las vías están pletóricas de baches hasta parecer barranquillos sea porque se han convertido en intransitables, lo cierto es que pocas veces se ha visto un grado de satisfacción tan alto por la renovación del asfaltado,  por un rebacheo de esos que se hacen sin maquinaria adecuada, sin muchos miramientos y hasta con materiales de dudosa resolución, tal es así que la jerga popular como la ha bautizado como 'piche gomero'.

Y la gente se queda contenta quizá porque está cansada de decírselo al edil del distrito, de sumarse a algún debate doméstico en su asociación vecinal o porque ya lo ha escrito en su red social tropecientas veces. Es ciertamente asombroso: con qué poco supera la incomodidad y el conformismo, o alcanza el bienestar. Igual un dotacional, cultural, deportivo o recreativo, tiene deficiencias prolongadas y no se preocupa tanto y protesta menos. Pero, en llegando a calles o vías con hoyos y desperfectos, nada como verlos reparados y conducir a gusto o cruzar sin temor a caídas y resbalones.

Asombro porque ni siquiera debería ser una exigencia. Se supone que la administración competente debería velar por el mejor estado de las vías públicas. Para ello habría de partir de un mínimo seguimiento y la correspondiente observancia, contado con un equipo de mantenimiento o contratando regularmente los servicios de una empresa que ejecute los trabajos sin demasiadas dilaciones. Además, no es difícil tramitarlo.

Seguir leyendo »

La Economía Circular se impondrá en todo el mundo

La Economía Circular es un sistema aplicado a un modelo de economía productiva. Este patrón de producción tiene por esencia revalorizar los productos de uso y consumo para la continua reutilización de todo lo aprovechable de dichas materias. Se realiza con todos los restos de los productos biológicos generados por la naturaleza y que consumimos en primaria necesidad; así como los productos que son envasados en distintos materiales, y que estos puedan ser reaprovechados para su reindustrialización y puesta de nuevo en uso comercial. Estos procesos disminuyen el excesivo desaprovechamiento de los recursos al hacer menor gasto en la fabricación, y por ende, en las energías para su fabricación.

Es esta una propuesta de varios países de la Unión Europea –aún bajo mínimos en su práctica– del Parlamento Europeo y el Consejo Europeo con el buen fin de disminuir el exceso de residuos y en la creación de una nueva industria del empleo. Es, en definitiva, el desarrollo de una explotación equilibrada, un innovador e inteligente crecimiento económico; además de ser un procedimiento muy ecológico, al evitar emitir los perniciosos CO2 a la atmósfera con la reducción de los efectos del cambio climático (el cual ya es acuciantes sobre nuestra climatología y dolencias paralelas).

Este tipo de economía circular es sobremanera, una forma de hacer ecología y conservar un medio ambiente en su pulcra y urgente toma de conciencia. El planeta tiene unos límites en la extracción de sus productos naturales y minerales, y en cualquier un momento se acabarán por la loquinaria sobreexplotación de esos recursos, que tendrán su fin. Las mercancías artificiales diseñadas por la industria para presentar los contenidos de sus productos de cara a su venta y consumo, también tendrán su radical terminación, por ser elaboradas para un único uso, acabando en el vertedero de basuras (o en el medio ambiente). Y son estos precisamente, los que tanto daño hacen a los ecosistemas.

Seguir leyendo »