eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

José Miguel González Hernández

Natural de Santa Cruz de Tenerife, es economista de amplia y contrastada formación y experiencia. En la actualidad, ocupa el puesto de director-gerente en la empresa municipal Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz de Tenerife, y antes había desarrollado su labor profesional al frente del Gabinete Técnico de CCOO en Canarias. Analista habitual en los medios de comunicación de las islas, ha sido docente en la UNED y ha formado parte del Consejo Económico y Social de Canarias, entre otras atribuciones.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

El relevo

Se puede pensar que las cifras nos deshumanizan, pero es necesario conocerlas para entender la dimensión de las tesituras en los diferentes temas a los que nos enfrentamos. En este sentido, el debate demográfico se muestra apasionante como reto, habida cuenta de que su evolución nos hace ser dependientes de forma directa, tanto en el ámbito crematístico como en los niveles de sostenimiento de los sistemas públicos de bienes-servicios, junto a las cuantías de las merecidas prestaciones, así como desde una perspectiva más mística como es la existencia del propio ser humano.

De esta forma, tal y como se radiografía el estado de la demografía y su evolución en nuestro entorno, ésta posee tres características principales. La primera es que seremos menos; la segunda es que seremos mayores, y por último, la tercera es que disfrutaremos de más longevidad. Pudiendo parecer cosas similares, no lo son, aunque, como no podía ser de otra manera, están íntimamente relacionadas. Y estas tres características dependen de la calidad de vida, de los factores culturales y económicos que alcanzan a la propia estructura social e, incluso, de los aspectos geográficos.

Seguir leyendo »

Reinventando el fuego

Probablemente, como todo invento, surgió de una casualidad, pero de una casualidad buscaba. De esta forma, se terminó por convertir en uno de los hechos más relevantes en la historia de la evolución de la humanidad. El evento está datado hace setecientos noventa mil años, día arriba, día abajo, porque no solo se trata de usarlo (cuando algún fenómeno natural lo generaba), sino de saber crearlo y manipularlo. Fue realmente ese hecho, el control del fuego, lo que originó disponer de cierta independencia del medio natural, tanto en el tiempo como en el espacio. El fuego originaba protección contra animales feroces, mejoraba los alimentos y permitía hacer útiles y armas, a la vez que generaba luz y calor.

En definitiva, este hecho creativo del fuego supuso domesticar no solo la dieta y su posterior desarrollo y beneficio sobre nuestra evolución, sino al resto de bestias que nos temían más que nuestra raza a ellas. Permitió descender de los árboles, generar asentamientos y dibujar fronteras asumiendo el suelo como propio. El echar raíces como forma de sociedad terminó por generar, dejando atrás fuertes, devastadores y graves enfrentamientos, un lenguaje común basado en la especialización y el intercambio, produciendo un componente homogéneo que pudiera erigirse como forma de acuerdo, como es el dinero.

Seguir leyendo »

Doña Molestia y don Protestón

El mundo es un lugar oscuro, lleno de amenazas. Todo está corrupto y los problemas se han convertido en seres que devoran vidas hasta transformarlos en la mismísima muerte. Los toques de queda autoimpuestos, las censuras propias e importadas, los asesinatos invisibles, la amenaza de desgracia inminente y continua que no hacían sino empeorar paulatinamente la situación...

Esa era la visión existente de la realidad en un hogar en el que vivía una familia, aparentemente bien avenida, formada por un matrimonio tradicional, con reparto de roles socialmente aceptados y con un futuro compartido basado en la incomodidad perpetua. No tenían prole ni falta que les hacía. La razón que siempre habían defendido es que no se sentían lo suficientemente preparados, pero realmente el motivo se basaba en que no querían desperdiciar ni un minuto en algo diferente de su principal propósito: la queja.

Seguir leyendo »

El talento oculto

Se acerca elevar el número de horas a la exposición solar. Para ello hay que pertrecharse con cremas y tejidos con suficiencia protectora, a la vez que esté dotada de innegable transpirabilidad. Obviamente, dependiendo de la tipología de piel, edad, hora y latitud en que se tome el sol, deben extremarse más o menos las precauciones, puesto que, de lo contrario, uno se expone a sufrir daños (en algunos casos irreparables) en su salud, teniendo en cuenta que, a lo mejor, no se produce un efecto inmediato, sino que afloran los problemas a medio y largo plazo.

Por otro lado, imaginemos que, en lugar de estar hablando del sol y de nuestra piel, estamos hablando del entorno social y de nuestro ser. En este sentido, aun siendo agnóstico, no nos queda sino reconocer cierta verdad en aquella máxima aparentemente dictada por Jesucristo que aparece en diferentes evangelios y donde decía lo siguiente: “… ¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: hermano, deja que te saque la paja de tu ojo, tú que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano…”

Seguir leyendo »

La ventana rota

No me hagan mucho caso, pero creo que la loza sucia se autofecunda, denominándose este proceso como selfing en abreviación de self-fertilizing (no confundir con hacerse un selfie para no llevarnos a engaño). La conclusión la he obtenido a través de un concienzudo experimento donde se deja un solo vaso usado dentro del fregadero, te das la vuelta y, al momento, ¡zas!, aparecen platos y cubiertos usados acompañándolo.

Tal fenómeno también suele aparecer en los respaldos de las sillas, donde el depósito de una sola prenda genera una atracción similar a la de un agujero negro hasta apilar toda una colada. Y qué decir del interior de un coche, donde un mísero pañuelo se termina por adueñar de la totalidad del habitáculo reproduciéndose. Pero ¿por qué?

Seguir leyendo »

El triángulo equilibrado

De forma aproximada y de media, tres cuartas partes de la renta que entra en nuestros hogares lo hace a través de un salario. Éste ha de retribuir una relación contractual en contraprestación a un servicio prestado. Ahora bien, sobre el monto en cuestión o, en otras palabras, sobre la justicia en lo que a su cuantía se refiere, hay innumerables tendencias con el objeto de analizar qué renta necesitamos para que una mera inserción laboral se convierta en una plena inserción social. Y aún más, sobre la elección adecuada de los parámetros utilizados para proceder a la revisión temporal de dicha cuantía.

Sobre el importe, depende de muchas variables: naturaleza del puesto de trabajo al que se accede, requisitos formativos exigidos, currículo y competencia de las candidaturas, abundancia o escasez de los perfiles que ofrecen su fuerza de trabajo, sector económico en el que se desarrolla, marco legislativo existente, convenio colectivo imperante y/o los precios de los bienes y servicios que ofrece el sector productivo, para lo cual se ha de tener una estructura competitiva en costes que permita obtener una ganancia adecuada que avale el proyecto de inversión llevado a cabo, entre otros aspectos. Con todos estos ítems se establece un marco en el que se estima que la ganancia ha de ser de 'x' por cada una de las categorías profesionales existentes.

Seguir leyendo »

La impunidad inconsciente

Normalmente, los problemas complejos los solemos trocear porque, de lo contrario, no podríamos albergar una hipotética solución integral. Ahora bien, es en el mismo proceso de segmentación en el que el propio problema muta, de ahí que la suma de las soluciones parciales no concuerde siempre con la solución global, por lo que no has resuelto lo que debes y has gastado cantidades incesantes de energía en intentar solucionar otra cosa.

Esa es la razón por la que perdemos reputación frente a terceros al perder eficacia en las actuaciones, incrementando la incertidumbre al aparentar inoperatividad con ciertas dosis de desconocimiento, porque la confianza se crea con los años pero la desconfianza en un solo acto. Construir es algo que lleva mucho tiempo; sin embargo, destruir es solo cuestión de un momento. Además, en la actualidad, las nuevas tecnologías permiten tener una opinión en tiempo real de un bien o un servicio que deseamos adquirir. Ahora bien, el reto es escrutar la veracidad de la información que se nos suministra, y es ahí donde se le da verdadero valor añadido a esa nueva gestión.

Seguir leyendo »

Pastilla roja o pastilla azul

Sé que parece divertido. Incluso fácil. Pero, realmente, ¿está dispuesto a cambiar horas de sueño y tranquilidad por tener la efímera posibilidad de llegar a culminar una pírrica victoria sabiendo que hay guerras en las que te metes teniendo la certeza absoluta de que vas a perder?

Desde fuera todo se ve más sencillo. Pero no lo es. Cuando toca planificar las estrategias de la mayoría de los escenarios con los que te vas a enfrentar, te das cuenta de la cantidad de dosis de información y conocimiento necesarios, más allá de la mera intuición o la inteligencia emocional de la que podamos disponer.

Seguir leyendo »

La carta

Estimado futuro:

Te escribo la presente sabiendo que, en breve, aunque no nos conocemos, pronto nos veremos y dejarás de ser lo que ahora eres para convertirte en algo mío. Permíteme tutearte y comentarte que centre estas breves letras en hablarte de la construcción del conocimiento (tema que sabes que me apasiona), de forma que ya sabíamos que la formación no debe verse como un requisito previo al empleo. La formación es un hecho consustancial a nuestra vida diaria.

Seguir leyendo »

Primero, la idea

Para montar una empresa, lo primero que necesitas es una idea. Una idea que satisfaga una necesidad manifestada o un proyecto que consiga generar una carencia para luego cubrirla. Los capitales vendrán después, siempre y cuando ofrezcas una combinación de rentabilidad, riesgo y sostenibilidad adecuada para la inversión. Del mismo modo, necesitarás conocer el grado de saturación de tu bien o servicio, tanto en el ámbito sectorial como en el territorial.

No obstante, lo que parecía una idea infalible, testada bajo fuego real, comienza a hacer aguas, con la consiguiente desaparición de la empresa, arrastrando consigo todo lo invertido (si no más) con ella. De ahí que el porcentaje de empresas que mueren es alto, y más si su creación se hace en un entorno de urgencia y angustia. Por ello hace falta mayor especialización y ajuste del diseño del negocio.

Seguir leyendo »