eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Antonio Morales

Presidente del Cabildo de Gran Canaria y exalcalde de Agüimes.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4

Cumbre de mi Gran Canaria

Lo conseguimos. El pasado domingo día 7 de julio, la UNESCO, después un intenso trabajo de más de cuatro años ha declarado a Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria como Patrimonio Mundial. Ya ustedes conocen sobradamente la noticia, pero no quiero dejar de compartir una reflexión más amplia sobre este hecho histórico. Es el momento de agradecer el trabajo realizado por José de León, Julio Cuenca, Cipriano Marín, Carlos Ruiz, Oswaldo Guerra y tantísima gente que, desde el área de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo, han liderado un proyecto que nos ha llevado hasta este reconocimiento.  Y no puedo olvidar que esta ha sido una propuesta transversal en la que han participado el anterior gobierno insular (Larry Álvarez escuchó la idea por primera vez con mucha sensibilidad) y distintas consejerías insulares y para la que también hemos tenido siempre el apoyo de decenas de expertos, de los ayuntamientos de Gáldar, Agaete, Tejeda y Artenara, de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias y del Gobierno de España. 

Sin la menor duda, estamos ante un hecho histórico, de especial trascendencia para el futuro de Gran Canaria. Vivimos en una isla singular que atrae por su situación geográfica, por su biodiversidad, por sus condiciones naturales, por su vanguardismo y cada vez más, por su riqueza patrimonial. El gobierno de la isla de Gran Canaria quiere asentarse en la modernidad, valorando la herencia que tenemos el orgullo y el deber de reconocer, de conservar, de difundir y de proteger. Soy consciente del enorme poder social que supone tener un proyecto realista de transformación, sustentado en un legado riquísimo que explica en parte quiénes somos,  qué rasgos culturales aportamos al mundo. Los grancanarios y grancanarias sabemos que tenemos una gran responsabilidad por la enorme riqueza patrimonial que hemos heredado. 

Seguir leyendo »

Gran Canaria y su gente de valía

El Cabildo de Gran Canaria convocó a la sociedad grancanaria el pasado viernes 15 de marzo de 2019, en el Auditorio Alfredo Kraus,  para celebrar su centésimo sexto aniversario. Desde hace algunos años ese acto se centra fundamentalmente en reconocer y homenajear a personas e instituciones que han contribuido con su trabajo a hacer posible la isla que queremos. Los pueblos necesitan símbolos, referentes que alumbren y señalen los caminos, y el acto profundizó en la identificación de esos faros que hacen mejor el camino por el que transitamos para forjar sueños colectivos de futuro. Hombres, mujeres y organizaciones sociales propuestas por el Cabildo para ser distinguidas por su aportación a la construcción de la historia de nuestra isla. Esta sociedad, este sistema de las prisas y lo inmediato, impide, en muchas ocasiones, pararnos a reconocer el valor de personas e instituciones que viven y trabajan a nuestro lado y que tanto contribuyen al bien común. Tenemos que obligarnos siempre a transmitirles la felicitación, el agradecimiento y la satisfacción porque enriquecen nuestro capital social al ponerlo a disposición de todos y todas. Son premiadas y premiados por su valía, pero sobre todo por su generosidad por compartir lo que son y lo que crean.Tenemos razones para festejarlo. Son la cara visible de una sociedad que progresa a pesar de las contradicciones y desigualdades; de una colectividad plural, innovadora, comprometida, trabajadora, solidaria… Nos llena de optimismo pensar que son hijos de esta tierra y por tanto no serían lo que son, sin una familia, una escuela, un barrio, una empresa, unos amigos, unas organizaciones sociales que los han ido conformando. Se premia a una grandeza personal o colectiva y, a la vez, se proclama que nuestra comunidad genera frutos que la ennoblecen y que debemos persistir en ese camino frente a la violencia, el egoísmo, la cerrazón o el catastrofismo. Una sociedad sana debe necesariamente reproducir lo que estas personas y colectivos representan para amplificar el modelo y que todos nos miremos en la trayectoria que les ha permitido ser reconocidos como referencias de un pueblo maduro.  Junto a los que les han precedido en este Tagoror de la sabiduría, de la implicación social, de la solidaridad, de las artes, de la economía, del deporte, del folklore, de la ciencia, del turismo, del medio ambiente… constituyen una guía, un espejo en el que mirarnos para seguir afrontando la tarea más noble de un ser humano: construir una sociedad mejor. Son expresión de una isla que no se rinde, incluso en los momentos más difíciles. Tal vez sea esta una característica de nuestra gente, la capacidad de crear, de innovar, de ser resilientes en los momentos difíciles o de falta de horizontes. Nos sobreponemos a las limitaciones de un territorio reducido, aislado, pero a la vez afortunado gracias al empuje de su gente y a su ingenio para convertir en oportunidades el mar, el viento, el sol, las montañas sagradas, el paisaje, la tierra herida  y nuestra posición estratégica entre tres continentes. A lo largo de nuestra historia, los grancanarios y grancanarias hemos luchado permanentemente frente a las dificultades, demostrando pujanza y laboriosidad para mejorar las condiciones de vida de este territorio. Son muchas las personalidades y las entidades, tanto reconocidas como anónimas,  que lo han hecho y lo hacen posible. Porque la isla y sus habitantes formamos parte de un mismo ser, una misma raíz e identidad fruto de un constante esfuerzo transformador y de progreso que nos ha conducido a crear unas infraestructuras portuarias, aéreas, sanitarias, turísticas, educativas, asistenciales, culturales, medioambientales y de investigación entre las más avanzadas en el mundo.El viernes celebramos este aniversario juntos porque el Cabildo y la sociedad formamos una misma realidad. Pocas instituciones han sido más permeables a la hora de representar y liderar los anhelos de nuestra gente. En la construcción de la isla que deseamos es fundamental la participación del Cabildo que hoy defiende como nunca la necesidad de construir su futuro desde una propuesta de ecodesarrollo que busca una sociedad más justa e igualitaria, la potenciación de los valores democráticos en estos tiempos de incertidumbre y un modelo económico sostenible que proteja el territorio y el paisaje, que avance en mayores cotas de soberanía energética, hídrica o alimentaria, que potencie un turismo diversificado, la economía azul, la economía circular…  Con esa certeza de comunidad que a la vez es isla se organizó la primitiva monarquía de Agaldar y Telde, o el reinado de Andamana. También lo entendieron así los primeros colonos de la ciudad-isla que surgió con la conquista. Y fue también común la lucha de toda la isla frente a piratas o en la victoria de 1599 en El Batán por las milicias movilizadas ante un ejército holandés que saqueó e incendió la ciudad. Esta isla ha crecido en una lucha permanente frente a enemigos externos y epidemias o desastres, y en tiempos más recientes, para conseguir  infraestructuras educativas, sanitarias, sociales y el autogobierno que necesita y reclama su población.Nuestra personalidad tiene un carácter atlantista y global, con su vínculo geográfico con el continente africano que nos pobló; la Europa que nos conquistó y  la América que nos acogió cuando peor lo estábamos pasando, quizás porque siempre fue consciente de que desde aquí Colón cruzó el “mar tenebroso” y que, más tarde, parte de nuestro modelo urbano se reprodujo después en aquellas tierras.Pero nuestra identidad sigue en construcción, descubriendo nuevas perspectivas, como indicara Manolo Padorno al considerar la identidad canaria como "una búsqueda constante… hasta ahora los espejos en los que nos hemos mirado, han deformado nuestra imagen, ha estado demasiado lejos, nos ha diluido, es incompleta. Estamos en esa búsqueda”.Tony Gallardo, en el Manifiesto de El Hierro, reclamaba en 1976 el carácter autóctono de nuestra cultura. Vinculando nuestra universalidad a nuestros orígenes y nuestra solidaridad continental al aislamiento. Una síntesis de los planteamientos encadenados a nuestra naturaleza, nuestro paisaje, nuestro pasado y nuestras oportunidades que se han mantenido a lo largo de los siglos, desde Bartolomé Cairasco de Figueroa (siglo XVI), Antonio de Viana (siglo XVII), hasta José Viera y Clavijo(siglo XVIII), Graciliano Afonso o Rafael Bento y Travieso (siglo XIX). Pero ha sido en el último siglo, coincidiendo con la creación de los cabildos cuando más se ha hecho hincapié en la articulación del discurso sobre el carácter isleño y lo insular. La mejor mirada la tenemos sumando perspectivas como las que nos ofrecen Josefina de La Torre como mujer polifacética y pionera que comparte con Saulo Torón, Tomás Morales o Alonso Quesada el amor intenso por el mar y la naturaleza que nos abraza. Y debería incluir, igualmente, a cientos de mujeres y hombres que no caben es este texto y que hablan de la riqueza de la cultura canaria. Me acuerdo de Lola Massieu, de Pino Ojeda, de Jane Millares y de tantas otras que nos ennoblecen y trascienden.Es un tema abordado además desde el debate filosófico y psicosocial con diferentes posiciones y perspectivas. De Benito Pérez Galdós y su visión cosmopolita, a los escenarios opresivos del siglo XIX retratados por Domingo J Navarro Pastrana, o a la imagen de lo isleño recuperada a través de los artistas de la Escuela Luján Pérez, sin olvidar las posiciones sobre la fusión cultural que plantean Juan Rodríguez Doreste y Antonio Lozano, al que hoy rendimos homenaje, o el endémico trastorno del sometimiento planteado por Manuel Alemán.Son muchas las claves, como hemos visto, para entender nuestra realidad insular, pero entre el centenario que finaliza de la Escuela Luján Pérez  y el del artista César Manrique que comienza, debo resaltar la frase que orientó a nuestro lanzaroteño universal, y que tomó de otro grancanario, nuestro inmenso Néstor Martín-Fernández de la Torre, quien tuvo como lema “hacer de la vida una obra de arte”. Como han hecho y hacen estas personas y entidades que recibieron los símbolos de esta isla representados en el Roque Nublo y en el Can, por su contribución a la construcción de esta sociedad insular y las que pasan a ser hijos adoptivos o predilectos por su aportación a nuestra comunidad y como ejemplos de superación.El Cabildo Insular, hasta en su denominación, es una recreación canaria que responde a la necesidad de autogobierno de unas islas ancladas en medio del Atlántico para las que no se adecuaba la administración peninsular. El tiempo ha dado la razón a quienes inspiraron la Ley de Organización Administrativa del Archipiélago aprobada por el Congreso español el 1 de julio de 1912 por la que se creaban los Cabildos.  Durante estos 106 años el Cabildo de Gran Canaria ha sido un instrumento de progreso y modernización indudable de nuestra isla. Entonces resultó insuficiente para quienes aspiraban a la división provincial. Hoy, con el paso del tiempo, el Cabildo es una institución querida que representa junto a los ayuntamientos, el lugar más cercano donde los derechos, las necesidades y las aspiraciones colectivas encuentran una proyección y una articulación legítima y sentida. Con la creación de la administración autonómica pareció que el papel de la isla se desvanecía. Paradójicamente, ha sido todo lo contrario. El Cabildo vuelve a ser el contrapeso que exige equilibrio, respeto, consideración a los derechos de Gran Canaria. Nuestra sociedad ha estado movilizada durante todo el siglo XX para encontrar el encaje donde se reconociera la pujanza, el dinamismo y el liderazgo que económica, social y culturalmente hemos representado. Déjenme que cite también aquí y ahora, aprovechando que se acaba de cumplir el doscientos aniversario de su nacimiento, al alcalde de la capital de la isla, Antonio López Botas, que desde su “Partido Canario” defendió siempre el lema “Todo por y para la Gran Canaria”. Con frecuencia, nuestras plazas y nuestras calles se han llenado de gente para reivindicar cambios que permitieran el desarrollo de nuestra isla. La última vez nos encontramos en la exigencia de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Hoy hemos avanzado en algunos aspectos, pero subsisten inercias, desconsideraciones, desequilibrios, acaparamiento que no podemos aceptar y que no vamos a silenciar. Porque queremos un trato justo y equilibrado para todas y cada una de las islas.Esta historia que celebramos es la que nos permite soñar con un futuro que haga posible a nuestros hijos y nietas disfrutar de las oportunidades que se merecen. Aspiramos a una isla solidaria y cohesionada donde reduzcamos las desigualdades y todas y todos podamos vivir en plenitud de derechos. No hay recuperación sin plena inclusión. Tenemos que seguir impulsando políticas y acciones por la igualdad de género que afecten a todas las dimensiones de la vida social, cultural, económica y política. De nuevo nos lo ha recordado la ciudadanía en la calle el 8 de marzo.Queremos hacer de Gran Canaria una ecoisla de vanguardia y referencia. Tenemos todas las condiciones naturales para serlo. Nuestro desarrollo ha estado ligado a la innovación y al talento. Queremos seguir avanzando de la mano de nuestra Universidad y de las entidades de investigación y desarrollo para que la Investigación al máximo nivel encuentre en Gran Canaria la mejor plataforma para proyectarse internacionalmente. Queremos también ofrecer al mundo las riquezas culturales y patrimoniales que conservamos. Nada nos haría más felices que poder compartir el año próximo esta celebración con la alegría de que Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria hayan sido declaradas Patrimonio mundial de la Humanidad.Somos un pueblo con identidad porque muchas personas y organizaciones le ponen rostro, relato, emoción y ejemplo. Sus biografías nos obligan a ser exigentes, incansables en la defensa del presente y del futuro de Gran Canaria. Juntos lo podemos alcanzar. Como nos cantó Josefina de la Torre:

¡Mañana, horizonte en niebla/

Seguir leyendo »

100 días de Gobierno

La tradición de señalar los cien primeros días de Gobierno como un periodo especialmente significativo en el mandato de una institución, al fijar los cimientos del proyecto político a realizar, tiene su origen para algunos analistas en la restauración del imperio de los Borbones, a principios del siglo XIX en Francia. Tras su evasión de Elba, Napoleón llegó a París el 20 de marzo de 1815. Cien días después –el 28 de junio del mismo año- y tras su derrota en la batalla de Waterloo fue confinado definitivamente en Santa Elena, volviendo Luis XVIII a ocupar su lugar como rey de Francia. El conde de Chabrol utilizó esta expresión para dar la bienvenida al rey.

Pero es su interpretación contemporánea la que en la actualidad da más significado a esta práctica no escrita que ha adquirido casi el rango de ley. En 1933, en  plena crisis económica provocada por el crack del 29, Franklin D. Roosevelt accedió a la presidencia de EEUU con la firme convicción de afrontar este grave problema con audacia y decisión. Y planeó que en cien días tenía que hacer posible una serie de medidas que combatieran la crisis que asolaba a su país. “Actuar y actuar ahora” fue el lema que le llevó en volandas a aprobar en ese tiempo 15 leyes importantes y a poner en marcha el  proyecto New Deal que inyectó dinero a raudales en la economía del país para construir infraestructuras públicas (justo lo contrario de lo que han hecho la Troika y los gobiernos europeos para afrontar la recesión que padecemos).

Seguir leyendo »

Más crudo cada día

Al ritmo en el que lo estamos consumiendo, las existencias de petróleo en el planeta son cada vez más limitadas. Son innumerables los informes que señalan que, de mantenerse la espiral actual de consumo de los combustibles fósiles, en apenas cuatro o cinco décadas agotaremos este recurso. Imprescindible en estos momentos para la industria, la agricultura, la alimentación y el desarrollo social y económico del mundo, estamos quemando y desaprovechando el petróleo, por tanto, a una velocidad endiablada. A pesar de las advertencias de la comunidad científica acerca de los efectos dañinos e irreversibles del cambio climático, alrededor de un centenar de industrias petroleras producen el 80% de los gases de efectos invernadero y solo Chevron-Texaco, Exxon-Mobil, BP y Shell generan el 10% del CO2 que se emite a la atmósfera. En el entorno del petróleo se mueven intereses económicos, políticos y geoestratégicos de una dimensión incalculable que frenan con virulencia la búsqueda de alternativas limpias propiciando, como comentaba en un texto anterior (Una guerra civil energética) una confrontación global entre fósiles y renovables.

El control de las extracciones de crudos, de su comercialización y de su precio han propiciado y siguen propiciando cruentas guerras planetarias (Angola, Argelia, Sudan, Congo, Irak, Nigeria, Yemen, Afganistán, Indonesia, Libia, Siria...), numerosos golpes de Estado en África, Latinoamérica y Asia, prácticas corruptas y violentas por doquier, guerras civiles, afianzamientos de las dictaduras y debilitamientos de las democracias y el dominio de la industria petrolera sobre partidos políticos, gobiernos y estados en casi todos los rincones de la Tierra. Miguel Sebastián acaba de declarar que el peor lobbie al que se tuvo que enfrentar fue el del petróleo. En las últimas semanas estamos asistiendo a una demostración palpable de todo esto. La situación que se vive en Ucrania y Crimea no es ajena a la pretensión de EEUU de disputar el control del corredor energético euroasiático, poniendo en cuestión el suministro por parte de Rusia de la cuarta parte del gas que demanda Europa, que pasa en un 80% por Ucrania.

Seguir leyendo »

Una guerra civil energética

Jeremy Leggett es un activista a favor de las energías renovables. Doctor en Ciencias de la Tierra y Geología por la Universidad de Oxford, trabajó durante muchos años como ejecutivo de la petrolera BP hasta que decidió salir huyendo al advertir un cercano crack energético fruto de la misma política suicida que produjo el crack financiero.

En su libro La energía de las naciones plantea, no obstante, una salida airosa para el planeta a través de las energías limpias. En una entrevista en el diario El Mundo, el pasado fin de semana, nos asegura que se está viviendo a nivel planetario una auténtica "guerra civil global" entre la industria de los combustibles fósiles y el sector de las renovables. Para Leggett "es muy trágico lo que está pasando en España, y buena prueba de ello es la llegada de ingenieros y técnicos al Reino Unido porque allí se han cerrado definitivamente las puertas. Durante un tiempo España lo hizo muy bien y marcó el camino al resto del mundo. Pero la industria de los combustibles fósiles ha contraatacado de una manera increíblemente dura. En cierto sentido, España se ha convertido en escenario de la guerra civil global entre las energías fósiles y las renovables".

Seguir leyendo »

La cantata del Mencey loco

El escritor palmero-cubano, con su bella prosa poética nos dice que "loco vive el Mencey, muriendo noche y día, pues nada bueno puede esperar de sus enemigos que, poco a poco, van apoderándose del espacio insular donde se alza victoriosa la enseña de Castilla". Hacía tiempo que no releía este precioso texto sobre el que Los Sabandeños crearon un extraordinario trabajo musical, pero las manifestaciones de José Manuel Soria el pasado fin de semana, al perder la Presidencia de la Asociación Mixta del Polígono Industrial de Arinaga, me transportaron varios siglos atrás y, salvando las enormes distancias, a la memoria del Mencey loco. Para el presidente del Cabildo insular de Gran Canaria el perder la Presidencia de este ente urbanístico, por no contar con la mayoría que establecen los estatutos, y asumirla el Ministerio de Vivienda, a través de la Sepes y el Ayuntamiento de Agüimes, "es un trato colonial, es neocolonialismo". Para el señor Soria, "esto no ocurría ni en la época de la conquista" y se trata de una nueva "reconquista de Canarias, apoyada por un alcalde nacionalista", que juega el terrible papel de colaboracionista de los conquistadores. Este señor, que cabalga en los mismos corceles con los que el PP va sembrando la crispación por toda España, azuzando el odio a los nacionalismos demócratas y que, desde el paraguas rojigualda con el águila imperial, atemoriza a los españoles de a pie con la fractura de este país, propiciada por las hordas rojas y los separatistas, se viste ahora aquí de nacionalista perseguido por el centralismo invasor. Obvia el señor Soria que la pérdida de su Presidencia se debe a una sentencia firme dictada por la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, de fecha 4 de diciembre de 2006, dimanante del Recurso Contencioso-Administrativo 418/2004 del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº2 de Las Palmas y de la Resolución de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Agüimes. Obvia el señor Soria que utilizó esta Asociación Mixta para mantener "dormidos" a varios miembros de su partido expulsados del Gobierno de Canarias, contratándolos sin necesidad alguna. Obvia el señor Soria sus intenciones de desmantelar la Asociación y repartir sus activos, algo absolutamente ilegal, como se ha demostrado. Obvia que desde su llegada cambió al secretario, algo que no se hizo jamás en los años de existencia de la Asociación. Que cambió al Gerente, algo que no se hizo nunca salvo por jubilación; que impuso mayorías y votaciones por encima del acuerdo, el consenso y el diálogo entre las instituciones que formaban parte del órgano de gobierno de este ente, algo que no sucedió nunca en sus más de treinta años de existencia. Obvia que el Ayuntamiento de Agüimes es la Administración Actuante; que sin ella no se puede ejecutar política alguna en la Asociación y que si el Cabildo tiene presencia en esta tierra desde 1912 –como argumentó con ardor frente a las huestes invasoras-, el Ayuntamiento de Agüimes existe, con un importante papel en la historia de Canarias, desde el final del siglo XV. Y la veteranía es un grado. Afortunadamente ni se ha parado el Polígono, ni la consecución de suelo para su ampliación. Afortunadamente el Ayuntamiento de Agüimes dispone de recursos y medios para hacerlo por distintas vías y así se ha hecho. Por cierto, es preciso aclarar que sobre lo ya urbanizado y ejecutado, que se gestiona por el Ayuntamiento de Agüimes y Ecoaga –un ente de conservación constituido por los empresarios y el Ayuntamiento- el Cabildo no tiene competencia alguna, limitándose la Asociación (Cabildo-Sepes-Ayuntamiento) a urbanizar el suelo rústico que le queda en propiedad. No obstante, insisto en que volvamos a la senda de siempre: al diálogo, al consenso y a la colaboración necesaria entre las instituciones, desde el respeto a las competencias y al papel que le corresponde a cada una. Antonio Morales Méndez es alcalde del municipio grancanario de Agüimes

Antonio Morales (*)

Seguir leyendo »

La 'porra' de Mauricio

Al día siguiente, el diario Canarias 7 abre su portada con la rotunda afirmación de que "Madrid aprueba el gas en Arinaga", aunque aclara en su interior de que se trata de una información dada por el consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias José Carlos Mauricio. En los dos casos, los medios de comunicación citados yerran palpariamente en sus titulares, al hacer afirmaciones que en absoluto responden a la realidad. No es cierto, en absoluto, que la Unión Europea cite a Arinaga y Granadilla como emplazamientos de las futuras plantas de gas de Canarias, pues las ubica únicamente en el conjunto de las islas de Gran Canaria y Tenerife, sin precisar el espacio donde se construirán, ni es cierto que Madrid haya aprobado la planta de gas de Arinaga, dado que en estos momentos no se han librado los correspondientes informes de impacto medioambiental de la ampliación del puerto de Arinaga y del proyecto de la planta de gas previsto para Bahía de Formas. Días más tarde en la Cadena Ser, le cuenta a Evaristo Quintana que "algunas empresas han ofrecido cosas feas, no a los ayuntamientos del sur de Gran Canaria, sino al Gobierno, y los he mandado a la porra" y que, además de ofrecer cosas feas estas empresas pagan Jornadas como las realizadas en el Sureste sobre las plantas "mar adentro". En esta ocasión el Consejero de Economía y Hacienda vuelve a su sempiterna táctica de sembrar dudas sobre los demás sin medir el alcance de sus consecuencias –o acaso midiéndolas para llamar la atención de manera patológica-. Desde luego es absolutamente falsa la afirmación de que las Jornadas del gas las paga una empresa off-shore. El consejero no puede desconocer, con lo informado que está siempre, que en ellas participaron distintas empresas, distintas tecnologías, gente a favor y en contra, miembros del Gobierno de California, periodistas especializados y hasta técnicos de Gascan...y que todos los gastos corrieron a cargo de la Mancomunidad que, por cierto, lleva gastados más de 600.000 euros en todo el proceso de oposición a la planta de Arinaga. En cuanto a que le ofrecieron "cosas feas" al Gobierno alguna de las empresas fabricantes de la tecnología "mar adentro", ¿no está obligado el consejero o el Gobierno a ponerlo en conocimiento de la Justicia? ¿No está obligado la mismísima Fiscalía a intervenir ante una información de este tipo?... Si a la Mancomunidad del Sureste nos sucediera un caso de este tipo, inmediatamente daríamos curso a una demanda judicial. ¿Por qué no lo hace el consejero de Hacienda? Vamos a ver que responde en el Parlamento. Mucho me temo que estamos de nuevo ante una gran mentira... y realmente, realmente, a quién mandó directamente a la porra José Carlos Mauricio fue a las empresas canarias a las que no les permitió participar en el negocio del gas. Como no estamos en verano y, por tanto, no es preciso recurrir al monstruo del Lago Ness para llenar páginas en los medios de comunicación, ¿a qué se debe entonces esta aparición mediática de José Carlos Mauricio intoxicando con la planta de gas en tierra en Arinaga, con pretendidos cohechos, informes inexistentes y datos falseados? Mucho me temo que todas aquellas empresas canarias embarcadas en este proyecto (Lopesan, Satocan, Astican, Pérez Moreno, Laymos y Pedro Agustín del Castillo), con la promesa de conseguir un negocio redondo apostando por un sector estratégico y bla, bla, bla, estén tirándose de los pelos ante la posibilidad real de que en esta legislatura no se vayan a poner sobre la mesa los informes necesarios para que se haga posible el visto bueno a la construcción de la planta de gas en Gran Canaria. Mucho me temo que estas empresas, y una parte del Gobierno, anden pidiendo explicaciones al consejero sobre la falta de transparencia, de consenso con las instituciones y la sociedad y la pérdida de las subvenciones de la Unión Europea y sobre la posibilidad de que, a partir de mayo, los deje al albur, en manos de Dios sabe quién, y sin las garantías necesarias de que se mantengan ciertos privilegios y ciertas prácticas políticas torticeras de aunar negocios con la política. Desde la Mancomunidad del Sureste insistimos en que agotaremos todas las medidas legales y las que nos permite un Estado de Derecho, todas, sin excepciones, para impedir que esa planta se construya en Arinaga. Agotaremos todos los recursos. Saldremos a la calle con la sociedad que nos respalda. No habrá manifestación, ni encierro, ni concentración... que no hagamos. No habrá recurso legal ante Europa, ante España, ante la Justicia que no presentemos... No pararemos hasta hacer frenar esta barbarie fruto de la improvisación y el capricho especulativo. Sería muy prolijo hablar hoy aquí de los últimos informes que señalan la urgente necesidad de buscar alternativas a los combustibles fósiles; o del informe de Derek Broker aparecido en Prospect donde afirma que para 2012 la escasez del gas será de unos 70.000 millones de metros cúbicos anuales, el doble de lo que consume Francia y que, por tanto, la construcción de plantas de licuación de gas no es la solución; o de la peligrosa incertidumbre energética que padece Europa con el gas, en manos de un todopoderoso Imperio Ruso con los pies de barro por la situación de dependencia estratégica de las antiguas repúblicas socialistas soviéticas; o de que la energía de futuro de los países desarrollados es el ahorro energético o de que el gas no soluciona en absoluto el problema energético de Canarias... Lo que sí está clarísimo es que no permitiremos una planta con depósitos de gas de 20 plantas de altura a menos de dos kilómetros de la población, como no existe ninguna en España, con los terribles daños que podría causar en caso de accidente fortuito o forzado. Por cierto, miren lo que pasó el pasado 4 de diciembre en la ciudad china de Fushun donde miles de residentes fueron evacuados después de un derrame masivo de gas natural licuado. A pesar de que el derrame sólo fue de cien toneladas de gas licuado –un volumen similar al de un bajo comercial de 80 metros cuadrados-, combinado con el aire formó una nube de humo blanco tóxico de 30.000 metros cúbicos que obligó a actuar a más de trescientos bomberos para ayudar en el control del derrame y en la evacuación de los residentes, ante el riesgo altísimo además de explosión. En definitiva, que sigan intoxicando que no pasa nada. Nos sirve para mantener engrasados los cojinetes. Nos cogerán siempre unidos, acompañados y armados de razones en esta oposición del Sureste a la instalación de la planta de gas en Arinaga. (*) Antonio Morales es alcalde del municipio de Agüimes.

Antonio Morales (*)

Seguir leyendo »